Ponte do Demo- Carboeiro

Posted by Sole on Oct 4, 2014 in Cuentos, Diario, Galicia |

Llevaba como seis años sin andar por ésta preciosa ruta, hasta que hace unos días en uno de mis recorridos para mostrar Galicia a los amigos (y de paso probar que tal va la Nikon D810 en rutas de bosques y ríos) terminé en el Monasterio de Carboeiro.
Caía ya la tarde y la luz era tenue. Las puertas ya estaban cerradas, pero igualmente nos asomamos por los rincones.
Luego bajamos hasta el puente de piedra, sobre el río.
Le llaman Ponte do Demo, puente del demonio, y tiene una leyenda de esas bonitas para contar.
El Monasterio llegó a ser, en su época de esplendor, uno de los mas ricos del país, teniendo decenas de monjes entre sus muros, pero según la leyenda, no todo fue color de rosa siempre, económicamente hablando. Al principio, escaseaba el dinero y mientras la comunidad crecía, se hacía cada vez mas necesario emprender nuevas obras, trabajar mejor las tierras del monasterio y generar dinero que alimentase a los religiosos.
Hartos de pasar mal, decidieron hacer un pacto con el diablo.
El hermano Ramón, sería el encargado de hablar con él y proponerle las condiciones.
Eso sucedió un viernes y el trato era que si se construía desde ese día, al domingo un monasterio de buena piedra, el demonio se podría llevar todas las almas que pasaran por el puente (hay versiones que dicen que solo las de ese domingo)
Al principio el diablo no se fiaba, ya que él sabía que los monjes tenían el salterio de San Cipriano, y el solo rezo o canto de cualquiera de los salmos del libro, provocaba pavor y angustia en el diablo, conocedor del poder que el santo desprendía en su liturgia.
Pero al hermano Ramón se lo veía tan buena gente, hablaba con tanta sinceridad y pena… que el principe de las tinieblas, se fió.
De viernes a domingo a la mañana el diablo trabajó sin descanso, usando las mejores piedras de la zona, cosntruyendo un monasterio hermoso, monumental.


Luego se sentó en una de las piedras del río a esperar su recompensa.
El abad entonces,echó mano del sagrado libro y con él en la puerta hizo señas al demonio que no se acercara por allí.
Éste, furioso quiso derribar el monasterio, pero entre que lo había construído de una factura excelente, que ni el mismo podía con ella y que el abad blandía el salterio al que tanto temía, el edificio siguió en pie.
El diablo quedó rondando por la zona, a la espera del momento de la venganza y mientras tanto, si alguien pasaba por el puente en domingo, intentaba robar su alma, pero los feligreses de la zona, alertados por los monjes, se encomendaban al santo y no caían en sus artimañas.


Todo ésto alentó la rabia del diablo que un día vio con júbilo como el libro sagrado marchaba para Toledo, entonces, sopló una tempestad tremenda y el Monasterio quedó reducido a ruinas.

Hubo que esperar muchos años, para su actual reconstrucción. Pero la ruta que une Carboeiro con la Fervenza do río Toxa es un deleite que permite pasar por encima del puente y contar a los amigos, ésta historia.

2 Comments

Paco Penas
Oct 5, 2014 at 4:24 pm

hace veinte años, con el monasterio aún en plenas ruinas, era común encontrarse por el lugar a un personaje de lo más pintoresco, Pedro das cabras, que con su rebaño se erigía señor guardián del monasterio, y que también contaba historias impagables como las tuyas. Que pena haber sabido memorizarlas para también exponerlas hoy :-)


 
Sole
Oct 5, 2014 at 5:55 pm

Ahora que comentas, me vino a la memoria un post tuyo de hace muchos años, me fui a buscarlo y me encontré con ese texto precioso de Cunqueiro y una foto espléndida.
Imagino esa proyección de El Nombre de la Rosa en las ruinas y me muero de envidia.
He de rastrear a ver si alguien recopiló historias de ese señor.
Un abrazo


 

Reply

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.