Fraga do Eume

Aun me sigo asombrando de la sucesión de espaciós que aparecen en mi vida en pocas horas. El sábado amanecí en Segovia, a la mañana corri por Madrid de un metro a un tren y a otro tren, entre miles de ruidos y personas. Por la tarde atravesé el país vislumbrando ciudades y pueblos y el domingo me sumergí en la fuente de la vida.
De pequeña leía libros sobre bosques y ardillas, castañas y bayas, algo tan alejado y diferente a mis agrestes «montes» (bosque, en uruguayo, los montes españoles son cerros para nosotros) que por mas que trataba de imaginarlos, siempre aparecía un hueco que rellenaban mis fantasías.
Pero el domingo nos perdimos con Manuel por la Fraga de Eume. La misma sensación de abrir un libro de tapas duras, de esos que las hojas son suaves y cada ilustración tiene por encima papel de seda, me vino al cruzar el puente colgante sobre el río.Bajo los pies, las hojas hacían una alfombra de miles de marrones. Las manos se perdían por arrugas y huecos llenos de musgo. El río cantaba, por momentos con furia, con alegria o susurraba, tan bajito que había que acercarse. Y entonces desde el fondo, siluetas de troncos, dejaban entrever las cuevas de algun fantasma. Los remolinos hacían una danza con las hojas que caían en el cauce y el bosque estaba tan bonito que se asomaba a la orilla para ver su reflejo. Mis sentidos estaban de fiesta,mis dedos pelaron por vez primera una castaña, mis dientes se metieron entre gajos de sabor nuevo, mis ojos se agrandaron para meter tanta belleza. Trepar, saltar, bajar, temer,oler, impregnar. Sentir de repente que tu sangre iba al mismo tiempo que la sabia que te rodeaba y ser consciente de lo bellos y de lo frágiles que somos, nosotros y el bosque. Al igual que nuestras vidas un cambio de viento nos puede hacer crecer y florecer y mudar de piel y de color y otro viento, nos puede dejar en rama seca. Al igual que el bosque necesitamos de una mano amiga que nos proteja, que nos respete y que al querernos nos haga vivir plenamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *