Desde la mañana sonaba su nombre,junto a otro de los grandes, Don Mario Benedetti, como los mas firmes candidatos a ganar el premio. Hace unos horas se supo. El premiado es uno de los poetas que mas admiro,heredero de Girondo y de las voces de tantos sin voz, a Gelman se le rinde hoy un gran honor que seguramente su hermano en letras uruguayo,comparte plenamente.
Gelman nació en Buenos Aires, en el barrio de Villa Crespo en 1930, hijo de inmigrantes rusos. Aprendió a leer a los 3 años. A los 8 años se pasó la tarde leyendo Humillados y Ofendidos de Fiódor Dostoyevski lo que le provocó una fiebre que le duró varios días. Durante su juventud, participó de diversos grupos y movimientos literarios. Ocupó importantes cargos como periodista. Con el advenimiento de la dictadura y debido a su militancia en la organización revolucionaria Montoneros (de la que se alejó por diferencias con la conducción) tuvo que exiliarse en distintos países de Europa y Latinoamérica. Durante la dictadura, fueron secuestrados y asesinados por el régimen militar su hijo Marcelo y su nuera Claudia, que se encontraba embarazada. Hace pocos años, y luego de años de intensa búsqueda, Gelman pudo reunirse con su nieta en Uruguay. Recibió en 1997 el Premio Nacional de Poesía de Argentina. Ha recibido varios premios: Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, el Iberoamericano de Poesía «Pablo Neruda» y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

Leer poesía de Gelman es cada vez más, a medida que avanza su obra, como asistir al momento en que surgen las palabras y se van formando las frases, todavía no del todo acabadas, todavía cargadas de algo de la fuerza del territorio confuso del que vienen, temblorosas e inexpertas en su trato con el mundo. Cada vez más, leer un poema de Gelman es percibir su intento de hacerse, lanzar algunas señas misteriosas y perderse después. Pero además leer su producción poética de punta a punta implica internarse en un proceso en el que, cuanto más a fondo el lenguaje se hace cargo de sí mismo, más enfrenta la complejidad y la mezcla de horror, desconcierto y maravilla que es para esa poesía, el mundo.

“La voz seguramente cambia, pero las obsesiones no: el amor, la niñez, la revolución, el otoño, ¡a muerte, la poesía, siguen sumiéndome en la abierta oscuridad de su sentido, obligándome a buscar respuestas que nunca encontraré”, dice el prólogo a una Antología personal aparecida en Buenos Aires. El aún más breve prólogo de En abierta oscuridad, otra antología personal publicada en México ese mismo año, explica a su vez que “cada libro es obediencia a una obsesión que buscaba agotarse. De ahí la diversidad de expresión de estos poemas, cuya unidad tal vez resida en el deseo —y su fracaso— de dar con la palabra que calla lo que dice”.
He aqui una muestra que me ha costado elegir.

«Un hombre deseaba violentamente a una mujer,
a unas cuantas personas no les parecía bien,
un hombre deseaba locamente volar,
a unas cuantas personas les parecía mal,
un hombre deseaba ardientemente la Revolución
y contra la opinión de la gendarmería
trepó sobre muros secos de lo debido,
abrió el pecho y sacándose
los alrededores de su corazón,
agitaba violentamente a una mujer,
volaba locamente por el techo del mundo
y los pueblos ardían y las banderas.

de «Gotán»

9 thoughts on “Juan Gelman. Premio Cervantes 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *