La foto del verano

Soy yo, aunque no lo crean, soy yo a nosecuantos metros de altura.
Esto fue en Córcega, un sitio llamado Vía Ferrata, alli tenías un circuito de dos horas, colgada de árboles, tirolinas, trapecios, puentes angostísimos, lianas,etc. Una serie de artilugios para dejarte el corazón alborotado y la adrenalina a mil. Como soy muy miedica, el hecho de haber hecho este recorrido entero (pese a que me quede dos veces atrapada en el aire y mi amado cual príncipe azul me vino a rescatar) me llena de orgullo y esta foto la recordaré todo el año como un miedo muy gordo que fue derrotado.
Para todas esas veces que una se pone tonta pensando que no podrá.
Por lo demás el viaje fue precioso, muchas playas, comida rica y mejor vino.
Algo a destacar, es una isla verde, verde, verde y en siete años no han tenido incendios (los tuvieron y crueles pero los controlaron).
¿Cómo? A lo largo de toda la zona boscosa, hay bocas de incendio y tanques de agua y cada cierto tiempo un reten de bomberos (dos o cuatro) en camiones pequeños pero dotados de todo lo necesario.
Los militares patrullan los bosques todo el día y en el aire un helicóptero te deja claro, que si quieres ser pirómano no estas en el sitio adecuado.
Las autoridades serían mas sabias si al no saber como solucionar miran para donde si lo han hecho. Y que conste que la isla tiene el tamaño de la provincia de A Coruña, así que no me vengan conque la cuidan porque es poco territorio.

Día D

Ayer, 5 de setiembre fue el día D, ese que tiene su hermano gemelo en la primera semana de enero, aunque a veces no llega a celebrarse hasta febrero o nunca.
Ese día que hemos llenado de propositos. De planes de iniciación o reiniciación. Ese día de cambios de menú, para contrarestar michelines y sobrepesos vacacionales. Ese día de ordenar armarios y (por lo menos aqui en Galicia) ya comenzar a sacar ropa de entretiempo
«aunquenoquieras».El día de la limpieza general, de lo que todos hacen pero nadie mas que tu deshace, que vienes postergando desde el 31 de agosto. Es que a esta altura estas hasta el moño de toparte por los rincones con tiendas, farolas, sacos de dormir y chanclas que te recuerdan que el dulce (literalmente) se terminó.
Te levantas con «reloj» y te pones una de las camisetas «paraelgimnasio». Ves con pena que los quesitos de tu delantera ya se estan borrando, pero igual te pones una camiseta blanca para resaltar el colorcito.
Notas con alivio que no eres la única que tiene el humor raro que tu tienes hoy, aunque sonrías para disimular, se lo notas a AnaRosa,MariaTeresa,PabloMotos y todos los que al igual que tu hoy vuelven y el simple hecho de ponerte a nivel de las estrellas mediáticas te relaja algo.
Ves horrorizada que debes consultar tus apuntes sobre como calcular bien las facturas que emitiras hoy porque has desconectado tanto que no lo recuerdas con claridad (se dividía o se multiplicaba por 1.16?)
Esto de trabajar en casa es un desastre, no encuentras el limite entre el remunerado y el afectado, porque entre libreto que retocas, limpias el baño o vas a la compra, mientras te descargas un archivo, friegas la loza y mientras se calienta la plancha te conectas al msn. Suena el timbre, pero antes cliqueas en el photoshop que tarda tanto.
Lees a tus amigos del ciber espacio, mientras se seca el suelo de tu alrededor.
Y mientras pones una colada, te vas a Tai-chi.
Tienes cincuenta cosas para contar en la bitácora, pero ni un minuto libre.
Y encima te sientes culpable por el cansancio que tienes, que se supone no debes tener porque para eso te fuiste de vacaciones.
Como decía mi abuela, sarna con gusto no pica y mientras las quejas sean solo de esto, vivan ellas!
Amigos, el año reabre. Que dios nos pille confesados.