Meus en Foz- Una historia de mar y fortaleza.

Posted by Sole on Feb 14, 2017 in Diario |

Amanece con un día luminoso, raro para ser octubre. Estamos en la playa da Rapadoira en Foz y la foto de hoy tiene como protagonistas una familia familia!
De esas con primos, sobrinos, tíos, abuelos, nietos, cuñadas, yernos…
Son los Castro, pero todo el mundo en Foz les conoce como los “Patitos”.
Ésta foto tiene que contar la historia de cinco generaciones en torno a ésta playa.

Una historia que empieza con una mujer y un hombre, Encarnación Alonso y José Ramón Castro, humildes, pescadores, que con 16 hijos soñaron con una familia unida, honrada y trabajadora.

Moncho y Pepe son los que nos han enredado, aunque luego todos comentan que son una familia fácil de enredar, principalmente para fiestas y cantares.

Por el paseo llegan los primos, Moncho que es pastelero y Pepe que se ha jubilado.

Se les llenan los ojos de lágrimas mirando la Barra donde se ahogó el abuelo, dejando viuda a ésta mujer que en los años terribles de la postguerra, se encontró sola con semejante rolada.

De ahí les viene el mote conque se les conoce, no me cuesta imaginar por las calles del pueblo a Encarnación y sus hijos, semejante a una madre pata y sus patitos, una madre coraje de éstas que tanto país escribieron y escriben.

Me gusta escuchar las historias que están detrás de las palabras y de los silencios normales frente a una persona casi desconocida, que indaga y pide el esfuerzo de abrir el corazón para hacer una foto.

Se traslucen los tiempos de penurias y lucha, el coraje y el valor de no arredrarse ante ningún trabajo.

Las fotos en blanco y negro, sepia, color del tiempo, cuentan de comuniones, bodas, bautizos, niños que se hacen adultos, mozos que envejecen, algunos que ya no están.

Después de escucharles, decido hacer un pequeño sacrificio para la foto. Y se que ellos no lo verán así, pero es un riesgo. No habrá primeros planos y la Barra será tan protagonista como la familia. Ellos no serían lo que son, sin éste mar, sin este pueblo, sin éste cielo, sin este arenal.

Aun hoy en día, mucha gente recorre las playas luego de temporales para buscar cosas que puedan valer, le llaman ir a las “crebas” y decido que en ésta playa, donde hubo una desgracia, encontraremos un tesoro, una familia, y cada uno de ellos serán una flor que formará un ramo de homenaje a la memoria de los que hoy no están.

Al centro “os máis vellos” Amador y Generosa que según los hijos con 91 años pueden hasta jugar en el Atlético de Bilbao, falta Pepe que fue hospitalizado en estos días, así que quitamos una silla.

Mientras Manuel va llevando la familia por la arena, sufro viendo como el sol va y viene. La medición muda a cada segundo. Por momentos están todas las caras en sombra o a la luz. Modo nervios:ON

Finalmente conseguimos tener a todos organizados, la danza de los castros puede empezar.

Son segundos, 1,2,3 foto, 1,2,3 fotos y a la tercera la familia está reunida.
Les sugerí que al llegar se abrazaran, besaran, cantaran…¿quién me mandó?

Es una juerga de cariño, muero por tener un tele para retratar en primer plano cada gesto.
Amador se coge a la más guapa y no la suelta, ante mis regaños me convida a ir a su lado :)
Las indicaciones se pierden entre tantos comentarios.
Y como una ola llega la melodía, es un crescendo de los Patitos que siguen a su aire, como si no hubiera cámaras.
Como si fuera otra vez la mañana de salir cada uno de sus casas, a trabajar, a luchar por el día a día.
Ahí queda ésta foto, que espero ver algún día en la pastelería de Moncho.

Este ramillete de fraternidad sencilla, de la que celebra con gestos cercanos, cariñosos, como los que vi, entre niños, jóvenes y adultos. Y eso no se ensaya, ni se inventa, eso sube desde dentro como una gran marea llena de memoria.

Pueden ver el programa completo en la web de la TVG de Galicia, claro!

Reply

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.