Tarazona

tarazona_19_08_04 010.jpg
tarazona_19_08_04 011.jpg

Teatro de Bellas ArtesDe comienzos del siglo pasado, este teatro es una joyita.Engaña. Parece pequeño pero entran 577 personas. El telón de boca, es una obra de arte.
Una hora antes, no hablaba, pero las medicinas de Chus, son mágicas.
La gente una maravilla.Uno de esos públicos que tanto se agradecen, participando, con alegria y respeto. Que valora el esfuerzo. Interrumpió varias veces para aplaudir. Y al salir. Las palabras eran tan bonitas, que aun hoy tengo los oidos regalados.A quienes me lo pidieron. Prometo guardar el traje y conservar la sonrisa y la energía.
Gracias Tarazona. Hasta pronto.

Courtney Love

Leí en el periódico que le tiró con un micrófono a uno del público.
No soy violenta. Pero hay veces que te toca cada individuo en el público, que uno haría lo mismo.
(Va por el de la cazadora negra de la otra noche, que solo pretendía hacerse ver, para tirarse a la rubia.¡Que el alcohol te haya pasado factura!

Lugo

tarazona_19_08_04 009.jpg

Pub Morrigan. «Noites da Comedia». Llegar al sitio fue fácil. hay días en los que entras a una ciudad, sin conocerla bien, por las entradas adecuadas, que de manera natural te desembocan en la puerta de los sitios. Y todo para que?
para que todas las cabezas estuvieran dirigidas a la final de La Copa del Rey. Entendámonos. Soy una mujer que le gusta el fútbol. Soy una persona que tiene lazos de afecto profundo con Zaragoza.Pero…¡justo esa noche le tenían que crecer ovarios a ese equipo y forzar un alargue con los galácticos!!!!
Obviamente, la función comenzó una hora mas tarde.
Menos mal que la espera se matizó con una excelente tortilla y unas salchichas de cuidado…y coca cola. Una gripe galopante, me venía acompañando desde el lunes. La doctora me había perforado el estómago con una bomba de antibióticos, asi que a los males, se sumaba la extraña sensación de afrontarlos sin el consabido ron Pampero Aniversario.
Función mala, a mi gusto. La voz un desastre. Pero parece que el público no lo noto mucho (faltaba luz en el escenario Suso) ya que las risas y los aplausos estuvieron presentes.
En fin, que les debo una. Por la vuelta. Salud

Tauste

gira_8marzo 010.jpg

Casa de la Cultura de Tauste. 3 de la tarde. Todas las señoras del pueblo, después de comer, a celebrar su día viendo un poco de teatro. Hasta en la segunda planta había gente. Pero quiero creer que la hora era mala,(nunca mi espectáculo) porque en segunda fila, 5 minutos después de comenzar y hasta el final, me roncó una señora.
Eso si, seamos justas, cada vez que sus congéneres aplaudían ella también, no se a que. Pero lo hacía con mucho entusiasmo y convicción.
En la puerta esperaba el taxi que me llevaría a Ejea.
Adiós Tauste, muchas gracias por las risas y la participación tan activa, se que muchas se rieron a gusto. Principalmente, porque ellos no estaban y nos desquitamos a su costa.
Mamen, gracias por la comida, y a tu marido, que no se quejo por que tenía menos

Jaca

gira_8marzo 009.jpg

Palacio de Congresos. Jaca es casi como mi casa. Fue de las primeras ciudades que visité cuando llegué a España. Y desde entonces he ido varias veces. A contar cuentos para niños. A festivales de cuentos para adultos, a sus adorables pueblos, Atarés y Barós, a fiestas de fin de año y hasta Galas Deportivas.
Ver a Pepe, el técnico, las encantadoras funcionarias y el público que me hace sentir en familia. Tanto, que ya opinan en el medio de la función. Se quedan a preguntar por mi gente. Y hasta me reprochan que debo quedarme a comer un cabrito.
Me lo paso a gusto cuando se que el público se trepa en mi ola de imaginación y me sigue de un lado a otro.
A M y M, gracias por el club de fans, lo de ir recién operada….
A todos, una vez mas, gracias y hasta pronto.

Arnedo

arnedo.jpg

Teatro Cervantes de Arnedo. Preciosura de teatro! Me ha encantado. El suelo se sube, las butacas de atrás se recogen. Una pared se corre y aparece un palco. Una modernidad, muy utilizable para todas las actividades de la ciudad. Ademas, desde mi querido teatro de Paysandú que no estaba en uno, con foso para la orquesta. Cada butaca es de un color diferente, cosa que se ve en la foto, ya que la sala tenía claros.
Gracias al técnico de sala, que complementó el trabajo,con sumo acierto, como si nos conocieramos de toda la vida.
Y del público, solo queda dar gracias, por su acogida, por los aplausos y por las hermosas palabras al final.
Gracias a la señora que me presentó su globo y se sonrojó al decirme que tenía partido.
Gracias a las amigos de Chati, la discusión sobre lo que son los grelos fue apasionante.
Y desayunar con unos fardelejos, eso completa la mejor fiesta y da el ánimo justo para seguir ruta con bríos.
…ah y el par de Riojas que ya estan en el sitial que merecen.
Arnedo, gracias y hasta la vista!

Huesca

gira_8marzo 005.jpg

Centro Cultural del Mercado. Sala llena. Un público, muy cálido, que se brindó desde el comienzo.me encanta cuando la gente se relaja y disfruta, riendo sin vergüenza y aplaudiendo cuando tienen ganas. (Que fueron un encanto, vamos) La alegría. Los amigos de Barbastro y Jaca que se desplazaron, para reencontrarnos luego de un par de años. Ver a Jesus, que como siempre se escribió en el dorso de la mano. La copa de vino para planear un nuevo encuentro por octubre. Y al regresar al coche. Encontrarse con gente, que quería saber de mi globo azul, si existía. Si, pero como buen periodista, esta pegado a los escrutinios. Pero cerquita, compartiendo conmigo este cruel resfriado.
Huesca, gracias y hasta pronto.

Mi 11 de marzo

De Zaragoza, salí el día martes por la madrugada. Me esperaban dos días en Segovia.
Y el jueves, muy temprano salía para Madrid. Normalmente cojo el tren de cercanías.
Me gusta mucho ver la sierra con nieve, como se queda lentamente reflejada desde y en la ventanilla.
Pero tenía sueño. Y el tren salía media hora antes que el bus y los dos llegaban a la misma hora. A las 8 de la mañana del 11 de marzo.
No entendíamos nada. Llegar a Madrid y que de repente todo se llenara de sirenas. Dos carros, de esos negros de la policía anti-disturbios, se atravesaron en la carretera. El chofer encendió la radio. Atentado, atentado en Madrid! ¿Dónde? La policía que muy atenta, pedía documentos, para poder seguir, revisaban tus maletas y te recomendaban volver a tu casa, si podías. Ambulancias, bomberos. En Moncloa, donde nos cortaron el paso, todo era caos. De la boca del metro salían personas desorientadas, que habían cogido la primera línea para salir a la superficie y llamar. “¡Que mi mujer no este en Atocha!¡Que mi hijo no haya ido a clases!”
Lo raro, era el comportamiento de la gente. Madrid que normalmente, por lo menos a mis ojos extranjeros, va a su puta bola, encerrada en sus libros o periódicos. Levantaba la cabeza, hablaba con quien sea, prestaba el móvil. Calmaba a los nerviosos. Se humanizaba. Como dice Manuel Rivas, “el dolor estaba en la boca de todos” y se materializaba en palabras de consuelo.
Compartías el taxi para el aeropuerto. Al correr de la mañana, compartías la desazón, el cabreo, la bronca, la impotencia.
Salir para Málaga, llegar y encontrar que el duelo había suspendido la gira .
Era lógico, no había Garrick, que pudiera hacer reír. había otro macabro bufón que nos había puesto a todos de protagonistas en el medio de la peor tragedia. Todos teníamos un rol en esa historia.
Por la noche, ya en el cobijo de mi galería, con la luz de la catedral al fondo, me di cuenta y aun hoy al pensarlo tiemblo. ¿Dónde estaría ahora si hubiera cogido el tren?
No creo que me hubiera pasado nada físico. Pero hubiera llegado a Atocha diez minutos mas tarde de que las vías se retorcieran con los gritos de dolor. Creo que deberé enmarcar el boleto de bus de ese día,el día en que le di esquinazo a la muerte. Aunque sus zarpas, dejan huellas en mi memoria que se revelaran cada vez que vaya a coger un tren.
Le temo a las consignas, me parece que son sogas que me encerraran y me dejaran allí para siempre, transformándome en un igual a ellos. Pero hoy me sale de la boca una de ellas, porque el corazón me la viene empujando. Ante cualquier forma de terrorismo. ¡Basta ya! Porque como dice Sabina…”yo me bajo en Atocha, yo que me quedo en Madrid”

Será siempre asi?

El mismo día que estuve en Ejea, actué por la tarde en Tauste. Volví en taxi con tres mujeres que habían ido a Ejea de los Caballeros a dar una charla. Una de ellas, Lesbia, es nicaragüense, su madre peleo en la revolución sandinista.
Hablamos sobre como las victimas de la guerra que todo el mundo olvida, los daños colaterales, siempre son las mujeres y los niños. Ya sea porque son violadas por el enemigo, y sufren el doble castigo de la agresión física y del rechazo de su pueblo, o porque aunque hayan peleado a la par de sus hombres. Llegado el momento, deben volver a sus destruidos hogares y no se las tiene en cuenta a la hora de formar los nuevos modos de gobernar, sean cuales sean.
A los pocos días leo el caso de la mujer inmigrante, que en el 11-M muere su marido, y al no tener papeles, y no ser ella “una víctima”, no le corresponde el amparo de la decisión del gobierno de dar la nacionalidad a los inmigrantes que han sido heridos en la tragedia. A ella solo se le murió su hombre. No esta herida.

Mi día

Como suele pasar en mi día internacional, me lo pasé currando.
Dos funciones en una tarde sola. De Zaragoza-Tauste- Ejea de los Caballeros-Zaragoza.
Ejea me sigue asombrando, es un ejemplo de integración.En esa ciudad conviven mas de 50 nacionalidades distintas.Las Saharauis y las Nigerianas aportan siempre su dosis de color a la marcha. Y se suman todas a la huelga mundial!
Hubiera querido hoy (ayer ya) hacer un saludo especial, pero luego de ver el trabajo realizado por los directores de cine español. Creo que lo que mejor se puede hacer es ver los 32 cortos y pensar, pensar mucho cual es el camino que debemos seguir,para que el año que viene no falten a los festejos otros cientos de mujeres victimas de violencia.
Mientras eso suceda, seguiremos demostrando que como sociedad somos un fracaso y que quieren, a mi se me atraganta un poco el brindis a la hora de decir ¡Feliz día! Por ahora me voy quedando con un ¡Basta ya!