Adriá:-Un escenario para pensar

Posted by Sole on Mar 3, 2010 in Epicúrea, Sin categoria |

Mucho se ha escrito ya, sobre lo que Ferrán Adriá dijo en el Fórum, pero no me voy a quedar con las ganas de compartir con vosotros algo que pocos pudimos compartir.
El estar cerca, el ver como ese día era para él un día diferente.
Mirarle entre bambalinas era ver un hombre demasiado consciente de que cualquier cosa que dijera ese día iba a ser publicado, y en el mejor de los casos, publicado tal cual lo dijera.
Los fotógrafos agolpados en primera fila, bromeaban sobre la posibilidad de que algun día podamos pillar a Adriá sin la cara de Ansón por alli cerca. Pero mientras la gente le hablaba, la mirada del genio estaba lejos, las manos se hundían en los bolsillos y generaban un oscilar inquieto.

Sobre que entró al escenario, puso al público en pie, generando uno de los momentos mas emotivos del Fórum, no habló de él, habló a la esencia de todos los que alli estábamos y que se notó que mas de uno cruzaba los dedos para que lo que Adriá decía nunca sucediera en su casa. Todo el mundo alli se unió en un aplauso enorme por la cocina de Mugaritz que ardiera hace poco y en la gente había humedad en la mirada, como también había en la de Adriá.


Me gustó su arremangarse para salir adelante, su propuesta de lucha continua, su inquietud a la hora de buscar.
Su ponencia giró en torno a platos que tomamos en el menú que le habíamos probado en noviembre, pero a cada paso, nacía una idea, abría un proyecto. Por ejemplo el de los productos que hoy en día tenemos y que no aparecen en el Libro de Escoffier, me semeja a una gran enciclopedia gastronómica del siglo XXI.
Por momentos se frustra de ver todo lo que tiene que contar y le recrimina a Pep que porqué los cocineros no tienen en el Fórum, como cuando empezó, cinco horas de ponencia y deja caer que solo (en el futuro) irá a eventos donde le dejen hablar un día entero.
Corremos hacia sala de prensa al acabar, ya están alli instaladas las televisoras nacionales y del extranjero.
Las cámaras casi no entran.
Me siento en primera fila.

Ferrán tiene en sus manos un papel doblado en cuatro, lo estudia y relee. Aclara antes de empezar que todo lo que va a decir está en la web, que espera que todo el mundo constate lo dicho.
En ese momento, cuando dice la palabra futuro, comienza a granizar. Le pregunta a Iglesias si “eso es normal” a lo que éste responde que no y una mirada de casi ruego al techo.
Somos testigos de como explica la extraña desición, extraña como todo lo de El Bulli, de transformar el restaurante en una fundación.
Explica que cada paso dado es en post de la Creatividad. El espíritu de El Bulli estará en ello, en crear un escenario para pensar. Para enseñar a pensar, no a cocinar. Se lamenta de como con él no hicieron eso y cree que es el momento de ayudar a los jóvenes, de reflexionar para hacer un buen trabajo. De poner a disposición de 25 jóvenes cada año, a lo mejor de la profesión, pero también de las artes, de la música, de todo lo que signifique crear.
Para quienes piensan que detrás hay algun interés egoista, le suelta una risilla:
-Sería mas sencillo irnos a Maldivas.
Supongo que si, porque solo imaginar el rompecabezas que será coordinar ese espacio, me agoto, pero aparece una vez mas el motor Adriá. Ese motor es la alegría, la felicidad de hacer una cocina que no sea un drama.
Es abrir un sitio activo donde la creatividad ganará a la producción.
Sin disimulos Adriá habla de como han sido revolucionarios, pero que desde que no han publicado libros, nadie ha inventado nada, solo imitado lo que ya estaba y le preocupa eso, y quiere de alguna manera (ya que se siente en parte responsable) ser impulsor de nuevos pensamientos, ideas, descubrimientos.
Ya no serán el restaurante número uno, será El Bulli un lugar para crear. El comedor y la cocina, quedan tal cual, pero parte de la terraza será un espacio de cine.
Frente a las dudas económicas, vuelve a reir:
-Parte de los fondos son de Juli y míos, si tuviéramos problemas de dinero, ¿haríamos una fundación?
Le miro hablar y muero de envidia.
¿Quién de nosotros, de los que trabajamos creando (da igual el ámbito) no soñamos mas de una vez con tiempo para pensar, para crear, para reinventarnos? y el miedo o la comodidad, o las facturas, nos impiden hacer un borrón y cuenta nueva.
Hay quien ve extrañas intenciones, yo solo veo la generosidad de alguien que se preocupa por la descompensación entre el talento creativo y la capacidad de crear. Entre la posibilidad de copiar o de inventar.
En tiempos en que la cocina es un valor socio económico, una desición asi solo la puede tomar quien tiene una cabeza que va muchos años por delante de lo que hoy sucede.
En unos años releeré éste post y hablamos de lo que haya sucedido.

Foto de Santiago Siete, donde según Luis, Adriá me está cantando una copla. Por lo emocionada que estoy seguro que si!

3 Comments

Sara Maria
Mar 3, 2010 at 6:55 pm

Que maravilla Sole, es la mejor cronica de lo que dijo Ferran que he leido… Si, creo en su generosidad, lo ha demostrado todos estos años, nunca ha dejado de compartir y enseñar ninguno de sus “secretos”. Gracias por la cronica.


 
violeta
Mar 9, 2010 at 8:52 pm

As fotos son todas do mesmo autor,Sole? .Saúdos.


 
Sole
Mar 9, 2010 at 9:18 pm

Violeta, salvo la última (que especifico es de Santiago Siete) las demás son todas mías.
un saludo


 

Reply

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.