Aviles

untitled.bmp/>

El día del estreno de «Las Ingeniosas», salimos de Santiago, por una pésima carretera a Oviedo. No se porque pierden el timpo con la idea de una autovia y aves a Madrid, cuando aqui en el norte lo que interesa es una buena autovía que nos saque del pais directo a Europa y que relacione mas a Asturias, Cantabria y Galicia, pero bueno ya sabemos que lo que propone la gente que usa los servicios, para poco sirve. En fin, que a paso de tortuga, rodeados de policía, contamos hasta 20 coches de la guardia civil (?), llegamos a destino con el tiempo justo.
Se celebraban las Jornadas Regionales de Bibliotecas Escolares. A mi me tocaba cerrar el día con un acto cultural.
No puedo colgar las fotos hasta que no las retoque (cosa que no se cuando haré) porque mientras yo las hacía alguien en la sala me hizo a mi, con lo cual el cruce de flashes hace un efecto raro que debo borrar.
Reconosco que al principio estaba muy nerviosa, como todo estreno, pero luego al ver como el auditorio se entregaba, me relajé y disfruté yo también.
Hay cosas a corregir (muchas), pero creo que la esencia de lo que quería hacer está.
Tenía mucho miedo sobre el monólogo de Marcela, pero muy bien, porque noté que aunque por momentos la gente pueda perderse en dialéctica tan ecléctica, disfruta mucho de oir la prosa tan elaborada y rica de Cervantes. Lo que queda claro es que una mujer se defieende y defeinde con uñas y dientes su derecho a ser libre.
Asi que ha sido un acierto dejarlo para el final, aun cuando los primeros textos son de la segunda parte del libro y la Pastora aparece en la primera.
Luego cenar y reir durante un buen rato y un paseo bajo la lluvia para descubrir una ciudad que tiene su casco histórico muy bien cuidado.
A dormir temprano para ir a comernos unas buenas «fabes» en Oviedo, compra obligada de quesos y bollos preñaos en Tierra Astur. Les recomiendo, «La peral» y «Afuega’l Pitu de trapu roxu.Un queso acido, de pasta blanda amasada enmohecida y de sabor picante, un trocito de manzana y unas almendras y las fabes tienen con esto su copo de nata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *