Croacia VI. Split, las otras Venecias

Posted by Sole on Sep 17, 2014 in Croacia |


El casco histórico de Split es un gigantesco puzzle arquitectónico. Caminas por sus callejuelas y te encuentras arcos romanos que se cortan por una pared de un palacio veneciano o por un edificio barroco.
En los siglos IV y III A.C, colonos de Siracusa, fundaron una pequeña población, pero en el 293 el emperador Dioclesiano construyó una lujosa residencia. Luego de su muerte se suceden una serie de saqueos y ataques hasta que en el 639, la población regresó y vivio en calma hasta que en el año 1000 llegaron los venecianos.
Por aquí pasaron los magiares, los austríacos, los italianos, Napoléon. Y cada uno imprimió a la ciudad sus estilos.
Durante el conflicto serbio-bosnio, Split no sufrió bombardeos, pero la milicia se instaló en la ciudad y el aeropuerto y el ferrocaril fue clausurado y el puente de Maslenica destruído.

El palacio de Dioclesiano es de visita obligada.
Una pequeña ciudad ha crecido dentro de los muros del palacio, creando imágenes increíbles. Puedes estar horas observando encajes extraños de distintas arquitecturas.

Si se mira la planta del Palacio se pueden apreciar cuatro puertas que conducen a diferentes aposentos y construcciones. Solo el ala que da al mar no está amurallada, el resto mantiene aun hoy muros de hasta 28 m de alto y 3 de grosor.
El palacio del emperador está rodeado de bodegas y dependencias para los sirvientes, las cocinas son espectaculares!!
Pero mayoritariamente son dependencias militares.
Deambulando se llegan a patios interiores con claras características romanas,a unque con infuencias arquitectónicas orientales, mas los agregados y reformas de siglos posteriores.
Imprescindible moverse con el plano para poder detectar tantos detalles.

A mi parecer es un error la profusión de tiendas en las bodegas del palacio, te impiden disfrutar de una arquitectura monumental. Pero por otro lado la presencia de tiendas, bares y terrazas, da la pauta de una ciudad que sigue viva. Quiero imaginar que así sería en sus gloriosos tiempos. Aunque sin luces de cuarzo y sin sombrillas de Ozusjko (la cerveza croata mas bebida).

La otra visita obligada, es a la catedral.
Dentro, las luces tenues, son un regalo. El frescor se instala sobre la piel que arde de tanto sol y poco a poco la vista se acostumbra a la penumbra.
Las columnas que sostienen lo que fue el mausoleo de Dioclesiano, son corintias, pero muy cerca hay una esfinge egipcia de marmol negro, y un campanario románico, un curioso retablo del tiempo de los Hasburgo, un baptisterio dedicado a Juan Baustista que antes había sido un templo pagano dedicado a Júpiter…
La catedral es un mosaico de estilos que te deja un buen rato jugando al trivial de los tiempos.
Pero lo mas maravilloso es la puerta, de madera, del siglo XI, narra escenas bíblicas, con una delicadeza increíble (snif, no tengo fotos)
Con un granizado en la mano, nos vamos a callejear y a visitar las bodegas y cocinas del palacio.

Reply

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.