«Con agua y jabón se intenta eliminar de las piedras el persistente olor a naturaleza que, insistentemente, se mantiene aún después de un largo viaje en tren, de la subida en el moderno ascensor y de la llegada al nuevo apartamento.
Con esta compra amenazamos con empezar una nueva vida-debes recordártelo-,pero ese olor a bosque que tiene la piedra nos tranquiliza, exigiendo la brusca y justa reducción de las expectativas.»
Gonçalo Tavares. Enciclopedia. Xórdica Ediciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *