2

Pa’ lo que guste mandar

Publicado por Sole el 26 Ene 2010 en Diario, Mis barrios

Me encantan los recuerdos que asaltan sin ton ni son. Me gusta ver un trozo de tela en medio del gentío y sentir el clic de mi cerebro.
Da igual si la historia sucedió en la misma calle o en mundos diferentes, los recuerdos tienen un hilo invisible que los ata a otra circunstancia en cualquier lugar del mundo. Algunos le llaman azar, los peripatéticos, destino, los sin suerte, esperanza.
Cierta vez que el dolor me destrozó el hígado y tuve que llorar mas de lo que creía, encaucé mis penas, como suelo hacerlo, escribiendo.
En mis 15 años latinoaméricanos no había correos electrónicos (ni computadoras) solo un anuncio de revista semanal que brindaba una “Alianza para los amigos”.
Alli dejé mi botella en el mar, mis letras llenas de dolor que contaban la injusta muerte de mi amiga del alma en un estúpido accidente de tráfico.
A poco el cartero comenzó a dejar en mi puerta, decenas de sobres, casi todos chicos y chicas de mi edad, algunos mormones, un novelista y un misterio.
Con algunos de esos chicos me escribí durante años y con uno de ellos mantengo amistad, aun hoy, a los mormones ni les contesté y con el novelista me perdí en los laberintos de sus textos oscuros y siniestros. Tenía un estilo morosoliano, angustiante, solo escribía a mano y sus sobres eran gordos, repletos de hojas de cuaderno, llenos de letra menuda de lápiz negro. Escuchaba mis sugerencias, reescribía y me volvía a mandar una y otra vez historias tremendas, suelo contar una de ellas en las sesiones de adolescentes descreídos a la hora del miedo y los dejo en silencio.
El final de ésta historia ya lo contaré en su día.
Porque la que me vino a la cabeza, fue la que comenzó el día que me llegó un sobre alargado, de papel grueso y caligrafía contundente.
Dentro, hoja de las de carta, nada de cuadernos recortados o folios de oficina. Margen rojo. Fecha a la derecha, encabezado a la izquierda:
“Mi querida amiga (parece que aun leo) aunque soy algunos años mayor que usted, las circunstancias que atraviesa, me son totalmente conocidas. Leer su mensaje en la revista y querer ser de entre sus preciados el primero, ha sido todo uno.
Veo que es usted del signo de escorpio y siendo yo de acuario, el cruce de nuestros caminos solo puede estar protegido por buenas estrellas”

Seguían una serie de frases sobre generalidades que no me permitían ubicar en ningun sitio a quien me escribía.Dos carillas de letra hermosa, de caligrafía de colegio bueno, hilaban una serie de frases de construcción perfecta y de información nula. El final de la carta era de cine: -A sus pies esperando respuesta. Baldomero Da Silveira.
Contesté rauda y a vuelta de correos, junto con una carta donde se hablaba del tiempo, la vida y sus quehaceres, preguntas sobre historia y literatura y deseos de bonanza para mi señora madre, venía un cheque del banco república por 100 pesos, para que no gastara en estampillas y le escribiera todas las veces que el corazón me sangrara. (Un sello salía 30 céntimos)
Aun hoy recuerdo la mezcla de emoción y miedo conque fui al banco a cobrar el primer cheque de mi vida.
Las cartas se sucedieron durante algunos meses.Intercambiamos títulos de libros, gustos musicales, de cine, de arte.
Elogiaba mis conocimientos, me hablaba de la importancia del estudio, del futuro,etc,etc.
Evidentemente mas de una vez intenté saber cuantos años tenía, pero jamás me dio respuesta.Para que me imaginara como era, me dijo que se parecía a Leslie Howard
Cierto día de primavera, estábamos en mi casa mi hermana y yo, limpiando y tonteando, cuando de repente llamaron a la puerta. Al abrir, quedé de piedra.
Frente a mi había una versión de Elliot Ness, aunque de era cuaternaria.
Traje negro a rayitas, sombrero, chaleco blanco hueso con una cadena de oro desde el bolsillo del pantalón al del chaleco.
Una cara sonrosada y dos ojos enormes, de un azul cielo, sobresalían, como huevos, mirando en distintas direcciones.
Detrás, en la calle recién asfaltada, un coche de museo.
Su brazo izquierdo se perdía detrás de una gabardina impecablemente plegada, su mano derecha se transformó en reverencia mientras sombrero y cabeza se me inclinaban y una voz saludaba:
-Baldomero da Silveira para lo que guste mandar!
Preguntó por mi madre, y cuando supo que estaba trabajando, preguntó por mi hermana, y solo cuando se cercioró de que no estaba sola en casa, accedió a sentarse en los sofás de nuestro salón.
No estaba bien que una señorita recibiera un hombre en casa, si estaba sola.
No pude evitar la risa, ese señor que yo tenía delante, para mi era cualquier cosa, menos un hombre.
Yo aun tenía la suerte de ser estupidamente jóven y sentía que cualquiera de mas de 25 era un viejo, asi que cuando a fuerza de insistir, logré saber que “los algunos años mas que usted” eran 65, me quedé helada, escuchando a éste señor que me prometía volvería a las tarde, cuando estuviera mi madre “porque todo lo que se venía era algo que debía ser tratado con seriedad”
Que me quedara tranquila, que ni bien nos casáramos, sus propiedades en el campo, sus casas en la ciudad y en la capital y demás bienes, estarían a mi nombre. Que no había de que preocuparse, porque tenía dos hermanas, una monja y otra ya fallecida, de la que había sobrinos con los que no había relación.
Evidentemente yo seguiría estudiando, y mi madre y mi hermana podrían irse a vivir con “nosotros”
Pero bueno, los detalles ya se hablarían.
Pidió permiso para besar mi mano y marchó.
Medio barrio corrió a mi casa.
Cuando mi madre llegó, intenté explicar lo que sucedía, pero el hombre estaría pastoreando su llegada, porque ni cinco minutos habían pasado que la `puerta sonó.
Detrás de un ramo de claveles, estaba él y su descabellada (para nosotras) propuesta.
Mi madre cerró la puerta y solo podíamos escuchar palabras como “viuda”, “respeto”, “tiempo”, “cuidados”, se mezclaban con planes de cambio de vida, seguridad, cariño.
Siempre me he preguntado por el orígen del extraño humor que tengo, pero al recordar la respuesta de mi madre, tengo atisbos:
-Usted quiere casar con mi hija? De ésta familia, con la única que iría mas o menos bien, es con la abuela!
Y le sacó con cajas destempladas.
A poco recibí una carta breve, en la que me decía con su sempiterna caligrafía, que era una pena que unos pocos años separaran a dos almas que tanto tenían que hablar. Me hizo prometer (algo que no cumplí) que si un día necesitaba algo le buscaría.
Muchos años después, cuando andaba con la selección uruguaya de futbol por el mundo (eso es otra historia), conocí a uno de sus sobrinos, célebre comentarista de radio, inevitablemente le conté la historia. Se rió mientras decía:-De mi tío Baldomero, espero cualquier cosa, pero si se puso a tus órdenes, ahí seguirá, porque no volvió a casarse.

No se que es de él hoy en día, si es que es.Solo que al dar la vuelta en una calle, me tropecé con un traje negro a rayas y el reflejo de una cadena de reloj y fue inevitable el recuerdo.
Aun hoy cuando vuelvo al barrio, alguan de las vecinas bromea, con el día “que pude salir de pobre y fui boba”. O lo que ellas creen, que al fin y al cabo, no importa.

 
0

Paseo por Compostela

Publicado por Sole el 30 Abr 2009 en Diario, Miradas, Mis barrios


Entre la temporada estresante de trabajo, acabó el Día del Libro y se viene el de las Letras Gallegas (si el nuevo gobierno lo celebra porque vamos de dislates en dislates estos días con la lengua) no he tenido minuto para disfrutar de la nueva cámara.
Desde hace días quiero ir a ver unos polluelos que nacieron, pero el sol no se deja ver y anoche quise retratar Santiago, pero la lluvia y el exceso de luz me espantaron.


No me había fijado lo iluminada que está la ciudad, no encontré un rincón por la zona Vieja que no tuviera una farola. Malos tiempos para los amantes furtivos, los valientes caballeros que roban besos, las damas libertinas y los fotógrafos en ciernes.
Vivimos la época del temor a lo que no vemos. Hay que iluminar para saber la cara del que viene o del que va.
Ya se sabe, en las sombras solo hay peligros que acechan y malos perversos.
Basta con ver la actitud de mujeres nerviosas por los garajes de ésta ciudad, saben que eres su vecino, pero igual se demoran dentro del coche hasta que hayas subido al ascensor. El pobre Manuel ha tenido que habituarse a ver como le huyen señoras cargadas con bolsa de compra, el marido de Alina, que aunque trabaja en Hacienda tiene cara de guardia civil ha visto como los nervios atacan a algunas personas ante la sola posibilidad de tener que entrar a un mismo portal.
Horror de época que nos genera desconfianza el que vive al lado, pero le damos nuestra vida a Facebook.
Tiempo de muchas luces, si, pero externas, porque por dentro estamos a oscuras, no somos capaces de ver las manos que se pueden tender bajo la lluvia, bajo las madreselvas, en los soportales.
Una noche de apagón, no nos vendría mal de vez en cuando. Para conversar bajito, para encender velas que no iluminen mas allá de la mirada. Para ver lo que hay que ver de verdad.Para saber que:
Cando calas
calado me dices
que as horas sin fala
son horas felices





 
0

La única margen del río- Oscar Calavia

Publicado por Sole el 8 Ene 2009 en Diario, Mis barrios

“Ismael recuerda que un día fue algo más que un rey y algo menos que Adán, que llegó pobre al fin del mundo y pobre salió de él, que fue esclavo sin saber y cazador de esclavos sin querer, embajador de un anticristo filantrópico, traductor y traidor; que tuvo un mundo sólo para sí, y lo perdió. Todo eso era posible en la Amazonía de principios del siglo XX, cuando el boom del caucho puso frente a frente, con una violencia inédita, la civilización industrial, con su tropel de codicias y deseos, y una selva aún oculta en las fuentes del mayor río del mundo.”
Estas frases se pueden leer en la contraportada de “La única margen del río” el libro de Oscar Calavia, finalista del I Premio de Logroño de Novela. Un libro que pese a sus numerosas páginas me leí casi de un tirón.
Oscar Calavia es antropólogo y vive en Brasil desde hace mas de 20 años. El autor convivió con los indios de la tribu Yaminawa para la elaboración de su tesis doctoral y saber esto lleva por momentos a pensar que la novela tiene un punto autobiográfico, pero llega un momento en que eso da igual.
La prosa con que está escrito el libro, al igual que el Amazonas con su fuerza, te envuelve y arrastra desde su nacimiento hasta la profundidad de la selva. El protagonista, joven, inocente y con la única virtud visible de aprender idiomas con una facilidad pasmosa, saldrá de su patria natal buscando fortuna en la época dorada del caucho. Pero desde su arribo a Belén, las cosas se suceden contra corriente. La prometida fortuna de su tío, se pierde bajo las faldas de una mulata impactante y su destino pasa a ser escrito por un misterioso alemán que sueña un mundo perfecto en el corazón de la selva.
La decadencia del caucho, la lucha de los indígenas por mantener sus culturas y sus territorios, la búsqueda del amor a través de cartas que llevan sueños enigmáticos y un final a la altura de las mil y una peripecias contadas, hacen de éste libro uno de los que más me gustaron del 2008. Una pena que no llegue a las listas de superventas.

 
0

Al pó’ acaramelado el pó’

Publicado por Sole el 4 May 2008 en Diario, Mis barrios


Fotos: Fiesta de la Ascensión de Santiago de Compostela

Mi tío Gladys era la vergüenza de la familia. Si, he dicho tí-O y he dicho Gladys.
Por quien sabe que cuestiones del calendario o de algún almanaque del Banco de Seguros, mi tío llevaba el nombre que mejor le iba a una mujer.
Lejos de incomodarle, a él ese nombre le llenó la vida de aventuras. Allá por los 70 hasta le costó alguna calaboceada, cuando los milicos lo paraban en los ómnibus de la Cutcsa para pedirle documentos y él para no dar explicaciones, cogía de la mano a mi tía Celina y con toda calma decía para sonrojo y bochorno de los demas pasajeros: -Soy una mujer atrapada en cuerpo de hombre.
Adoraba llevar el bolso de mi tía en bandolera, ponerse anillos y pendientes y mas de una vez salió a la calle con los vestidos estampados de mi tía, que para escándalo del barrio lo presentaba como su hermana que había llegado del campo.
Para atacar de los nervios a mi madre, atravesaban Montevideo de esa guisa, o incluso la citaban en el Sorocabana, o en la cafetería del Centro de Militares, o de compras en la vieja y desaparecida tienda Soler.
Mi madre huía dejándonos en manos de estas dos “señoras” que nos llenaban de caprichos y de cosas que “comprábamos” sin pagar.
Aún hoy anda por los cajones de cubiertos de mi madre, una cuchara de mango largo que a mi me gustó mucho en La Pasiva y que mi tío “guardó” en su bolsillo para mi, unos libritos de aquellos gordos que pasando las páginas rápido se veían figuras en movimiento, un bolsito de la Pantera Rosa, una pulserita de “brillantes” y seguramente el tiempo y las mudanzas han perdido muchas mas.

Dos por tres había que ir a buscarlo a la comisaría. Durante una temporada se dejaba el pelo corto y se “comportaba” pero a poco volvía a las andadas.
Sabía hacer con tubos de papel higiénico y trozos de cartulina, unas gallinitas que tirando de un cordel que tenían debajo, cacareaban, en serio.También hacía unos perritos que saltaban y unas cucarachas de lata que rebotaban por el suelo, ah y un ratón de estropajo que marchaba a toda velocidad por entre las piernas.

Pero lo mejor era ir al Parque Rodó, alli todo el mundo le conocía: “Antes que te lo lleves, te lo doy” le decían. El reía con su risa grande y para dar las gracias les recordaba: No te olvides de jugar al 568, fija que sale , pero por si acaso, cabeza y siete. (Una modalidad de jugar a la quiniela uruguaya cubriendo mas posibilidades de acierto)
Mientras mi hermana y yo, veíamos como nuestros tesoros crecían. Peluches, globos, algodones de azúcar, garrapiñadas. Boletos y mas boletos para subir a los trencitos, a la calesita, a los autitos chocadores.
Helados, mirindas, franfurters, pororó, de todo.
Luego un empacho que no veas.

Ya en casa, mi madre rezongando “porcomometraeslasnenasGladys”, su risa cómplice detras del enfado de mi madre y nuestras carcajadas contenidas frente a las morisquetas que hacía a su espalda.
Luego se despedía avisando que si acertaba la quiniela, nos venía a buscar para ir a Disneylandia, que ese si era un parque.
Nos decía Blancanieves morenas, princesas, damitas. Nos llenaba los domingos de viajes a la fantasía. Un neumático era un carruaje y un saco de arpillera una alfombra mágica.
Un día el recuerdo que se llevó de un sitio, fue mas grande de la cuenta y desapareció de nuestras vidas una temporada.
Cuando lo volví a ver, estaba tan mayor que lo único reconocible era su blanca y ancha risa. Sus dedos quisieron hacerme un malabar, pero ni eso. La tristeza le llenó los ojos de lágrimas y yo miré para un costado, disimulando.
Había feria en Paysandú ese día y lo llevé por entre los puestos. Le compré garrapiñadas, nos reímos de los globos que ya no eran tan brillantes como antes, tiramos dardos, no acertamos nada y haciendo honor a que era la Semana de la Cerveza, brindamos con una jarra de Norteña.
Llegaron mis amigas, él se despidió, diciendo que ya pasaría por mi casa.
Lo vi perderse entre la gente y de repente giró, enseñándome como en la parte de dentro de la chaqueta, brillaba la jarra de cerámica que había que comprar de souvenir de la Semana:-No olvides jugar al 568…

Años mas tarde, en el bar de Bella Vista,el Fino, el Negrada, Pocholo y otros celebraban llorando y riendo.
-Nena, se murió el Gladys y salió por fin el hijo e’ puta del 568 a la cabeza.

En Santiago, es la Fiesta de la Ascensión, paseamos intentando que mi ojo inexperto de fotógrafa encuentre enfoques, Manuel me compra garrapiñadas y de repente un viento de risa blanca me pasa al lado.

Si me lee alguien de Uruguay, que juegue al 568, por si acaso, cabeza y siete.

Pororó o pop en Uruguay- Palomitas de maiz en Costa Rica, Nicaragua, México, cotufas en Venezuela,pochoclo en Argentina,rositas de maíz en Cuba , me dice mi amiga Maray que en Brasil pipocas,etc, etc.

 
6

Que la inocencia te valga!

Publicado por magago el 28 Dic 2007 en Diario, Mis barrios

Eramos una barra (pandilla) de lo mas variopinta. Edades, gustos, familias, culturas, ideas políticas ( que con esos pocos años ya las teníamos), sin embargo nos unía algo que aun perdura en nuestras memorias. El “campito”. Ese terreno de varias hectáreas que había sido el jardín y la huerta de una casa colonial de las afueras de Paysandú, pero que los años y el crecimiento de la ciudad había dejado en pleno barrio INVE. La Casona, le llamábamos, alli tuve mi primer escenario, montada encima de la tapa del sótano que sobresalía un metro del suelo y creaba el proscenio ideal, alli vivía Patricia, la que me dejó huérfana de hermana cuando la carretera se la llevó, alli nació MOPI, mi primer trabajo solidario y cuna de mi primer cuento, alli transcurrian nuestras tardes.
Y nuestros días, en verano.
El 28 de diciembre nos pillaba en unas recién estrenadas vacaciones, lejos quedaban las túnicas, los cuadernos,los horarios.
Ya había pasado la desilución de que el recién conocido y foráneo Papá Noel nos dejara solo unas medias o unos coleros con cintas para el pelo. La revancha vendría en Reyes.
Desde la noche anterior, teníamos pequeños debates sobre cual sería la broma del día.
Pero mas allá de “brillantes” ideas, ni en nuestras mas optimistas tramas hubiéramos esperado encontrar en la calle la genialidad que nos daría “él día”.
Ya no recuerdo si fue Favio o Sergio, el que llegó primero a casa, corriendo, sin aire. Pasamos por lo de Alicia y nos quedamos de boca abierta cuando vimos entre las hierbas de la vereda, una víbora descomunal. Gorda, brillante, blandita.Algún camión de los que estaban construyendo la avenida le había matado, pero casi ni se le notaban las ruedas. Morbosidad infantil.
Las manzanas ocupadas por La Casona, estaban rodeadas de veredas de baldosas rojas, pero casi todos los vecinos habíamos trazado caminos de través entre las hierbas que crecían altas y gloriosas. Gloriosas para nosotros, porque alli nos escondíamos por la nochecita a recoger grillos, bichos de luz, a contarnos secretos o a pensar en el “queseríamosdemayores” Pero ese día nos servirían de camouflaje. Nos apostamos a ambos lados del camino, con asco atamos una soga a la cabeza de la víbora. Alli esperamos a que cayera la primera victima. Las niñas que ese día tenían faldas, esperaban a la entrada del camino para dar el aviso. Los demas esperábamos al final para dar el remate a la tarea.
Ya no recuerdo cuantas personas recibieron el susto de ver zigzaguear una víbora delante de sus narices, si que recuerdo los saltos de metro, los gritos, las espantadas y finalmente las carcajadas cuando el grupo del final los recibía con un: -¡Qué la inocencia te valga! Coreado por risas y grititos nerviosos.


Despúes el vascolet y las galletas María, soda Kraker, para Alejandra que ya daba señales de finolis, y el raconto de las mejores expresiones de susto. Daba igual que el cuerpo nos ardiera de bichos colorados, el día había sido un éxito. Habíamos hecho inocentes a muchos.

Los años pasaron y la vida nos ha ido haciendo gamberradas que nos han ido quitando la inocencia a nosotros, ya no se que es de la vida de muchos de lo que por alli corrimos, sin embargo, se que hoy seguramente todos estaremos recordando esa tarde y lo hermosamente ingenuos que todavía eramos. Y seguramente la telaraña invisible de nuestras risas nos unirá durante un minuto.

 
0

Tras da Estación do Tren

Publicado por magago el 8 Nov 2006 en Mis barrios

nighthawks_home.jpg

A Comella que cree en historias imposibles

Cuando llueve, ni los fantasmas salen a la calle.
Por lo menos los de mi barrio. Tal vez estos sean de una especie débil y pusilánime, que a la primera señal de gotas celestiales se esconden por los vericuetos de los muros y los canalones. No lo se. Tal vez simplemente han hecho un voto de noservistos bajo ningún concepto, o tienen catarro tempranero. Algo debe sucederles, porque soy de las que me niego a negar (redundancia válida) su existencia.
Un barrio que tiene un manzano rabioso, una historia de amor por trimestre, gatos de cuatro colores y balcones donde asoman viejas de deshabillé negro con puntillas y cigarros con boquilla, chinos que parecen el mismo pero no los son, zíngaros rumanos sin rasgo de romanticismo, una galería comercial que no vende nada mas que conversación, un taller de serigrafía, un instalador de suelos radiantes y un bar, cerrado a cal y canto, tiene que tener fantasmas.
No crean que no hay bares abiertos, aquí se cumple la regla española de cada cinco casas un bar., si es por tener, hasta Salón de té regentado por dos hermanas que no quisieron estudiar ni peluquería ni corte y confección, tenemos.
Pero asi como está esta regla no escrita, pero cumplida a rajatabla, creo yo, que hay otra que dice que cada cinco casas cerradas, hay un bar…cerrado.
Vivo tras la Estación de trenes,y eso es algo que se puede constatar con los cinco sentidos, así que no entiendo como frente a tal evidencia el dueño, allá por el año catapún, le puso el ubicuo nombre de “Tras da Estación do tren”.
La calle es estrecha y poco iluminada, si se viene del centro, a la derecha quedan las casas y a la izquierda las vías del tren ocultas por un alto muro de piedra a su vez cubierto por hinojos que perfuman la noche,laureles,manzanos , membrillos y un impertérrito toxo.
Cada dos casas, la calle se ensancha, conformando aparcamientos para tres o cuatro coches, que parecen jugar a las damas y moverse solos de sitio.
No suelo encontrar a nadie caminando por allí, y si lo hay es para correr a su coche, mirar con aprensión a los lados y salir pitando. De cuando en vez esta detrás del contenedor (ese que cada mañana esta en un sitio distinto de la calle) el hijo de la del tercero del número 34 fumándose un porro. El también cree en fantasmas. Por eso nos sonreímos, no por otra cosa.
El edificio nuevo que han construido en el barrio y que ha traído decenas de vecinos nuevos, yo incluida, ha puesto en movimiento el viejo engranaje del bar abandonado.
Mientras sucedía la segunda reunión de comunidad, mientras se debatía de persianas, pasillos y zonas comunes, la puerta del bar se entreabrió apenas, no porque los fantasmas no puedan hacer uso de su condición atraviesaparedes, sino por nostalgia de recordar lo que se siente al ocupar un espacio. Lee más…

 
18

Manzano rabioso

Publicado por Sole el 24 Jul 2006 en Mis barrios

manzanos.jpg

Vivo tras la estación de tren. Y lo que podría haber sido una calle como cualquier otra, día a día se me descubre como una pequeña Fantasia ,a la que cual temeroso Bastian, me asomo cada mañana,para ser testigo de las pequeñas maravillas que alli suceden.
Un lado de la calle tiene casas de construcción olvidable y gris,de esas que surgieron por toda Galicia en los sesenta.Escasas macetas infértiles. Alguna que otra puerta cerrada a cal y tiempo y un contenedor verde militar que misteriosamente cada mañana ha cambiado de sitio. Cada dos o tres portales la acera se mete para adentro dejando huecos para cuatro o cinco coches en bateria.
El otro lado, el que da a las vías,es un bosque animado. En este bordillo aparcan los trabajadores que a pie van hacia el centro. Aqui sucede la historia de Berta y Daniel,que les vengo contando y que como vereis les he puesto nombre.
De forma ordenadamente errática crecen olorosos hinojos,sauces,laureles (loureiros),incipientes castaños (castiñeiros),rosas rojas como besos y un manzano…rabioso.
De otra manera no puedo explicar el implacable llamado de atención que este árbol hace cada vez que paso. Me asomo a la calle y comienza a soltar sus frutos olorosos y de un considerable tamaño, sobre los techos de los coches alli aparcados. Al principio pensé que era casualidad,el viento o un angel,pero hoy a la mañana,envuelta en la niebla que solo aqui puede perdurar por las calles a las once de la mañana,alcance a comprender el mensaje.
¿Cuál es el destino de un árbol que da frutos? Imagínense manzanos,imaginen su doloroso proceso de abrir en mil bocas blancas cada milímetro de vuestra piel,para regalar envuelto en el perfume de una flor perfecta de cinco pétalos,el botón verde de una fruta.
Imaginen el mimo y cuidado para repartir equitativamente la savia,el viento y la lluvia.Imaginen el orgullo de ver como cada rayo de sol, da tibieza y hace crecer tus retoños.
Imaginen que cuando estan a punto,en su hora,vestidos de gala,con la mesa puesta,por asi decirlo,no llega nadie.
No hay mano que envuelva con sus dedos y pegue el tirón que matando da sentido a la vida.
No hay labiodientelengua que se sumerja en el zumo agridulce y abundante de la plenitud.
No hay suspiro,regocijo,sed apagada,hambre saciada.
Y entonces llega la rabia.El dolor de ser y no estar.
El arañazo hondo de la indiferencia.
El ver que tanto esfuerzo no es visto por nadie.
Y los dos caminos. El de aceptar las cosas como son y resignarse a que sea lo que tenga que ser.
O el rebelarte y aunque solidas cadenas te atan a la tierra, elevar los brazos-ramas y sacudirte la impotencia,llamando la atención,pidiendo a manzanasos-gritos un segundo de mirar hacia arriba,hacia aqui estoy yo.
Y que suerte que está, esta semana en casa, hay tarta
y mermelada de manzanas.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.