O comezo do mundo

Mentres cociñamos a lume manso, contamos historias. Dende ésta premisa Sole Felloza percorre o país, escoitando as mulleres. As voces desas mulleres suben ao escenario para contar de tempos sin tempo. Así falan as señoras Lola, Juana, Emérita, Palmira, Otilia, Erundina e tantas outras ao carón da lareira, ao redor da cociña de ferro. Nese […]

El bar del fondo del mar

No sé si me creeréis. Pasamos la mitad de la vida ridiculizando aquello en lo que los demás creen, y la otra mitad creyendo en aquello que los demás ridiculizan. Caminaba una noche por la orilla del mar de Brigantes, donde las casas se asemejan a navíos hundidos, inmersos en la niebla y en los […]

Catando maridos

Catar, según la primera acepción de la Real Academia de la Lengua, es “probar, gustar alguna cosa para examinar su sabor o sazón”. Sin embargo, en acepciones posteriores nombra sinónimos como “ver, examinar, registrar, pensar, juzgar”. La cata en el vino es el proceso mediante el cual, a través de nuestros sentidos, nos informamos acerca […]

El comienzo del mundo

Mafalda decía:-Paren el mundo que me quiero bajar! El mundo en su girar, nos enseña una cara y otra de la moneda, de la realidad, de la ficción, de lo que soñamos, de lo que tememos, de lo que tenemos. De pequeños el mundo es pequeño y uno tiene la sensación, como diría Lobo Antúnez, […]

La vida es cuento

Imagina que tu abuelo se fuga la noche que nace tu padre, que tu madre no puede creer que le haya nacido una hija con esa nariz tan poco aristocrática que practica en ella toda serie experimentos para cambiártela, que por culpa del espíritu santo no puedas tomar la comunión, que te expulsen de la […]

Las Ingeniosas del Hidalgo

El Quijote en la voz de sus mujeres Dulcinea del Toboso recibe una de las cartas mas bellas de la literatura universal: Soberana y alta señora: El ferido de punta de ausencia y el llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu hermosura […]

Lo que la marea trae

Alguien dijo que había ciudades para soñar al otro lado de las montañas. No dijo si estaban suspendidas en el aire, sumergidas en las lagunas, o perdidas en el corazón del bosque. Los que allá fueron nada encontraron, ni altas torres ni jardines ni mujeres hilando en el atrio, ni un muchacho aprendiendo a tocar […]

85 B- Un dos de pecho

De pequeña, con su abuela, Raquel guardó en latas de té fotos de mujeres perfectas, aparecidas en Telva, en Moda y Hogar, en Vogue. Esas mujeres, de senos rotundos y rizos moldeados a fuerza de laca, llenaron su cabeza de pajaritos, que uno a uno la desilusión de las realidades le fueron espantando. Llenar esos […]