Os Meus de ANHIDA-

Posted by Sole on Abr 3, 2017 in Diario |


Corren tiempos en los que a la mínima alteración del comportamiento, escuchamos la palabra “hiperactivo”.
Se sucede así la banalización de un término que encierra un mundo inmenso, el de niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
Y lo que es peor, detrás de éste diagnóstico, muchas veces erróneo, o dado con premura, basado en test y estudios que no son específicos, se esconde una problemática que puede lastrar la vida de un ser humano para siempre.
La escasa información de base científica real, la poca capacidad de la mayoría de los centros de enseñanza para acoger y acompañar como se debe esta patología, destina al niño o niña a ser medicado, aislado y en la mayoría de los casos, a ser infravalorado.

¿Qué es el TDH? Es un trastorno neuropsicológico del desarrollo que condiciona una hiperactividad, una impulsividad y un déficit de atención, que se caracteriza por hiperactividad motora y vocal, toma impulsiva de decisiones y la incapacidad para esperar o diferir las gratificaciones. Las personas que padecen TDAH “viven predominantemente en el presente, sin considerar las consecuencias de sus actos en el futuro”.

Lo increíble es que quienes realmente les condicionamos el futuro, somos los adultos que les rodeamos, criamos y formamos.
El propio sistema educativo, por años, los consideró “casos perdidos”.

Por suerte existen Asociaciones como ANHIDA Coruña, que no solo acompaña a padres y niños, sino que forma a docentes, profesionales y técnicos.

Pilar Castiñeiras, es la presidenta, y con ella comenzamos el programa, pero a medida que transcurre la mañana y hablamos con unos y con otros, descubrimos que Pilar es mucho más, es motor, timón, vela, banca donde descansar, remos, agua, lo que haga falta en éste difícil día a día con un TDH.

Pilar conoce de primera mano la realidad de tener en la familia alguien con trastorno de atención, su hija, que ahora es ejemplo de lucha y de “se puede” para las familias que se acercan a ANHIDA pidiendo ayuda.

Y en ANHIDa no solo encuentran profesionales capacitados para tratar a éstos niños y muchachos, sino también un lugar donde hablar el mismo idioma, compartir los miedos, las frustraciones, las rabias y por sobre todo los logros.

Desde ese chico que todo el mundo decía que no leería y ahora con 17 años está terminando su primer “libro gordo” uno de los Cinco!
A la chica que estudia sicología en la universidad.
Desde el niño que no había quien sentara en una silla y ahora pinta encantado, a los que gracias a SEVEN el perro de terapia de la Asociación, son capaces de caminar a menos velocidad, sentarse, esperar…
Pequeños milagros que devuelven la sonrisa y la fe.

ANHIDA es un paraguas que protege de la lluvia de malas noticias que les suelen caer a as familias con TDH, bajo éste paraguas de ilusión, trabajo y esfuerzo, el chaparrón se soporta mejor, y permite ver que en el mundo hay colores y posibilidades.

Así que el planteamiento de la foto, va por ahí, representar en Villa Melania, una preciosa casa modernista de Culleredo, primera sede de ANHIDA, lo que la Asociación significa.
ANHIDA forma parte del día a día de Pilar, que sin descanso dedica horas, para apoyar y acompañar a los padres en un proceso que nadie mejor que ella conoce.
Su experiencia no podía quedar en un cajón, su forma de ser, abierta y generosa, la llevaron a abrir sus brazos para recibir a padres que estaban en su situación y compartir con ellos su lucha, su búsqueda y sus buenos resultados.

Inicialmente la foto los “Meus” de Pilar serían unos 30, pero ella no contaba con el cariño que le tienen y pese a que era sábado, que el tiempo no estaba muy ahí, que Villa Melania ya no es la sede de la Asociación, casi 135 personas se dieron cita.


Mis 12 paraguas transparentes, se quedaban más que cortos!!
En mi cabeza se replanteaba la foto y en mi corazón se armaba una fiesta al ver tantos niños y niñas que te abrazaban, hacían preguntas, te avisaban que venía una nube de lluvia, pintaban su camiseta…

Por momentos salía un sol inmenso que daba unas sombras terribles sobre la fachada, por momentos llovía.
Estábamos trabajando con “material ultra frágil”, el tiempo de espera de un TDH son mínimos y es de agradecer el fantástico trabajo del equipo de docentes que me acompañó en todo momento para tenerlos atentos o llevarlos a jugar cuando era necesario, manteniendo su interés en lo que teníamos que hacer.

Reconozco que estaba nerviosa, sabía que no habría mucho tiempo para captar la imagen, así que con la ayuda de Manuel, fuimos colocando a todo el mundo.
Pese a los nervios estaba en mi salsa, como en los primeros años de mi carrera en APRODIME, mi clow interior salió de paseo, tal vez con demasiado entusiasmo, y así jugamos, ensayamos, reímos, cantamos.
Las indicaciones deben de ser claras, concisas y repetidas varias veces, para que todos nos sumemos al mismo navegar.

Mientras se colocan, mido una luz que cambia a cada segundo y tiemblo. Por lo bajo, rezo “que se nuble, que se nuble” y mientras el balcón se llena de gente y las ventanas se abren de par en par, un mar de cabezas se mueven delante de la casa.

Primera toma, indicaciones.
Segunda toma, indicaciones.
Tercera toma, me parece que es buena (y lo digo en voz alta!!!)
Al escucharlo, los niños echan a correr liberando su cuerpo de esos minutos de espera y mientras aprieto el disparador en una ráfaga larga, veo como se desmonta la foto, pidiendo a todos los santos que la toma realmente fuera buena, porque ahora que corren por el parque ya no habrá dios que les reúna :)
Les miro maravillada, en esa explosión de alegría y decido confiar.

Veo a Pilar rodeada de niños, jóvenes y adultos, todos le hablan, le reclaman atención y para todos tiene una palabra una mirada un mimo.
Uno de los niños me pide que le ponga a la altura del visor, quiere ver como se ve desde ahí.
Lo levanto en brazos y me dice:- Somos guais!!

Algo tan simple y tan básico como sentirte feliz con como eres.
Y ahí está el secreto, según como el entorno nos haga vernos, nuestra vida y principalmente la de un TDH puede ser gris, oscura, llena de conflictos e inseguridades o si le brindamos la oportunidad, puede ser alegre, llena de luz, alegría y seguridad.

Saber que ahora mi foto, estará en el despacho de Pilar, para que lo primero que vean los padres que se acercan por primera vez a la Asociación, sea una imagen de unidad y optimismo, me emociona particularmente.

Gracias a MEUS por permitirme poner un poquito más de luz en el largo y precioso camino de ANHIDA.
Aquí queda la foto definitiva y en el enlace pueden ver todo el programa

Reply

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.