Noche de fuegos


Para celebrar a su patrono, en Santiago de Compostela, la catedral se enciende entera. Y nunca mejor dicho, toda su fachada arde bajo la pirotecnia y los juegos de láser.
Hace un par de años cuando lo vi por primera vez, quedé fascinada, pero a la vez como era algo que no me esperaba, fue como si las sensaciones me sobrepasaran. Pero anoche, no, esta vez me instalé en medio de las luces, los estallidos, el humo y la música y con una copa de vino, cámara en mano, me colgué en la cornisa del palacio de Raxoi y allí, frente a mi en primerisima fila, se desarrolló un espectáculo precioso.
Bajo, en la plaza del Obradoiro, la gente a millares. Flameaba una banderita uruguaya. Y frente a mis ojos e inundando mis oídos y el cielo, la catedral cambio de colores mil veces. Debe de ser esa fascinación primitiva y ancestral por el fuego, o simplemente que ayer mi corazón estaba de fiesta y quería (necesitaba) estallar en mil pedazos para iluminarse de nuevo

8 comentarios sobre “Noche de fuegos”

  1. Queridiña: Te recordaré por mail mi teléfono, para ver si puedo ir a oirte a Carballo.
    Galeano, hace un sin fin de años que me regaló mi marido su primer libro. Me encanta.
    No estuve en Santiago, pero lo viví parecido.
    Muitos bicos. Muralla.

  2. Queridiña: Te recordaré por mail mi teléfono, para ver si puedo ir a oirte a Carballo.
    Galeano, hace un sin fin de años que me regaló mi marido su primer libro. Me encanta.
    No estuve en Santiago, pero lo viví parecido.
    Muitos bicos. Muralla.

  3. Queridiña: Te recordaré por mail mi teléfono, para ver si puedo ir a oirte a Carballo.
    Galeano, hace un sin fin de años que me regaló mi marido su primer libro. Me encanta.
    No estuve en Santiago, pero lo viví parecido.
    Muitos bicos. Muralla.

  4. Queridiña: Te recordaré por mail mi teléfono, para ver si puedo ir a oirte a Carballo.
    Galeano, hace un sin fin de años que me regaló mi marido su primer libro. Me encanta.
    No estuve en Santiago, pero lo viví parecido.
    Muitos bicos. Muralla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *