0

Castillo de Dusenverick

Publicado por Sole el 24 Jul 2017 en Diario, Irlanda, Mis viajes

Nos dirigíamos al puente colgante que une la pequeña isla de Carrick a la costa de Ballintoy cuando al llegar a un cruce de caminos vimos un cartel marrón del National Trust que señalaba un castillo.

Allá que nos fuimos y quedamos encantados con la vista espectacular que teníamos delante de nuestros ojos.
En el cartel explicativo leemos que Sobhairce, uno de los reyes celtas de Irlanda, fundó hace más de 2.500 años un fuerte al que dio su nombre, DunSobharice o fortaleza de Sobharice.
Desde aquí partía una de las cinco rutas sagradas que llegaban a Tara y su piedra del destino, la Lia Fail.
De esa pequeña fortaleza hoy quedan los trabajos en la roca que aumentaron su defensa.
Pese a eso, fue atacada en muchas oportunidades.
En el siglo V San Patricio la visitó con frecuencia bautizando a fieles de la zona, uno de ellos, Oclan, llegó a ser obispo.

Durante los siglos VI y VII formó parte del reino de Fergus el grande, rey de Dalriada.

Mave, la reina de Connaught, en una fecha imnprecisa entró en el Ulster con una gran cantidad de guerreros de Connaught y, entre otros lugares, sorprendió y atacó Dunseverick.

Un extracto de un antiguo manuscrito inglés da cuenta de otro desastre al Castillo de Dunseverick en el siglo XII: “Hace cientos de años, en la costa norte de Erin, se erguía un castillo llamado Dunseverick, habitado por una noble familia de Kinel Owen. Estaba repleta de urogallos, corceles y asistentes del poderoso jefe que vivía en él, y ningún enemigo se atrevió a molestarlo durante muchos años.

Pero un día llegaron noticias de Irlanda de que el rey Baldwin de Flandes y Godfrey de Bouillon estaban inscribiendo jóvenes para unirse a los cruzados.
El joven heredero de Dunseverick obtuvo el consentimiento de su padre, y se inscribió bajo la bandera de la Cruz.
Muchos de los hijos de los jefes del norte acompañaron al joven Turlough de Dunseverick. En poco tiempo los irlandeses demostraron que no tenían rival en Europa para las hazañas de armas, e Irlanda se hizo famosa como la isla de guerreros y eruditos.
Cuando Antioquía fue sitiada, el joven Turlough fue uno de los primeros en saltar las murallas, y diez meses más tarde, cuando se tomó la Ciudad Santa, Turlough se encontraba en medio de la lucha hasta que el último de los turcos fue asesinado.
Entonces Godfrey de Bouillon fue coronado Rey de Jerusalén, con el título de Protector del Santo Sepulcro.
La mayor parte de los cruzados volvió a casa, y con ellos Turlough de Dunseverick. Pero en su ausencia una terrible calamidad había caído sobre su familia y su hogar.
Los noruegos habían llegado con una gran flota de barcos y habían amarrado en algún lugar, no muy lejos de Dunseverick.
Marcharon por la noche al castillo y masacraron a todos los habitantes.
La única de la familia que se salvó fue la joven Lady O’Cahan, hermana de Turlough.
Esta hermosa muchacha, con su cabello castaño oscuro y ojos azules, ganó el corazón del jefe normando, y éste decidió tomarla para si.
Pero ella dijo que no aceptaba casarse con un pagano, que primero debía convertirse
Uno de los monjes de Camus, en el río Bann, fue enviado para prepararlo y bautizarlo, y el día de la boda fue fijado.

Una gran asamblea fue reunida para presenciar la ceremonia del bautismo y el matrimonio del vikingo y la joven dama irlandesa.
Finalmente, el penitente avanzó hasta el centro del gran salón para hacer una confesión pública de sus crímenes, y luego el sacerdote avanzó con mitra, estola y cruz en la mano y se dirigió solemnemente al penitente arrodillado.
Una figura alta, oscura y poderosa apareció entre la muchedumbre, vestida con un gran manto tradicional irlandés, separó a la gente hasta que llegó al centro del pasillo donde estaban el sacerdote y el penitente.
Era el joven cruzado, Turlough de Dunseverick.
En la lucha mortal que se produjo entre Turlough y el normando, el castillo se incendió, y la asamblea huyó horrorizada por la empinada pendiente
Un grito salvaje salió de la muchedumbre que huía cuando vieron que la novia salia corriendo del castillo en llamas y se lanzaba por el acantilado del lado norte hacia el mar.
Así fue como Dunseverick quedó en ruinas una vez más. En noches de tormenta se pueden escuchar los golpes de espada de Turlough y el vikingo y los gritos de Lady O’Cahan.
Y así se canta en las viejas coplas
“And the villagers of olden times oft heard the wailing cry
Of the Norseman and brave young Turlough when waves were running high,
And old Dunseveric, gaunt and bare, has no sadder tale of woe
Recorded in its annals of the years of long ago.”

Después de esta calamidad, el castillo fue reconstruido y tomado por otra rama de la misma familia, y finalmente fue capturado y destruido en 1662 por el general escocés Munro.

Dunseverick Castle y la península en la que se encuentra fueron entregados al National Trust en 1962 por el agricultor local Jack McCurdy.

Lo supe después sino me hubiera acercado, pero lo más curioso de este castillo es un pozo en el lado norte, a unos tres metros del borde del acantilado, que está a más de cien pies sobre el mar. Se dice que nunca se seca. Se llama Tubber Phadrick, o St. Patrick’s Well. Fue considerado en un tiempo como uno de los pozos sagrados de Irlanda.

 
0

Cruces Celtas del Monasterio de Muiredach

Publicado por Sole el 21 Jul 2017 en Diario, Irlanda, Mis viajes

Durante muchos años al llegar estas fechas Gago intentaba convencerme para ir a Irlanda o Escocia.
Yo alegaba que para ver toxos, mámoas, castros, beber cerveza, escuchar gaitas y seguir con la misma ropa del invierno, paraguas incluido, nos quedábamos aquí o íbamos en procura del sol.
Pero después del año que dije que si, ahora me declaro enamorada de esos no veranos rodeada de piedras queme hacen sentir en casa.
Si hay algo que identifica con claridad una estampa irlandesa, son sus cruces celtas.

Camino de Donegal parada obligada en las ruinas de Mainistir Bhuithe (Monasterboice) en el condado de Louth.
Éste monasterio fue fundado por San Bhuite en el siglo V, éste monje fue discípulo (of course) de San Patricio.
El cementerio es visitado por muchas excursiones que mezclan los turistas con los vecinos que cuidan con mimo sus tumbas.
Los grupos se aglomeran alrededor de la Cruz más importante de Irlanda, la Cruz de Muiredach, una cruz profusamente decorada con estampas de la Biblia.
La segunda es más sencilla en decoración pero su cercanía con la Torre redonda y los 6,5 metros que mide, le da una identidad única.
Si has visto El Secreto de Kells al ver la torre inmediatamente te viene a la cabeza la melodía y las imágenes coloristas y hasta puedes imaginar al gato saltando por los escalones.
Todo apunta que con sus más de 30 metros fue construida para defender a los monjes de los ataques vikingos.
Se cree que eruditos irlandeses, artesanos, monjes y escritores dedicaron tiempo a aprender durante estos ataques.
Un incendio quemó todos los manuscritos que nos permitirían disfrutar de lo que escribieron, pero aún hoy se levanta desafiante y misteriosa.

 
0

Idanha a Velha

Publicado por Sole el 6 Feb 2017 en Mis viajes, Portugal

La niebla de Monsanto se apaciguaba mientras nos dirigíamos a Idanha a Velha. Aparcamos al lado de una horrenda plaza de toros, un patio con barbacoas,sillas y baños públicos,limpios y empapados por la humedad, del piso al techo.
Atravesamos la calle y una muralla recia con su puerta, nos da la bienvenida.
Entre olivos y alcornoques comenzamos a deambular por la aldea.
Idanha a Velha es uno de los yacimientos arqueológicos más destacados de Portugal, se levanta sobre las ruinas romanas de Egitania,la capital de Civitas Igaeditanorum del siglo I A.C.

Pero Idanha también fue sede episcopal de dominio suevo y visigótico, ocupada por los musulmanes en el siglo VIII y cuando es reconquistada por los católicos en el XIII, fue donada a la Orden del temple.

Así que pasear por sus calles es comprar un billete para viajar en el tiempo de un siglo a otro, de una cultura a otra.


La Iglesia es un tapiz de construcciones, donde conviven estilos y se reciclan materiales anteriores.
Delante y detrás a salvo bajo cúpulas de vidrio hay dos Batisterios y dentro de la Sé, columnas de un antiguo templo romano forman la nave.

La colección epigráfica romana de Idanha-a-Velha, recogida a lo largo de las distintas intervenciones arqueológicas, es una de las colecciones más grandes del país, son metros y metros de frisos, cornisas, laudas, lápidas etc.

Cerca del Museo hay una suerte de pasillo mortuorio por donde se puede pasear entre las lápidas cuyas inscripciones no solo nos hablan de personas que vivieron y murieron en otros tiempos, sino que nos permite, entender costumbres y religiones de hombres y mujeres de la Península Ibérica. Nombres indígenas y romanos se mezclan en una constante intención de permanecer más allá del tiempo.

Hija de…madre de… amantísimo esposo y padre de… hermano de… amiga de…

Callejeamos y nos llama la atención una enorme casa que rompe las líneas de la Sé, una construcción del siglo XX de una acaudalada familia que intentó tener su palacete en medio de tanta historia. Hoy abandonada, espera que se concrete el proyecto de la Cámara de Idanha a Nova de construir el Hotel del Temple.

La memoria de la gente del pueblo, puso en pie el lagar de aceite, con las voces de los mayores, se dibujaron los planos y hoy en día podemos disfrutar, de las estructuras de una industria artesanal que usaba como prensa árboles enteros.

Casi jugando vamos identificando entre macetas y puertas, capiteles, columnas, inscrpciones romanas, “piedras bonitas” que a lo largo de los siglos los aldeanos dieron su justo valor colocándolas en sus casas, para sentarse, para comer, para vivir en ellas.

Tres abueletes en calma, conversan y se divierten a costa de los turistas que deambulamos, están al cobijo del Pelourinho del siglo XVI que es el centro de la Plaza. Antiguo espacio de justicia capital, es hoy un testigo mudo de las risas.


De la época Templaria es una recia torre que convive con bombonas de butano, gallineros y piletas de lavar la ropa de las casas vecinas. Estamos no Chao da Burrinha.

La Torre se levanta sobre un antiguo templo romano dedicado a Venus, tal como reza una lauda encontrada a 30 m en la casa del párroco :)


Sobre el río Ponsul están “as poldras do passagem” una hilera de pilares de época romana que se reflejan en el agua, si pueden continúen el paseo y se encontrarán con un puente de tres arcos, precioso. Le llaman romano, pero no lo es, aunque está construído por restos de época romana, seguramente trasladadas de la muralla y tiene en su cabecera una lápida funeraria romana. Por el mal tiempo nosotros dejamos ese punto sin visitar.

Salimos hacia la puerta norte, escuchando las ovejas, el tras tras de los que podan árboles, los tractores que regresan de la faena.

Idanha a Velha, una sorpresa casi en medio de la nada, que os invito a visitar.

 
3

Monsanto- la aldea mas portuguesa de Portugal

Publicado por Sole el 18 Ene 2017 en Diario, Mis viajes, Portugal

Imaginad un gigante cabreado que empieza a tirar piedras enormes ladera abajo. Algo así es Monsanto, un pueblo portugués, en la zona de Idanha a Nova.
Había mirado fotos en flickr y llevaba tarjetas extras en la cámara. Pero aunque el refrán dice que la mujer dispone y el diablo sopla. Ese día el demonio se quedó quietito en su cueva (y calentito) porque en Monsanto y desde varios km antes, la niebla espesa y el frío intenso fueron el denominador común.

Mi gozo en un pozo, yo que soñaba con fotografías de colores intensos, no veía ni siquiera unos metros más adelante.

Pero como Gago es de optimismo glorioso, me convenció de mirar de otra manera y allá que me puse a tratar de vislumbrar entre la bruma, lo que se ocultaba.

El pueblo se ubica a un lado y otro de unas callecitas estrechas, empedradas. Literalmente, porque enormes rocas, sustentan muros, trepan a tejados, angostan pasillos, se asoman por sitios imposibles.

Merodeamos embelezados por el musgo verde que casi semeja fluorescente.

Jardines, árboles, restos de comidas veraniegas en forma de barbacoas cerradas.

La aldea tiene un recorrido claramente trazado, pero cuando en esta familia alguien ve un letrero que dice “yacimiento arqueológico” puede estar delante la Torre Eiffel abrazada con la estatua de la Libertad que nosotros las ignoramos.
Así que nos metemos por un patio y salimos a un camino que se entronca con una ruta de gran recorrido.

Gago corre delante de mi, saltando entre las Piedras Juntas y otras formaciones rocosas. Está en su salsa entre tanto granito y yo en la mía tratando de desentrañar las formas que aparecen entre las rocas.

Una piedra muy plana enorme, me llena de alegría, mis adoradas cazoletas, están ahí, en número mágico de trece. La piedra de las Treze Lages o Tigelihnas da Fidalga.
Leo sorprendida en el cartel explicativo que “hay quien cree en su orígen antrópico, pero seguramente se trate de una formación geológica”
No soy arqueóloga pero por mi experiencia de años, me jugaría la cabellera a que son pías de alguna especie de rito o santuario.Petroglifos, vamos.
Un lugar sagrado como tantos que aparecen en los montes.
La leyenda dice que una dama noble alimentaba a los pobres en éstas cazoletas y eso me suena más verosímil que la teoría química de quien hizo los carteles.


A nuestro alrededor, muros artificiales que cierran paredes naturales.


Y en medio de la niebla una torre exenta, la Torre del Peón y una capilla románica, la capilla de San Miguel, entre ambas construcciones, varios sarcófagos antropomorfos.

Trepamos hacia la cumbre, donde los Templarios que llegaron huyendo de sus enemigos, camuflados como la Orden de los caballeros de Cristo, levantaron sobre el antiguo castro su castillo y su capilla. El rey Luis Henriques les donó la aldea de Monsanto y allí permanecieron a 750 m de altura. Su labor transformó al poblado en un importante centro de la región.

Siglos más tarde las diferentes guerras territoriales y el despoblamiento rural, le quitó poderío.

De los tiempos de guerra queda una leyenda que aun hoy se celebra. La leyenda de la Santa Cruz
Una de esas leyendas con orígenes paganos, vinculadas a las celebraciones de cambio de estación que con el tiempo fue cristianizada.
Hay quien la ubica en tiempos de los ataques moriscos, quien en las guerras contra Castilla, lo cierto es que la ciudad llevaba siete años sitiada, y cuando ya los enemigos veían cerca la derrota de Monsanto, una mujer que estaba dentro de las murallas, propuso coger la única ternera que les quedaba, el único saco de trigo y alimentar al animal con el mismo.
Luego haciendo alarde de abundancia, arrojaron al animal al otro lado de la muralla.
Los sitiadores vieron con asombro como el animal se despedazaba entre las piedras y de su vientre, salía el grano.
Suponiendo una abundancia que les permitiría una larga resistencia, abandonaron el lugar, derrotados.
Éste hecho sucedió un 3 de mayo, día de la Santa Cruz y desde entonces las mujeres del poblado, se ponen su mejores galas y preparan unas muñecas en forma de cruz, llamadas “marafonas”.
Sobre sus cabezas cargan unos calderos de cerámica pintados de blanco y entre música y bailes, suben a lo alto de la muralla, desde allí arrojan los calderos, simulando el gesto de arrojar la ternera.
Otra versión de la leyenda, dice que los soldados cogieron “marafonas” y las hicieron bailar en lo alto, y al ver los enemigos tanta algarabía, y tan buen ánimo, abandonaron el sitio.
Como sea, el 3 de mayo es un día para ver Monsanto de gala.

El hecho de haber ganado en el año 1938 el Gallo de Plata por ser la aldea más portuguesa de Portugal, le brindó un renacimiento a la zona.

Gracias a ello hoy podemos caminar entre murallas medievales, puertas y restos antiguos restaurados.

Al bajar nos encontramos con algo tremendamente curioso, unas cortes para los cerdos llamados “furdas”, construcciones en piedra, con puertas, ventanas y comederos tallados en la roca y tejados cubiertos de hierba, que semejan la aldea de los Hobbits.
Hacemos una alto en una taberna para tomarnos una cerveza de miel y nos deleitamos contemplando fotos antiguas del lugar

 
0

Centum Cellas- Portugal 2017

Publicado por Sole el 9 Ene 2017 en Mis viajes, Portugal

Intentamos empezar cada año aprendiendo, conociendo, descubriendo lugares, sabores o historias. Sitios que están a pocas horas de casa y sin embargo, cuando llegas, tienes la sensación de haber viajado en el tiempo. Cómo otros años, quedará en el blog todo el recorrido, con los datos más importantes por si les apetece un día visitar estos rincones tan maravillosos.
Tomamos como base Viseu y recorrimos la zona con calma y deleite.
Hubo sitios preciosos, pero hubo uno que quedará en mi memoria por mucho tiempo.
Llevábamos todo el día de un sitio al otro y dejamos para el final Centum Cellas, una torre de dos mil años de antigüedad.
El día había estado cubierto de nieblas bajas, gris, opaco, sin embargo cuando cogimos para Belmonte, algo increíble sucedió. El viento sopló rápido y la niebla dio paso a un atardecer de leyenda. Gago hacía cálculos de hora, buscábamos en el GPS la ruta más rápida mientras como un mantra le pedía al sol que se iba acostando a mi izquierda que esperara un momento. Faltaban diez, 8, 6 minutos para llegar y el sol se perdió detrás de una colina. Sin embargo al coger la curva que nos levaba a destino, el monte quedó en otro sitio y el sol danzaba en el horizonte, justo detrás de la Torre.
Aparqué de mala manera le di las llaves a Gago y cogiendo la cámara eché a correr entre ruinas cubiertas de musgo. Fui disparando mientras me acercaba, cambiando la exposición a cada movimiento del sol. De repente nos miramos, frente a frente. Ella me desafió a descubrir su piel llena de ojos, yo solo pude enamorarme y decirle lo hermosa que era.
Así giré a su alrededor, entré en ella y sentí como los rayos últimos del día, se despedían acariciando la piedra y mi rostro.
Recién en ese momento me di cuenta que alrededor había casas, coches de trabajadores que volvían a casa con prisas, arados, viñas. Hasta ese momento no había existido nada más que ella y yo metidas en un viaje sin edad.

La otra mnirada

 
1

Imperios de la Isla Terceira- Azores

Publicado por Sole el 5 Jul 2016 en Diario, Mis viajes

En Azores encontré una serie de pequeñas capillas, de maravillosos colores que aparecían por toda Terceira. Al preguntar me contó Ricardo que se llaman Imperios y se construyen en honra al Espíritu Santo.
Los vi por casi todos los pueblos y barrios por donde anduve. Adornados con blancas cortinas bordadas, cristales tallados, cientos de flores y la infaltable corona


Cuando entras a uno de ellos verás una sala donde está la o las coronas, el cetro y la bandera da pombinha que representa al Espíritu santo y una despensa o copeira, donde se guardan barricas de vino,y todo lo necesario para los banquetes y rituales. Un plato que no suele faltar es la sopa de carne de vaca y pan
La mayoría de estos edificios son del siglo XIX o de principios del XX, ya que muchos fueron levantados con donaciones de los emigrados en Brasil y California. Los Imperios do Espírito Santo son mantenidos por hermandades cuya misión principal es organizar las fiestas, que siguen un ritual cuya práctica se remonta al principio de la colonización, cuando los isleños adquirieron la costumbre de invocar al Espíritu Santo con ocasión de las catástrofes naturales.

Todavía hoy, con motivo de la fiesta, el pueblo elige un emperador, que es coronado por un sacerdote, y recibe los atributos, que son el cetro y la corona, ofrecidos en una bandeja de plata. A continuación el emperador es conducido al imperio y allí recibe las ofrendas para distribuir a los pobres y les invita a compartir con todo el pueblo el banquete; más tarde se celebra una tourada à corda.
Uno de los narradores del festival, Luís Cabral contó una historia que le dio el marco mítico que los Imperios y sus fiestas tienen en la población.
Es una suerte recorrer el mundo de la mano de amigos que te hacen sentir que las historias laten con fuerza.

 
1

Chinchero

Publicado por Sole el 21 Jul 2015 en Mis viajes

Llegamos con una luz oblicua espectacular. Traía la mirada llena de la majestuosidad de Ollantaytambo
Sin embargo Chinchero me dejó en silencio.

La voz del guía casí que me molestaba, pero me obligué a prestar atención.

“Esta población se fundó en 1480, con la finalidad de servir de lugar de descanso al inca Túpac Yupanqui. Allí ordenó erigir adoratorios, baños, andenes y el gran palacio real.

Cuentan que el Inca murió en circunstancias muy extrañas . Algunos creen que fue envenenado por su princesa favorita, Chiqui Ocllo, aunque también pudo ser la propia coya Mama Ocllo, quien resintió la preferencia del inca por el hijo de su concubina. En la lucha por el poder fueron exterminados todos los partidarios de Chiqui Ocllo, incluyendo a la princesa.”

Caminamos por callejuelas empedradas y de repente llegamos a plaza del pueblo. Un conjunto espectacular con dos niveles: el más alto que corresponde al atrio de la iglesia y el inferior a la plaza propiamente dicha. El desnivel presenta un muro de contención decorado por doce grandes hornacinas.
Frente a ellas una estampa hermosa.
Primero fue el ruxe-ruxe, luego una explosión de color, potenciada por la blanca fachada de una iglesia que aun conserva la policromía del tiempo de la colonización.

Toda la plaza está llena de mujeres sentadas en el suelo, en medio de sus maravilloso trabajos.
Mi amiga Cucha me había dicho que les comprara a ellas, ya que trabajan en cooperativa, no como en la mayoría de los sitios donde las mujeres malvenden sus productos a empresas extranjeras que inflan los precios para el turista, dejando muy poquito para las verdaderas artesanas.

La mujer chincherina ha heredado el arte del hilado y aun conserva su vestimenta tradicional, no solo para los días de feria, sino de diario.
Caminas por las calles y las ves tiñendo lanas, haciendo la comida, vendiendo choclo hervido con mantequilla (que delicia), trenzando sus cabellos…


Converso un rato con ellas, deambulo por las calles, me meto por patios y rincones, compro una manta, algunos jerseys y un broche.

Hora de regresar a Cuzco, ahora las sombras se alargan entre el yacimeinto y las montañas lucen una inmensa policromía de verdes, dorados, azules…
Acaricio la lana y acercando el oído escucho el susurrar de mis dedos y tal vez imaginación mía o no, palabras en quichua, que seguramente quedaron prendidas en tantas hebras tejidas a la lumbre de las palabras.

 
0

Valladolid por la noche

Publicado por Sole el 8 Ene 2015 en Diario, Mis viajes

Cada año intentamos conocer un poco más de la Península, así que cogemos coche y allá que nos vamos.
Éste año empezamos en Valladolid.
Un frío que cortaba la respiración, muy distinto al de nuestra querida Santiago, un frío que limpiaba mis pulmones y se llevaba el horrible catarro que me dejó en silencio durante casi todo diciembre.

Luego de agenciarnos un mapa en el hotel, allá que nos fuimos a recorrer.
Las luces de Navidad competían con la luna llena que brillaba redonda como un balón.


Iglesia de Santa María la Antigua.

El centro era un hervidero de gente que ultimaba sus regalos de Reyes. Es curiosa esa sensación de no participar de algo masivo, de pasar por medio como mero espectador.
Con buen acierto el ayuntamiento tiene organizada una ruta de la luz, que consiste en iluminar los principales edificios, así los disfrutas por la noche
A una no católica como yo, le choca la cantidad de conventos y monasterios nuevos y antiguos que tiene la ciudad, la fuerza de la iglesia es palpable.
Pero la enamorada del arte que las iglesias encierran, disfrutó como enana.
He aquí algunas imágenes que hice con los dedos entumecidos y sin trípode.


Cafetería del Patio Herreriano.
Lee más…

 
0

Croacia V-Ellas bailan solas

Publicado por Sole el 28 Ago 2014 en Croacia, Mis viajes

Deambulando por Trogir, vamos a dar a un enorme mercadillo.
Al principio no soy consciente, pero luego de pasar varios puestos, vuelvo la vista atrás y me doy cuenta que casi todos los puestos, están atendidos por mujeres mayores.

Todas de oscuro, debajo de sus delantales.
Disimuladamente las observo y veo que llevan en el pecho, medallas.
Algunas con un alfiler barato, otras con una pequeña cinta.
Son viudas o madres de combatientes de la Guerra de la Patria, como le llamaron los croatas al conflicto de los 90.
Y de repente les reconozco la mirada, es la misma que se repite tantas veces por el mundo.
Esa mirada digna, que navega como puede en medio de un dolor que no calma ninguna medalla.
Te ofrecen sus ajos, sus huevos, sus higos maduros.
Sus caras son un mapa de caminos de la memoria dolorida.

Ellas como a tantas en el mundo, las han dejado solas.
Me viene a la cabeza la melodía de Sting.
Aquí en Croacia, según Amnistía Internacional hay casi 3000 desaparecidos en la guerra.
Por eso algunas no llevan medallas, sino un un pequeño relicario con una foto borrosa de la sonrisa de un joven, al que aún le tienen la cama lista y las camisas planchadas, por si vuelve, por si no es uno de los que aparecen en las fosas comunes de la frontera.

 
0

Croacia IV- Trogir, las otras Venecias.

Publicado por Sole el 27 Ago 2014 en Croacia, Mis viajes

TROGIR/TRAÚ

Dejamos Istria y comenzamos a recorrer Croacia en dirección Dubroknik

Primera parada, Trogir, cuyo casco histórico es Patrimonio de la Humanidad.
Luego de aparcar por el puerto, entramos a la ciudad. La vista del Mar Adriático, es preciosa.
La ciudad está construida sobre una pequeña isla situada entre el continente y la isla de Ciovo.

“La ciudad fue fundada en el siglo III A.C, por colonos griegos desarrollándose como un importante puerto hasta la llegada del Imperio romano. Durante la migración de los eslavos, los ciudadanos de Salona , una ciudad vecina, huyeron a Trogir. A partir del siglo IX, Trogir está bajo el dominio de los reyes de Croacia hasta el siglo XII que quedó al cargo del rey húngaro Coloman, ganando de este modo su autonomía como ciudad.
En 1123 fue conquistada y casi completamente destruida por los sarracenos. Sin embargo, Trogir se recuperó tras un corto periodo experimentando una poderosa prosperidad económica durante los siglos XII y XIII.
En los siglos XIII y XIV, la familia Šubic regentó frecuentemente el ducado de Trogir, elegidos por los ciudadanos; Mladen III 1348, de acuerdo a la inscripción que aparece en el sepulcro de la Catedral de Trogir, llamada “el escudo de los croatas”, fue uno de los miembros más prominentes de la familia Šubic.
En 1420, comienza un largo periodo bajo control veneciano.
Con la caída de Venecia en 1797, Trogir pasa a formar parte del Imperio austrohúngaro que tuvo el control de la ciudad hasta 1918, excepto durante la ocupación de la ciudad por parte de Francia entre 1806 y 1814.
Tras la Primera guerra mundial, Trogir, junto con toda Croacia, pasó a formar parte del “Estado de los Eslovenos, Croatas y Serbios”, lo que posteriormente sería conocido como Yugoslavia. Los Dalmatos Italianos de Traú, bajo el mando del conde Farfogna, trataron de imitar lo que hizo D’Annunzio en Fiume creando un territorio italiano independiente en 1919, pero fracasaron.
Durante la Segunda guerra mundial, Trogir fue ocupado por Italia y posteriormente liberado en 1944. A partir de entonces perteneció a Yugoslavia, y desde 1991 a Croacia.” (He trascrito el folleto informativo de la ciudad, porque es increíble leer a cuantas guerras han sobrevivido éstos preciosos edificios)
La ciudad mantiene una fascinante tradición de 2300 años de urbanismo. Su cultura es una mezcla de griegos, romanos y venecianos representados en una enorme cantidad de palacios, iglesias y torres- “La planta ortogonal de este asentamiento isleño data del periodo helénico y fue posteriormente embellecido por los sucesivos regidores con agradables edificios públicos y domésticos, así como fortificaciones. Sus bellas iglesias románicas se ven complementadas por sobresalientes edificios renacentistas y barrocos del periodo veneciano”.
Trogir es el complejo románico-gótico mejor conservado no sólo del Adriático sino de toda la Europa central. El centro medieval de la ciudad de Trogir, amurallado, incluye un castillo con torre bien conservado y toda una serie de palacios de estilos románico, gótico, renacentista y barroco.

La principal construcción de Trogir es la Iglesia de San Lorenzo, cuya entrada oeste es una obra maestra de Radovan, y la más destacada obra del estilo románico-gótico en Croacia.
Las diferentes figuras en piedra de ésta portada, tienen como eje central la creación con Adán, Eva y un sinfín de personajes bíblicos, alegorías de las estaciones, de los meses, animales reales y del imaginario medieval.
Eso y el impresionante campanario ya pagan la visita a Trogir.

Interior de la Basílica de San Lorenzo

Vistas de Trogir desde el campanario


Las callejuelas son preciosas.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.