Buñuelos

De pequeña era un poco ñanga para comer.
Solía inventar mil excusas para solo reclamar polenta con queso, milanesas, pastaflora o arroz con leche, que todo hay que decir, era la gloria bendita de mi casa.
Pero si había algo que me ponía creativa a la hora de inventar arrechuchos era con los buñuelos de acelga. O de pobre como les decía mi madre.
Bastaba con ver a Beatricita abrazada a un ramillete verde que ya me dolía un diente, me esperaba un marciano en el níspero o la abuela Rosa me estaba llamando con esa voz que solo yo escuchaba.
Lo cierto es que luego los comía bien, y hasta me gustaban, pero a priori y supongo que con ésta manía mía de oponerme porque sí a ciertas cosas, armaba un buen berrinche.
La técnica pedagógica infalible de mi madre se resumía en:
– No quieres caldo? dos tazas! Llevado a buñuelos.
Luego, cuando murió mi padre, no quedó otra que comerlos, la huerta en lo que más era pródiga era en acelgas y zanahorias, así que mi madre ideó mil formas de alimentarnos con su magro salario de limpiadora y lo que la tierra daba.
Si algo traumatizaba a la mujer, luego descubrí que a todas las madres, era lo del hierro, bueno y el calcio que de eso os cuento otro día.
Pero el hierro era algo que no podía faltar, así que dale acelgas…
Llegué a creer que me saldrían por las orejas!
En casa, a día de hoy, de vez en cuando las preparo en pascualina, aquel lujo que perdimos en mi infancia, cuando hubo que cuidar de apagar todas las luces y el queroseno de la cocina, así que el horno apagadito, salvo en domingo.
Sin embargo no se que necesidad proustiana, me llevó ayer a preparar buñuelos…de acelga.
Durante un instante la cocina se llenó del vaho del recuerdo. Y en la tibieza de la masa en la lengua, besé la simpleza, la inocencia, y que quieren que les diga, hasta noté el hierro corriendo por mis venas.
Que se prepare el nuevo año, ya tengo súper poderes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *