0

Mujer

Publicado por Sole el 10 Mar 2018 en Diario

Hace unos años, estaba contando en un pub, y el dueño, en la pausa, me instó a ir a la barra a saludar y ser amable con sus amigos, ya que varios de ellos trabajaban en la TV y podían lanzar mi carrera.
Me negué y nunca más trabajé en ese lugar. Se que varios de mis compañeros y compañeras de profesión al enterarse, nunca más volvieron tampoco.
Pero lo cierto es que como todas, a lo largo de mi carrera, esta conjunción de mujer, artista y mulata, ha sido muchas veces, una capa de tela pesada, a veces asfixiante con la que convivir y luchar.
Porque si eres éstas tres cosas, eres carne de cañón para muchos. Y lo triste es que donde digo mulata, luego puedo decir pelirroja, rubia, oriental, cualquiera de las fantasías cutres de un individuo que por tener una cuota de poder puede transformar nuestras vidas.
Porque así es, porque según que actitudes asumas con el acoso, al estar rodeada del silencio complice, miedoso, indiferente de quienes te rodean, tu carrera, tu trabajo, tu sustento va en una dirección u en otra.
No tengo el placer de conocer a Iria Pinheiro, pero me pongo en pie ante su valor. Imagino lo duro que debe de ser dar un paso al frente y denunciar a quien seguramente le destrozó meses y meses de su vida.
Tan duro como soportar por tu cuerpo una mano no deseada, un torrente de agresión que no se quita con nada.
Solo espero que quienes en su día callaron, y me indigna leer la frase de la abogada que le dijo que no denunciara porque nadie daría la cara por ella, solo espero, repito, que ahora no callen, quienes en su día nada dijeron, que ahora hablen, señalen, denuncien.
Que si marchamos tantas el otro día, no fue por capricho, fue también por todos esos silencios que se nos atascan en la garganta por miedo , rabia e impotencia.
Si hay que salir de nuevo la semana que viene, se sale.
Pero de una puñetera vez, ya está bien!.
Estamos hartas, ahora que se note.
Fuerza Iria Pinheiro!

 
0

8 de marzo otra vez y las que haga falta

Publicado por Sole el 8 Mar 2018 en Diario

Durante una hora, mientras esperaba encontrarme con Gago y mis compañeras de camino, vi pasar mujeres de todas las edades que cantaban, bailaban, gritaban, callaban…
Había quien reclamaba que en nuestros ovarios fuera los rosarios, quien una pensión de viudedad justa, quien igualdad salarial, revolución, que no es no, que estamos hartas, que ya está bien, que somos malas y podemos ser peores…
Con mi silbato y mi pandereta y mi voz de resfriado, canté grité, bailé y sentí sin conocer a la mayoría que por allí pasaba que éramos una sola.
Todavía estoy emocionada, de ver tanta moza resuelta, tanta melena desmelenada.
Igual estoy pasada de rosca, pero caray, que gusto da soñar que todas juntas somos algo increíble.
Porque de forma individual ya lo somos, pero a veces por las prisas, el trabajo mal pago, la conciliación, esa educación de mierda que nos hace exigirnos hasta la extenuación, la lucha entre lo que soñamos y lo que conseguimos, la defensa de unos derechos que que no todo el mundo ve… y más, mucho más…
A veces, digo, no somos conscientes de que si paramos, el mundo para.Que es verdad, que no es un slogan.
Hoy fue un primer gran paso, el siguiente es que quienes nos gobiernan entiendan que lo de hoy no fue broma, no fue postureo (de algunos si) pero de nosotras, fue un grito, un puñetazo en la mesa, un mirad que aquí estamos, un ya está bien, un tenemos paciencia inmensa, pero no infinita…
Porque aunque para algunos somos todo corazón y ternura, también podemos ser todo rabia y ovarios.
No di entrado más que a las puertas de la plaza del Obradorio, tantas, tantas fuimos y aunque una parte de mí quería estar en el corazón de la plaza, otra parte celebraba que se quedara pequeña.
Al dormir esta noche, amigas, pensemos, miremos nuestras manos y reafirmemos el compromiso, que el próximo 8 de marzo, la huelga de verdad, sea de no entrar a ninguna tienda o comercio que esté abierto, que los mandiles en la ventana o los perfiles de facebook, no sean solo virtuales…
que se nos quede pequeña la calle, así como hoy se nos queda pequeño el pecho de la emoción.

 
0

Ombligos

Publicado por Sole el 7 Mar 2018 en Diario

Cuentan que debo la salud de mi ombligo a un árbol.
Parece que pasaban los días y el meollo no caía y ya andaban tías y vecinas preocupadas por esa parte de la anatomía que auguraba hernias, deformaciones y varios males, si no lo resolvíamos bien.
Mi padre consultó con su madre, la india que lo crió, no la que lo mandó a los galpones y ésta le dio el nombre de una señora que tenía buena fama de curandera y allá que me llevaron.
Cuentan que dibujó mi pie en la corteza de un árbol nuevo. Luego giró conmigo alrededor tres veces recitando un verso que solo ella sabía.
Así durante tres días.
En el último mi padre tuvo que plantar un árbol en la casa de ésta señora y cuando llegamos a nuestro hogar , al cambiarme el pañal y levantar el ombliguero, el asunto estaba resuelto.
El árbol con mi huella, durante los tres días, se fue secando, hasta morir.
Siempre he sentido una mezcla de gratitud y culpa cuando me miro el ombligo, e intento consolarme, pensando que el que plantó mi padre, aun hoy crece lozano.
Lo cierto es que incluso hoy, que ando con el corazón alborotado de tantos abrazos, cuentos, prisas, risas, necesité un rato en la carretera. Un alto.
Me desvié por una senda y dejé que mi mano se deslizara lenta por la corteza que empieza a reventar de primavera.
Y una vez más comprobé que por más años que pase, sigo en deuda, porque mi respirar entero se lo debo a los árboles.
Eso y el mirarme poco el ombligo.
Buena noche, buen soñar.

 
0

Inclusion rider

Publicado por Sole el 5 Mar 2018 en Diario

Un día suyo, lo hizo de todas. Grande Frances McDorman

 
0

Vientos

Publicado por Sole el 4 Mar 2018 en Diario

Ayer, y digo ayer cuando en realidad debería decir hace dos meses, estaba planificando marzo y marzo ya está aqui.
En éstos días me viene mucho a la cabeza, una vecina de mi madre, que siempre que me veía correr, me decía que ya llegaría el día en que el tiempo correría más rápido que yo.
No se si eso ya ha sucedido, por si acaso, he decido no competir con él.
En esos años, solía atravesar el barrio a velocidad extrema. Me mandaban a un recado y sin saber lo que era, ya me había ido.
Ergo, tocaba a mitad de camino o a veces ya en destino, regresar a casa para preguntar lo que debía pedir, comprar o preguntar.
Pero no me importaba, no concebía mayor deleite que el viento dándome en las mejillas.
Esa sensación de entrar en un túnel donde el mundo pasaba a mi lado tan rápido como yo quisiera.
La maravilla de ese poder, radicaba en la inconsciencia de su significado.
El deleite de abrir ventanas en el aire a todo lo desconocido y nuevo.
Hoy los asombros, por suerte o por desgracia, son menos intensos. Pero sigue en mí esa personita, que pocas cosas disfruta más, que el descubrir, el aprender, el constatar que el mundo en cada giro, aun me regala sorpresas.
Por eso gusto de los días de vientos, cuando el aire se limpia y se carga en un ráfaga. Cuando los prados se empapan y secan en menos tiempo del que tardas en caminarlos.
Buen domingo, buen andar, buenos vientos.

 
0

Vivaldi

Publicado por Sole el 1 Mar 2018 en Diario

Desde hace un tiempo, con cuatro músicos de la Real Philarmonía de Galicia estamos trabajando en unir la narración oral con la música clásica. El resultado es este nuevo espectáculo: Las cuatro estaciones. Ya estamos en gira!

 
0

Precioso!

Publicado por Sole el 26 Feb 2018 en Cuentos

 
0

Navarra- desde el aire

Publicado por Sole el 22 Feb 2018 en Diario, Miradas, Mis viajes, Navarra

Desde hace años, soy muda admiradora de los trabajos que otros Nikonistas, suben mes a mes a los foros. Nunca me he atrevido a compartir nada, pero aprendo un montón.

Ahora que ando procesando las fotos de Navarra, encuentro el trabajo de un fotógrafo Txema Ortiz de Pamplona que seguro van a disfrutar mucho.

 
0

Irati: Una selva imaginada.

Publicado por Sole el 10 Feb 2018 en Diario, Mis viajes, Navarra


Cuando hace años me puse a estudiar fotografía, encontraba una y otra vez, cursos y artículos enteros sobre la Selva de Irati.
Bosque de referencia para fotógrafos, que cada otoño peregrinaban al santuario de las hojas doradas.
Pero el trabajo marca mis días y he podido por fin ir a Irati…en invierno.


Al llegar a Ochagavía, nos encontramos conque la nieve no permitía seguir por carretera al punto donde queríamos empezar la ruta.
En la oficina nos explicaron que salvo con raquetas a la Estación megalítica de Azpegi, no llegábamos ni de broma.
Pero raudo y veloz el guía nos informó del sendero que salía del pueblo, el antiguo sendero a la montaña, por el que podíamos transitar sin problemas y disfrutar de la selva con más luz que en en otras zonas.
Allá que nos fuimos.

Primero nos sorprendió la cantidad de buxos que hay por las laderas, teniendo en cuenta que Irati fue plantada en su momento, reconozco mi ignorancia, creía que era natural, igual pasó lo mismo con éstos enormes setos, tan antiguos que sus ramas son como brazos recubiertos de musgo y nieve.
Los troncos grises de las hayas emergen entre rojos y musgo.


Y así vamos como en esas películas mudas que los objetos pasan por tu lado, iguales, a una velocidad que llega un momento que ves como una cortina que danza con el aire.
Un grupo de jóvenes entusiastas nos adelantan, y celebramos un hecho que lamentablemente no vemos en las rutas de senderismo de Galicia.
En la ermita de Muskilda, hacemos un alto. Ermita que según cuentan las leyendas, es utilizada, por las brujas para sus akelarres. Cerca de su fuente un refugio de la guerra, nos recuerda lo cerca que estamos de la frontera.

Bajamos entre pinales y vemos a los lejos las montañas completamente nevadas.
Igual habrá que ir en otoño, pero al terminar la ruta, y no me mal interpreten , guardé la cámara pensando, es bonito, pero como mis bosques gallegos….

Buen sábado, voy a por ellos.

 
0

Y yo pensando que iba guapa!

Publicado por Sole el 7 Feb 2018 en Diario

Desde hace un tiempo uso gafas para leer, y no me acostumbro a tenerlas a mano, así que la mayoría de las veces me estrujo la cara a ver si leo igual. Y parece que no.
No soy muy de maquillarme, pero en el escenario, base y color en mejillas siempre van. Así que al ver que el único colorete que me gusta está en mínimos, me fui a buscarlo.
Lo llevé conmigo para no equivocarme.
La vendedora con mi botecito en la mano, preguntó si eso era lo que venía usando, yo dije si, en las mejillas?, y yo dije si. Y te gusta como queda, preguntó y yo dije si. Y no notaste nada raro? y yo dije que no.
Por?
Y casi me entierro cuando la señorita conteniendo la risa me explicó que llevaba meses usando un Eye Shadow mate de ojos, en los cachetes!!!!
Lo bueno es que cuando yo creí que tenía que gastar, tengo un colorete casi nuevo en casa, colorete que yo creía era sombra de ojos y no usaba porque me parecía muy rara.

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.