0

Tita: A palabra xusta

Publicado por Sole el 22 Ene 2017 en Diario, Para emocionar


Me enamoré de ésta Mujer, antes de ver su documental. Es fácil que esto suceda cuando te asomas a la vida de alguien, a través de los ojos apasionados de otra persona. Y Carmen ya me había dejado una simiente bien plantada.
Y hace unas noches, en el cine, comprendí que mi amor tenía raíces más largas y antiguas.
Viendo a Tita, embebiéndome en su narrar, mi cabeza dio un salto en el tiempo y de repente me vi en el regazo amplio de Olga Leites, de Elsa Morales, en las manos de Teresa Peña o de Eva Schneider, aquellas maestras que en tiempos oscuros inundaron mi aula con enseñanzas que estaban prohibidas en el programa, pero que me construyeron la piel del alma que ahora habito.

La historia de Tita es un pasaporte lleno de sellos que se te graban a fuego.

Su andar por el mundo, colecciona estampas imborrables. Estampas que de forma delicada y preciosa, se cuelgan, mixturan, entretejen, en muros antiguos, baúles viejos, telas gastadas, periódicos de otro tiempo.
El suelo de esa casa que fue punto de ida y vuelta, cruje con el andar silente de una mujer de ojos tan profundos que uno siente que los líquenes de su bosque, son una replica infinita de su mirar.

Siempre me ha dado confianza la gente que mira lejos, y Tita mira como si no hubiera fronteras.

No quiero contar nada del documental de Miguel Piñeiro, porque me gustaría que cada uno de vosotros, lo disfrute como lo hice yo, simplemente ansiosos de entender que en la butaca del cine les espera un trozo de la identidad de ésta tierra, un trazo de lucha heroica por un sueño más amplio que el cielo.
Porque no hay nada más generoso ni revolucionario que soñar con educar en igualdad a niños y niñas, educar en la curiosidad, el respeto y la sensación de grupo que nos hace fuertes y a la vez tan sensibles que podemos disfrutar del murmullo del agua entre piedras y musgos.
Esa sensibilidad que se vuelve erupción al rememorar las cartas de amor de Antonio Beira . De amor al otro, de amor al país, de amor con mayúsculas.

Asomarse a la vida de Antía Cal, de Tita es asomarse a la sensación única de encontrar una palabra que nos defina como humanidad.

Si quieren ver el documental sigan a Tita en las redes, pidan que vaya a su ciudad, aldea, centro social. Todo el país debería de verlo

 
3

Monsanto- la aldea mas portuguesa de Portugal

Publicado por Sole el 18 Ene 2017 en Diario, Mis viajes, Portugal

Imaginad un gigante cabreado que empieza a tirar piedras enormes ladera abajo. Algo así es Monsanto, un pueblo portugués, en la zona de Idanha a Nova.
Había mirado fotos en flickr y llevaba tarjetas extras en la cámara. Pero aunque el refrán dice que la mujer dispone y el diablo sopla. Ese día el demonio se quedó quietito en su cueva (y calentito) porque en Monsanto y desde varios km antes, la niebla espesa y el frío intenso fueron el denominador común.

Mi gozo en un pozo, yo que soñaba con fotografías de colores intensos, no veía ni siquiera unos metros más adelante.

Pero como Gago es de optimismo glorioso, me convenció de mirar de otra manera y allá que me puse a tratar de vislumbrar entre la bruma, lo que se ocultaba.

El pueblo se ubica a un lado y otro de unas callecitas estrechas, empedradas. Literalmente, porque enormes rocas, sustentan muros, trepan a tejados, angostan pasillos, se asoman por sitios imposibles.

Merodeamos embelezados por el musgo verde que casi semeja fluorescente.

Jardines, árboles, restos de comidas veraniegas en forma de barbacoas cerradas.

La aldea tiene un recorrido claramente trazado, pero cuando en esta familia alguien ve un letrero que dice “yacimiento arqueológico” puede estar delante la Torre Eiffel abrazada con la estatua de la Libertad que nosotros las ignoramos.
Así que nos metemos por un patio y salimos a un camino que se entronca con una ruta de gran recorrido.

Gago corre delante de mi, saltando entre las Piedras Juntas y otras formaciones rocosas. Está en su salsa entre tanto granito y yo en la mía tratando de desentrañar las formas que aparecen entre las rocas.

Una piedra muy plana enorme, me llena de alegría, mis adoradas cazoletas, están ahí, en número mágico de trece. La piedra de las Treze Lages o Tigelihnas da Fidalga.
Leo sorprendida en el cartel explicativo que “hay quien cree en su orígen antrópico, pero seguramente se trate de una formación geológica”
No soy arqueóloga pero por mi experiencia de años, me jugaría la cabellera a que son pías de alguna especie de rito o santuario.Petroglifos, vamos.
Un lugar sagrado como tantos que aparecen en los montes.
La leyenda dice que una dama noble alimentaba a los pobres en éstas cazoletas y eso me suena más verosímil que la teoría química de quien hizo los carteles.


A nuestro alrededor, muros artificiales que cierran paredes naturales.


Y en medio de la niebla una torre exenta, la Torre del Peón y una capilla románica, la capilla de San Miguel, entre ambas construcciones, varios sarcófagos antropomorfos.

Trepamos hacia la cumbre, donde los Templarios que llegaron huyendo de sus enemigos, camuflados como la Orden de los caballeros de Cristo, levantaron sobre el antiguo castro su castillo y su capilla. El rey Luis Henriques les donó la aldea de Monsanto y allí permanecieron a 750 m de altura. Su labor transformó al poblado en un importante centro de la región.

Siglos más tarde las diferentes guerras territoriales y el despoblamiento rural, le quitó poderío.

De los tiempos de guerra queda una leyenda que aun hoy se celebra. La leyenda de la Santa Cruz
Una de esas leyendas con orígenes paganos, vinculadas a las celebraciones de cambio de estación que con el tiempo fue cristianizada.
Hay quien la ubica en tiempos de los ataques moriscos, quien en las guerras contra Castilla, lo cierto es que la ciudad llevaba siete años sitiada, y cuando ya los enemigos veían cerca la derrota de Monsanto, una mujer que estaba dentro de las murallas, propuso coger la única ternera que les quedaba, el único saco de trigo y alimentar al animal con el mismo.
Luego haciendo alarde de abundancia, arrojaron al animal al otro lado de la muralla.
Los sitiadores vieron con asombro como el animal se despedazaba entre las piedras y de su vientre, salía el grano.
Suponiendo una abundancia que les permitiría una larga resistencia, abandonaron el lugar, derrotados.
Éste hecho sucedió un 3 de mayo, día de la Santa Cruz y desde entonces las mujeres del poblado, se ponen su mejores galas y preparan unas muñecas en forma de cruz, llamadas “marafonas”.
Sobre sus cabezas cargan unos calderos de cerámica pintados de blanco y entre música y bailes, suben a lo alto de la muralla, desde allí arrojan los calderos, simulando el gesto de arrojar la ternera.
Otra versión de la leyenda, dice que los soldados cogieron “marafonas” y las hicieron bailar en lo alto, y al ver los enemigos tanta algarabía, y tan buen ánimo, abandonaron el sitio.
Como sea, el 3 de mayo es un día para ver Monsanto de gala.

El hecho de haber ganado en el año 1938 el Gallo de Plata por ser la aldea más portuguesa de Portugal, le brindó un renacimiento a la zona.

Gracias a ello hoy podemos caminar entre murallas medievales, puertas y restos antiguos restaurados.

Al bajar nos encontramos con algo tremendamente curioso, unas cortes para los cerdos llamados “furdas”, construcciones en piedra, con puertas, ventanas y comederos tallados en la roca y tejados cubiertos de hierba, que semejan la aldea de los Hobbits.
Hacemos una alto en una taberna para tomarnos una cerveza de miel y nos deleitamos contemplando fotos antiguas del lugar

 
1

Meus un programa de TV para poner en valor el retrato social

Publicado por Sole el 17 Ene 2017 en Diario

El mar al fondo, la Torre de Hércules a la izquierda y por el medio de la hierba Patxi López y Carmen Varela con un pergamino firmado por el Deán de la catedral, me dicen que nanai, que la foto no se puede hacer como yo digo. Ellos traen otras indicaciones y los protagonistas del programa, caminan desorientados escuchando las directrices dispares sobre como colocarse.
Agobiada me despierto, por suerte todo ha sido un sueño que combinó los titulares del día.

Estoy nerviosa, no lo puedo negar, llevo años sin hacer televisión y los que venimos del teatro estamos acostumbrados a la inmediatez. Mientras representas estás respirando al público, sus silencios, sus risas, sus aplausos, sus emociones.
Pero en la tele en diferido, sigues a pie juntillas las indicaciones del director, las pautas de la escaleta, das lo mejor de ti y te vas a casa sin saber como quedará todo eso que soltaste.

Cuando hace unos meses, me propusieron éste programa, me vino un subidón de ilusión, se combinaban dos pasiones, la fotografía y el contar historias de vida.
Y cuando me dijeron el nombre de los protagonistas, y les googleé, ya fue el no va más.
El coro Cántigas da Terra de Coruña, celebra 100 años, hacer una foto de ellos es sinónimo de ser una piedrecita más de azabache en su maravilloso traje de memoria.
Una memoria comprometida, luchadora. Defensora acérrima de su país, Galicia, de su lengua, el gallego y de sus integrantes, sean hombres o mujeres.
Tenía un bombón entre manos y quería saborearlo.

Cuando nacieron las Irmandades da Fala, estas agrupaciones que tanto hicieron por la cultura gallega, nacieron muchos acertijos y textos o imágenes con juegos visuales o mensajes ocultos. Una manera luego de burlar a quienes se oponían a esa búsqueda y exaltación de una identidad propia.

Con esa idea en la cabeza planteé la foto.


Luego de ver las localizaciones, decidimos instalar andamios. En mi cabeza un encuadre, un vuelo sobre un pequeño secreto visual y sonoro.

La mañana del rodaje, amenazaba lluvia, el cielo estaba lleno de pinceladas oscuras.
En un instante se vino una lluvia buena, pero yo estaba convencida que a la hora de la foto no llovería.

Cuando llegó Xose Carlos, sentí que la foto cobraba altura, su traje de gaiteiro era el contraste perfecto con el verde, el azul y el amarillo de la primavera que dormía al pie de la Torre.

Cuando le expliqué la foto, nos quedamos pasmados, él y yo, por la coincidencia. Mi idea, representar unas notas de la Cantiga a Coruña, donde arranca el conocido estribillo de “aló no medio do mar”.
No sabía yo que en los archivos de Cántigas esa es la cantiga número 1. Historias dentro de la historia.

Luego todo fue sobre ruedas. El afecto era palpable, los mayores abrazaban a Xosé Carlos con orgullo, con cariño. Me contaban pequeñas anécdotas, nos reímos, nos reímos mucho.

Y a la hora de formar esa triple corchea, el trabajo de Manuel Gago, fue fundamental, él tenía en la cabeza mi foto, y supo guiar a los integrantes de Cántigas a su sitio.
Quien ha trabajado con mucha gente sabe lo difícil que puede ser transmitir una idea y que todo el mundo en pocos minutos la ejecute.

El único problema era el suelo embarrado (oculto por las flores) como sentar allí unos trajes tan bonitos y caros. Mi idea de que las faldas abiertas conformaran la nota negra al pie de cada nota se desdibujaba.

Pero entre risas y alguna lagrimita, nos fuimos conectando y la melodía nos unió y nos volvió coro y cuando ya teníamos una foto estupenda, me arriesgué a sugerir lo de sentarse y no lo dudó nadie, allá que cada una abrió sus alas-faldas y se sentaron en el prado como si en una alfombra mágica se tratara.

Y así pintamos en la hierba una melodía para el centenario.

Al pie de la Torre de Hércules, el sol se mezclaba con los abrazos y las palabras emocionadas de Xosé Carlos.
Allí quedaban os Meus de un hombre que tiene por familia una agrupación histórica.

Mientras recogía me di cuenta que Carmen y algunos compañeros del equipo, tenían rojeces del sol en su cara y espalda: “Xa veredes que cando faga eu as fotos, sempre haberá que traer protector solar”
solté más chula que un ocho.

No adelantaré si acerté o no :)

Hoy sentada en el sofá, con una copa de vino y los dulces que quedan de las navidades, revivo aquel día y solo puedo dar las gracias a Miguel Piñeiro y a todo el equipo de Atlántis Multimedia por éste regalo.

Nos seguimos viendo, los lunes a las 23,15 en la TVG y sino al día siguiente por internet.

Aqui queda el programa entero, en la primera media hora es la historia de Carmiña que retrató el fotógrafo Daniel Díaz y luego mi historia.

Una anécdota más- Cuando conocimos ésta pequeña historia, Gago quiso una foto con el estandarte de la agrupación.
Durante los tiempos de la dictadura, estaba prohibido llevar la bandera gallega, así que lo que hicieron los de la agrupación, fue colocar por encima la bandera española, y aquí actuaban de esa guisa, pero cuando iban por el mundo adelante retiraban la tela y lucían orgullosos y orgullosas los colores nacionales.

 
0

Centum Cellas- Portugal 2017

Publicado por Sole el 9 Ene 2017 en Mis viajes, Portugal

Intentamos empezar cada año aprendiendo, conociendo, descubriendo lugares, sabores o historias. Sitios que están a pocas horas de casa y sin embargo, cuando llegas, tienes la sensación de haber viajado en el tiempo. Cómo otros años, quedará en el blog todo el recorrido, con los datos más importantes por si les apetece un día visitar estos rincones tan maravillosos.
Tomamos como base Viseu y recorrimos la zona con calma y deleite.
Hubo sitios preciosos, pero hubo uno que quedará en mi memoria por mucho tiempo.
Llevábamos todo el día de un sitio al otro y dejamos para el final Centum Cellas, una torre de dos mil años de antigüedad.
El día había estado cubierto de nieblas bajas, gris, opaco, sin embargo cuando cogimos para Belmonte, algo increíble sucedió. El viento sopló rápido y la niebla dio paso a un atardecer de leyenda. Gago hacía cálculos de hora, buscábamos en el GPS la ruta más rápida mientras como un mantra le pedía al sol que se iba acostando a mi izquierda que esperara un momento. Faltaban diez, 8, 6 minutos para llegar y el sol se perdió detrás de una colina. Sin embargo al coger la curva que nos levaba a destino, el monte quedó en otro sitio y el sol danzaba en el horizonte, justo detrás de la Torre.
Aparqué de mala manera le di las llaves a Gago y cogiendo la cámara eché a correr entre ruinas cubiertas de musgo. Fui disparando mientras me acercaba, cambiando la exposición a cada movimiento del sol. De repente nos miramos, frente a frente. Ella me desafió a descubrir su piel llena de ojos, yo solo pude enamorarme y decirle lo hermosa que era.
Así giré a su alrededor, entré en ella y sentí como los rayos últimos del día, se despedían acariciando la piedra y mi rostro.
Recién en ese momento me di cuenta que alrededor había casas, coches de trabajadores que volvían a casa con prisas, arados, viñas. Hasta ese momento no había existido nada más que ella y yo metidas en un viaje sin edad.

La otra mnirada

 
0

Aquis Querquennis

Publicado por Sole el 10 Dic 2016 en Buenas noches, Diario

El aire sopla más fresco, luego de un asombroso día soleado de diciembre. Un día que ha sido un viaje por distintos siglos.
Como broche, la luna asomando entre los árboles en Aquis Querquennis. Bañarse en las termas romanas, con las estrellas brillando alto. Alrededor, solo vapor y piedras. Unos pocos desperdigados entre las piscinas. Como en un pacto, casi todos bajamos la voz.
Resulta increíble estar sentada en las piedras que hace dos mil años ya disfrutaron otros. Un auténtico lujo.
No es difícil imaginar romanos o galaicos que llegaban por los caminos, ateridos de frío, con hambre, apaciguando su apetito en la posada y disfrutando de las pozas de agua caliente, mientras el bosque, como hoy susurra desnudándose de hojas.
Hay noches en las que uno puede soñar muy bien.

 
0

Regalo envenenado

Publicado por Sole el 8 Dic 2016 en Diario

Regalo ángulo superior izquierdo de espalda con su correspondiente brazo. Moreno duradero, escasa fuerza y tendencia a la vagancia entre hojas y hierbas menudas. Eficaz a la hora de pasar páginas de libros gordos, caricias breves y batido leve de claras para roscón. Como reposacabezas no responde y como abanicador tampoco. En el teclado se apasiona por las “aes”, las “eses” y las mayúsculas.
Se entrega perfumado en bálsamos varios, aguas benditas y perfumes de los que se regalan por ocasiones especiales.
Interesad@s aqui.

 
0

Otro 25N…egro

Publicado por Sole el 25 Nov 2016 en Diario

Las Mariposas
En la selva del Alto Paraná, las mariposas más lindas se salvan exhibiéndose. Despliegan sus alas negras, alegradas a pinceladas rojas o amarillas, y de flor en flor aletean sin la menor preocupación. Al cabo de miles y miles de años de experiencia, sus enemigos han aprendido que esas mariposas contienen veneno. Las arañas, las avispas, las lagartijas, las moscas y los murciélagos miran de lejos, a prudente distancia.
El 25 de noviembre de 1960, tres militantes contra la dictadura del generalísimo Trujillo fueron apaleadas y arrojadas a un abismo en la República Dominicana. Eran las hermanas Mirabal. Eran las más lindas, las llamaban mariposas.
En su memoria, en memoria de su belleza incomible, hoy es el Día mundial contra la violencia doméstica. O sea: contra la violencia de los trujillitos que ejercen la dictadura dentro de cada casa.
Eduardo Galeano
Un año más volvemos a decir NO, un año más toca ver como faltan compañeras asesinadas por un machismo que no cesa.

 
0

En gris

Publicado por Sole el 18 Nov 2016 en Diario

Beade entre nieblas. Esa sensación de ver y no ver. De presentir que algo está pero se desvanece. Como nosotros, frágiles fortalezas que día a día intentamos que nos vean. Ha sido una semana difícil. La partida de un amigo. Heridas del pasado que vuelven. Y para colmo llevo mal el dolor y el trabajo no me ha dejado huecos para descansar.
Es lo bueno de ser autónomo :)
Así que siento si estos días ando en gris, pero como dice Juceca en su cuento, “quien ve gris se vuelve gris”, así que poco a poco ando buscando colores. Voy por mis caminos, a buscar la mejor medicina de todas. Buen viernes

 
0

Corazon ferido

Publicado por Sole el 16 Nov 2016 en Diario

A última vez que falamos, eu estaba contando contos para nenos e nenas. Ti actuabas despois con Uxia. Sentaches no chan cos meninos e a tua cara foi un poema. Eras un cativiño máis na platea.
Ao rematar as historias, viñeches xunto a min, con ese sorriso teu, tan endeble e sinceiro. Déchesme unha aperta fonda e un bico e dixéchesme o piropo máis bonito que unha contacontos pode escoitar.
-Viaxei contigo por unha terra que eu creía que coñecía e vexo que non. Non deixes nunca de contar historias, e moito menos deixes de contar en galego. Que viaxe Sole, que viaxe maravilloso pode ser un conto!
E marchou a coller a sua guitarra.
Hoxe tocaba contar contos en Oleiros, de volta a casa, Manuel chamoume para decirme que xa non estás. Que xa non temos en Santiago o teu andar, as tuas conversas, a tua música.
Esta noite, a ésta lua tan grande quérolle contar a mellor historia que eu saiba. Tal vez así, soñando que podes viaxar a un sitio maravilloso, poda sacar do me peito ésta rabia fonda que non me deixa atopar as palabras fermosas que quixera escribir. Adeus Fran, adeus Narf.

 
0

Elecciones EE.UU

Publicado por Sole el 9 Nov 2016 en Diario

Visto lo visto, los valores en alza, son la xenofofia, el machismo, el racismo, la prepotencia, el descrédito, la corrupción, el no pagar los impuestos por años, el menosprecio del género humano. Cualquier cosa antes de tener una mujer como presidenta. ¿Dónde está el sentido crítico? Parece que se pierde detrás del miedo a perder ese sueño americano que tanto mentan y pocos disfrutan. Toca redoblar esfuerzos, toca más que nunca educar, y contagiar el sueño de un mundo más libre, mas tolerante y por sobre todas las cosas más justo. Tenemos que volvernos pequeñas resistencias, pequeños baluartes, donde la libertad sea el motor de un mundo nuevo.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.