Cuentos

Ombligo

Cuentan que debo la salud de mi ombligo a un árbol. Parece que pasaban los días y el meollo no caía y ya andaban tías […]