Pamplona

Se acuerdan de aquel mapa del mundo de antes de Colón, donde el planeta era plano y estaba sostenido por un elefante?
El elefante soy yo.
Por lo menos mi espalda hoy tiene esa sensación.
Salí ayer a las 5 de la mañana de casa para coger un vuelo a Madrid, de alli un bus a Pamplona, las Quijote (ya sabeis que la confianza hace que cada espectáculo sea rebautizado internamente) tenían trabajo a las 8, de alli cena en casa de Pilar con sus adorables hijas Raquel (que vio el primer tulipán florecido en el balcón) y Sofía que carga tantas cosas a su espalda que le pedirá al profesor que le pague el fisioterapeuta, mantenerse despiertas hasta la 1,30, llegar a la estación de autobuses para encontrarla cerrada (es para evitar un acto tan «peligroso» como que los pobres y los inmigrantes duerman dentro en el invierno gélido de Pamplona)
De alli a Madrid, sin dormir porque algunos viajeros estaban «alegres». Vuelo a Santiago, diez minutos antes de llegar, en el aire, nos comunican que tenemos un desperfecto hidráulico que no afecta la seguridad del avión y que regresamos a Madrid porque en Galicia no hay el mecánico que solucione eso.
¡A diez minutos de Santiago!
Para atras, paseo por el aeropuerto, adios a mis dos horas de sueño en una cama, otro avión. Al llegar al aeropuerto, no hay taxis que me lleven a casa, llega el bus. Corro, me ducho, cambio de vestuario en la maleta y para Coruña porque a la tarde tocan cuentos en la Biblioteca de Ria Leda.
No puedo mas. Acabo de llegar, quiero un baño, pijama y zapatillas, un vaso de leche con colacao y madalenas martinez y que tu no estes en Nueva York a miles de km, sino que me rasques la espalda asi me duermo tranquila.Mañana os enseño las fotos de los peques de hoy. Buenas noches!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *