0

Tita: A palabra xusta

Publicado por Sole el 22 Ene 2017 en Diario, Para emocionar


Me enamoré de ésta Mujer, antes de ver su documental. Es fácil que esto suceda cuando te asomas a la vida de alguien, a través de los ojos apasionados de otra persona. Y Carmen ya me había dejado una simiente bien plantada.
Y hace unas noches, en el cine, comprendí que mi amor tenía raíces más largas y antiguas.
Viendo a Tita, embebiéndome en su narrar, mi cabeza dio un salto en el tiempo y de repente me vi en el regazo amplio de Olga Leites, de Elsa Morales, en las manos de Teresa Peña o de Eva Schneider, aquellas maestras que en tiempos oscuros inundaron mi aula con enseñanzas que estaban prohibidas en el programa, pero que me construyeron la piel del alma que ahora habito.

La historia de Tita es un pasaporte lleno de sellos que se te graban a fuego.

Su andar por el mundo, colecciona estampas imborrables. Estampas que de forma delicada y preciosa, se cuelgan, mixturan, entretejen, en muros antiguos, baúles viejos, telas gastadas, periódicos de otro tiempo.
El suelo de esa casa que fue punto de ida y vuelta, cruje con el andar silente de una mujer de ojos tan profundos que uno siente que los líquenes de su bosque, son una replica infinita de su mirar.

Siempre me ha dado confianza la gente que mira lejos, y Tita mira como si no hubiera fronteras.

No quiero contar nada del documental de Miguel Piñeiro, porque me gustaría que cada uno de vosotros, lo disfrute como lo hice yo, simplemente ansiosos de entender que en la butaca del cine les espera un trozo de la identidad de ésta tierra, un trazo de lucha heroica por un sueño más amplio que el cielo.
Porque no hay nada más generoso ni revolucionario que soñar con educar en igualdad a niños y niñas, educar en la curiosidad, el respeto y la sensación de grupo que nos hace fuertes y a la vez tan sensibles que podemos disfrutar del murmullo del agua entre piedras y musgos.
Esa sensibilidad que se vuelve erupción al rememorar las cartas de amor de Antonio Beira . De amor al otro, de amor al país, de amor con mayúsculas.

Asomarse a la vida de Antía Cal, de Tita es asomarse a la sensación única de encontrar una palabra que nos defina como humanidad.

Si quieren ver el documental sigan a Tita en las redes, pidan que vaya a su ciudad, aldea, centro social. Todo el país debería de verlo

 
0

Mensaje en una botella

Publicado por Sole el 19 Abr 2013 en Para emocionar

Bottled History from Smith Journal on Vimeo.

Maravilloso trabajo, el de Ray Gascoigne y el del Smith Journal y sus perfiles.
Para sentarse, disfrutar y pensar que una pausa así es necesaria.
Que lo disfruten tanto como yo!

 
0

“No woman, no cry” (De la serie “La poesía se mueve”).

Publicado por Sole el 13 Oct 2012 en Para emocionar

Raquel Bullón Acebes

 
4

Cuando el aire no alcanza

Publicado por Sole el 3 Sep 2012 en Diario, Miradas, Para emocionar

La Ribeira Sacra es de esos sitios a los que todo el mundo debería ir por lo menos una vez en la vida.
Si hay un sitio donde se pueda vivir la sensación de que la piedra se trasforma en mano inmensa que te envuelve, arrulla, impone y deslumbra, es aquí.
Entre carreteras serpeantes,sombreadas, deslumbrantes de castaños verdes o dorados, según la época del año, se puede caminar entre viñedos, durazneros, manzanos cerezos o perales, hasta monasterios majestuosos que enaltecen las orillas del Sil o del Miño.
Siguiendo los mapas turísticos, son 18 en mayor o menor grado de restauración y conservación.

Pero hay una excepción sangrante, la del Monasterio de San Paio de Abeleda.
Cuando hace unos meses, la infatigable Carmen de O Sorriso de Daniel, me preguntó si seguía con un proyecto peregrino de fotografiar en las aldeas, contesté que si, que sigo con esa tolemia.
Me ofreció así la posibilidad de retratar a los vecinos de Abeleda y montar una exposición atípica que de alguna manera fuera un grito hacia un monasterio que está en el límite de su salvación.

El domingo de Ramos de éste año, nos acercamos hasta la aldea donde guardan como un tesoro, uno de los pocos restos que se mantiene de San Paio, la Pía Bautismal.
Unos ladrones intentaron una noche robar de lo poco que no había sido robado en el monasterio, pero los vecinos les pillaron y allá que les hicieron desandar el camino con la pesada Pía románica, pero no se arriesgaron a dejarla una vez mas a merced de las rapiñas entre las ruinas de San Paio, en una de la aldeas del Valle de Abeleda, construyeron algo que por fuera es una casa normal, pero que dentro guarda esta maravilla.

Uno a uno fueron llegando los vecinos, los últimos que se habían bautizado en el Monasterio.
Ropas de domingo, gestos solemnes, risas que al principio costaban salir, frases que se me iban grabando mientras los retrataba.
Me asombró la ternura con que todos acariciaron la pía. Algunos como buscando una seña de su paso por ella, otros reencontrándose con su orígen.
Allí en las rugosidades de la piedra, las arrugas de sus manos trabajadoras, emigrantes muchas, se sentían a salvo.
Fue hermoso ver como dentro de cada uno florecía el coraje.Y cuando se sentían listos levantaban el mentón y daban la cara.
“Que sirva para algo”, “Que mis nietos puedan ver el sitio de donde vengo”, “Esto es nuestro”, “No podemos dejar que gane el olvido”
Ya recogía el equipo, cuando se abrió la puerta y llegó Clint Eatswood, así he bautizado a Darío que entró en dos zancadas, se instaló delante de la Pía, me miró fijo y dijo seguro “dispara”. Dos fotos y marchó.
Con el corazón en la boca, rogué que la cámara hubiera hecho bien su parte, porque yo no había tenido tiempo ni de calibrar.
Entre risas me dijo luego que al casar fueron tantas horas (o así lo recordaba) posando para el fotógrafo y había salido mal!, que se tiró una tarde frente al espejo practicando una mirada y una pose para salir guapo y desde entonces “ya lo tengo estudiado”.

Ayer fue la inauguración.
A la salida de misa algunos, desde sus casas otros, los vecinos se reunieron para comenzar el paseo desde Santa Tecla, hasta el Monasterio. Por todo el camino, las fotos y los textos que una serie de escritores crearon para la ocasión.
Los muros de ésta exposición, son variopintos. Paradas de autobús, árboles, muros, balcones, enredaderas, todo vale para decir, éste soy yo, de aquí vengo y quiero que ésto vuelva a estar vivo.


No es fácil, por su idiosincrasia, que un gallego de la cara, diga un sí o un no rotundo, pero cuando lo hace, rubrica una intención fuerte, clara y dispuesta a la lucha.
La Asociación de Vecinos de Abeleda, la Asociación Cocas e Danzantes de Santa Tegra y O Sorriso de Daniel, han sido el canal de conducción y resonancia de unas voces que claman desde un rincón de Galicia, para salvar un edificio único.
La historia de toda esa comunidad está escrita en sus muros, en los prados que le preceden, donde hay tantos recuerdos de infancia y alegría.
Caminando con los vecinos, me contaban su vida en cada recodo, en cada leira, en cada árbol. Y como un testigo infalible de certeza y verdad el monasterio desde todos los rincones, allá abajo, allá al fondo, aquí al lado.


Por eso los vecinos pusieron en sus casas o en los senderos, su cara, para que se sepa, que detrás de cada piedra, hay una persona.

La poeta Olga Novo, escribió en el facebook de O Sorriso, a raíz de una foto de San Paio ” O ar sostén a beleza ata que xa non pode con ela…”
Así la señora Victoria (una de las retratadas) modista abelense que pespunteó por Caracas y Madrid, cosió la cortina que en la ventana de Asociación Cocas e Danzantes descorrimos simbólicamente.

Queremos ver San Paio en pie.
Sin velos,brillando en la mañana en todo su esplendor.
Porque ayer fue el principio del principio, o el principio del final. Hay que actuar ya, o luego ya no habrá nada que restaurar.
Porque hay veces que el aire, no alcanza y no hay peor sensación que la de asfixia, esa oscuridad que cierra los pulmones, corta la sangre que da vida y oscurece completamente la visión y la memoria.

Para cerrar el recorrido, hicimos un retrato de todos delante de la puerta desvencijada y rota del monasterio.
Haremos otra, cuando la obra esté rematada. Ojalá que no pase mucho tiempo, que los niños que allí aparecen sigan siendo niños que puedan conocer su historia, que los viejos sigan siendo viejos sonriendo con orgullo por el esplendor recuperado y que los que ayer gritaron Arriba San Paio, puedan mirar a lo alto y decir:-¡Lo conseguimos!

Se puede visitar la exposición durante septiembre y octubre, aquí las indicaciones de como llegar a la Iglesia de Santa Tecla donde empieza el recorrido
Los textos que acompañan las fotos en la Exposición pertenecen a Ana Romaní, Afonso Vázquez-Monxardín, Mariña Pérez Rei, Quico Cadaval, Isabel Aguirre de Urcola, Miguel Ángel González, Olga Novo, Bieito Iglesias, Anxela Gracián, Oscar G. Murado, Iria Fernández e Gualteria Pintos a todos ellos mis emocionadas gracias por las palabras que tan generosamente engalanaron las imágenes.
Gracias a O Sorriso de Daniel, por mantener siempre encendida la llama.
Gracias a Manuel Gago, chófer, ayudante fotográfico y “para-nervios” de los modelos
Para todos los vecinos de San Paio, mi mas sentido abrazo de gratitud y mi oferta eterna para como decimos por mi tierra, “lo que sea” y en especial para quienes me dejaron entrar en su mirada
Victoria Fernández Fernández, José Gómez Rodríguez, Eduardo Rodríguez, Lino Payo Vázquez, Ana María Pérez Castro, Paz Pérez Castro, Lolita Gómez Rodríguez, Tadeo López Fernández, Darío Rodríguez Rodríguez, Arturo Vázquez Fernández, María Magdalena Vázquez Fernández, Nieves Diéguez Vázquez, Nélida Álvarez Rodríguez, Isaac González Fernández,Luisa Vázquez y José Darío Gómez Rodicio.

 
0

Invention of Love

Publicado por Sole el 2 Jul 2012 en Cuentos, Diario, Para emocionar

 
2

Daría lo que no tengo

Publicado por Sole el 21 May 2012 en Diario, Para emocionar

Un precioso poema, una voz sugerente y las increíbles imágenes de Gregory Colbert.

 
0

Gestos de amor

Publicado por Sole el 1 May 2012 en Cuentos, Diario, Miradas, Para emocionar

En la Nochevieja de 1969 a Monica Searle le diagnosticaron cáncer de mama. La quimioterapia era aun algo muy experimental, pero el médico la recomendó, encomendandose mas a dios que a la ciencia.

El marido de Mónica, el ilustrador Ronald Searle, realizó luego de cada sesión, una ilustración triunfante. Un día mas que se ganaba en una batalla que parecía tener un futuro feliz. La protagonista la señora Mole, una topo alegre, dinámico.
Los Searle, habían comprado una casa en el sur de Francia, muy vieja y en el sótano descubrieron una familia de topos, en ellos se inspiró el dibujante para animar a su mujer.

47 ilustraciones nacieron del tratamiento, fueron creadas, como un gesto de amor, un impulso, un soplo de esperanza.
No nacieron pensadas para ser publicadas y su estilo se aleja mucho del sardónico habitual de su autor.

Searle, dijo en su día, que las hizo para que estuvieran en la cabecera de la cama de Mo, un saludo y un recuerdo de que cuando todo pasara, todo sería hermoso.

Hoy las ilustraciones son un precioso libro que pongo en mis estantes como un recuerdo de que en el futuro, todo será mejor.Les Très Riches Heures de Mrs Mole

 
2

Mil disculpas señora Wislawa

Publicado por Sole el 4 Feb 2012 en Diario, Para emocionar

Muchas veces uno va a un sitio o participa de una reunión y escucha un comentario sobre un libro, un cuadro o una película y sin tener ni pajolera idea, asientes o ves como todos a tu alrededor lo hacen.
Pasa también ahora que en las redes sociales de repente hay un acontecimiento, de cualquier índole y entonces como en ola, todo el mundo publica algo, comenta o “comparte”.

Eso me encanta porque muchas veces aprendo, descubro y me emociono, río o reflexiono gracias a descubrimientos que dejan al descubierto mi incultura y el frustrante hecho de que por mas que puedo leer varios libros al día, aun soy una burra.

Si algo he aprendido con los años, es que cuando en un sitio se habla de algo que desconozco, no se me caen los anillos por decir ¿de quien o de qué habla?
Gracias a hacerme esa concesión de reconocimiento publico de desinformación cada día amplio horizontes y tengo la sensación de que aunque no llegaré ni a asomarme a un mínimo de conocimiento aceptable, restaré bastante de mi ignorancia.
Hace un par de días, con rubor debo decirlo, leí que se había muerto una poeta polaca que fue premio Nóbel. Por esas cosas de las estadísticas alguna vez escuchara que los premios que iban a literatura en verso, en prosa etc y su nombre resonó, pero se borró o desdibujó en mis recuerdos
Al leer en el muro de amigas poetas y escritoras como desgranaban versos hermosos, me sentí en orsay y allá que me fui a buscar algún libro.
Le llamaron la Mozart de la poesía, la poeta de la memoria y de la belleza de la condición humana, Wislawa Szymborska su nombre.
Desde la mañana mi cabeza danza entre palabras hermosísimas e imágenes de líneas únicas, dolientes, desesperadas por momentos, de alborozo y fiesta en otros. Un universo en el que prometo seguir navegando.

No le faltan encantos a este hermoso mundo
ni tampoco amaneceres
para los que merece la pena despertar.

Pena que los periódicos que éstos días titulan con su fallecimiento no le hayan dedicado mas páginas (por lo menos las mismas de ésta semana) a su obra que merece llegar a todos.
Dicen en prensa “era alguien que, se atrevía a decir en la ceremonia de entrega del Nobel, que “el poeta, si es poeta de verdad, tiene que repetirse siempre no sé“.

Esta es la que se nos ha ido, la que no sabía nada y lo sabía todo. La que recordaba a los enamorados a primera vista la cantidad de veces que podrían haberse cruzado por el camino (Amor a primera vista). La que sabía que se puede vivir solamente de la memoria para mantener vivo el recuerdo de alguien que ya no va a estar nunca más en el lugar donde estuvo antes (Despedida de un paisaje). La que sabía que hay mucha gente a la que no amamos y que nos regala libertad al dejarnos elegir la opción de no amarlos (Agradecimiento). La que podía anotar una letanía de las frases escuchadas durante un funeral para convertirlas en versos (Entierro II). La que era sencilla y certera. La que decía. La que decía sin maquillar, sin alardes, sin grandeza retórica pero con la grandeza del detalle incrustado en ámbar, detenido.

Mientras leo, descubro y me reencuentro con el comienzo de una película (de una trilogía) que me impactó en su momento Rojo, Blanco y Azul. El poema Amor a Primera vista que inspiró a Krzysztof Kieslowski, es suyo y entonces descubro, que por casualidad, ella y yo, ya estábamos destinadas, solo que yo no había prestado atención a las señales.
Hay más libros en mi mesilla, fuera hace frío, sin embargo hoy, miro el mundo desde un grano de arena.

 
0

Edén

Publicado por Sole el 1 Feb 2012 en Cuentos, Diario, Para emocionar

 
0

Para hacer el retrato de un pájaro

Publicado por Sole el 30 Mar 2011 en Cuentos, Para emocionar

Me encantan las casualidades.
Ayer dejaba en la Biblioteca de los Elefantes, un libro precioso de Kalandraka, Para hacer el retrato de un pájaro, de Jacques Prévert e ilustrado por Mórdica Gerstein y sin haberlo hablado, veo en el muro de facebook de un amigo, este corto de animación inspirado en el poema.
Por la tarde en la Biblioteca de Oleiros, uno de los niños que estaba en la sesión, de esos que no falta nunca desde hace años, llegó con el libro bajo el brazo, lo había visto su madre en el blog y allá que se habían ido a buscarlo.
Y hoy a la mañana, una compañera de tai-chi, me comenta lo que le había gustado el libro.
Se ve que la primavera nos está pidiendo a todos que cantemos.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.