1

Ruta por el Río Arnoia

Publicado por Sole el 26 Abr 2014 en Diario, Miradas, Mis viajes

Aprovechando los días que se alargan nos acercamos a Ourense, a realizar una ruta. Gago sabe que me gusta mucho andar cerca de ríos así que buscó una que tuviera algo de monte, algo de río, arqueología y paisajes bonitos.
A mi gusto, que llevo una temporada larga agrandando la cintura y relajando las piernas, la ruta se me hizo larga, 14 km
Principalmente porque la original es líneal y nosotros la hicimos circular para no tener que andar con dos coches.

Salimos de Escudeiro, dejando a un lado el viñedo mas pequeño del mundo y el espantapájaros mas xeitoso.

Mientras la ruta va por el río la cosa está maravillosa, luego el paisaje se vuelve monótono, con poca sombra y sin mucho interés.
Llevo muy mal lo de andar por andar, que ya se que hace bien y todo eso, pero llevo unas temporadas de tanto cansancio, que lo que menos me apetece es cansarme mas en mi día de descanso :)

Así y todo,fue chulo, no deja de ser grata esa mezcla de dolor en las rodillas,respiración agitada y el pensamiento libre de mil cosas porque solo eres capaz de pensar “un pasito otro pasito,un pasito otro pasito” como en el cuento de Tomie de Paola

Creo que es necesario el aviso de que un tramo de la ruta se realiza por un antiguo canal de una presa hidroeléctrica abandonada. En temporada seca, no debe de haber problemas, pero éste año el invierno ha sido como ha sido y el Arnoia baja caudaloso, tanto que el tramo de canal donde se empieza el recorrido al lado del agua, esta inundado. Con calor se arregla caminando por el agua, pero en invierno…
No son mas de cien metros y allí que nos metimos, Gago por el agua y yo por el murete. El agua saltando y girando a mi derecha tenía un efecto hipnótico.

Después de eso, todo es disfrute de verdes increíbles, con mas amarillo, mas verde, mas marrón, una explosión de colores en ésta primavera que tanto extrañaba.


Las flores de brezo se mezclaban con las xestas, los “maios”, los manzanos, membrillos, y mil mas que no conozco, creando un festín para las abejas.


Luego la ruta discurre por unas pistas forestales y uno no tiene mas remedio que pensar “que bonito está el bosque cuando tiene sus especies autóctonas en vez de esos eucaliptus y pinos que llenan todo de ruido de motosierras y tractores”

Al final de la ruta, nos encontramos con una señora con los años del tiempo que nos habló de sus hijos que eran “funcionarios” en Santiago, de las fiestas de la Ermita, de un sobrino que era alcalde…y mas que hubiera contado si no nos despedimos.
Al llegar a Escudeiro, un vecino bromea conque no nos perdamos en un sitio tan grande!.

Pasamos debajo del precioso cruceiro, observo una vez mas el detalle de la serpiente gravada en la piedra, aspiro el aroma de mis adoradas glicinas y me guardo en la memoria el vestido nuevo que tiene el campo estos días.

Información de ruta, aquí.

 
0

San Antolín de Bedón

Publicado por Sole el 6 Abr 2014 en Diario, Miradas, Mis viajes

Volvíamos el otro día de presentar el último libro de Manuel, en el País Vasco, cuando un cartel en la carretera nos llamó la atención y nos hizo un regalo.
Luego de muuuchos años, por fin se está terminando la autovía del Cantábrico, así que decidimos volver por arriba, investigando tramos que aun no hemos visitado.
Un letrero oxidado y lleno de musgo indicaba Monasterio de San Antolín de Bedón. Y alli que entramos.

En medio de un prado verde brillante, salpicado de florecitas, las ruinas de un monasterio y de varias edificaciones.

Al llegar a casa busco su historia. No se puede decir que hay una, porque segun las diversas fuentes que consulté, la cosa va de que fue fundado en el siglo, IX según unos, en el X y así sucesivamente hasta el XIII. Hay quien lo etiqueta de románico-bizantino, quien de románico-gótico…
Lo cierto es que si hay confusión en las fechas del Monasterio, la Iglesia, de Orden Benedictina no se queda atrás, porque en su interior tiene una inscripción (que no vimos, porque está cerrado) que dice que la iglesia es de 1205, otros que antes otros que después.

Ni siquiera en la leyenda de orígen hay consenso. Una versión es tremendamente piadosa y la otra malvada.
Así que les cuento lo que mas me ha gustado.
Parece ser que cierta vez, un perverso caballero, que deshonraba una y otra vez la orden de caballería a la que pertenecía, andaba por esos campos de dios y unos pocos, cazando.
Al cruzar el río Bedón, una hermosa cierva se le apareció en un prado y huyó por el monte.
Éste la persiguió hasta que le dio alcance y en el momento de matarla, solo vio una cueva y dentro de la misma una hermosa doncella que le pidió por favor que no lanzara sus flechas.
El caballero, prendado de los encantos de la moza, se arrojó sobre ella y la forzó, dejándola allí abandonada a su suerte.
A los pocos días volvió para volver a disfrutar de la belleza de la joven y grande fue su sorpresa cuando la encontró llorando sus penas en brazos de su prometido. Furioso les mató a los dos.
Pero a partir de ese día su alma no tuvo descanso. Confesó su pecado y en castigo se le encomendó construir un monasterio a orillas del río donde conoció a la joven y entrar en la orden para rezar por siempre jamás.
Pero cada tarde el monje veía una cierva que bebía agua en el río y le miraba, comenzó a esperarla en los prados,le hablaba, pero la cierva huía, una y otra vez, hasta que un día la cierva no regresó. Por mas que le dijeron que venía el invierno que moriría de frío, que debía entrar, el monje se quedó recorriendo los senderos donde la vio la primera vez.
Una mañana el monje había desaparecido, pero todos notaron con sorpresa que en el sitio donde se sentaba a esperar, había un árbol que un buen conocedor, podía asegurar tenía los mismos años que el monje.
Y allí sigue, esperando ver a la cierva regresar.

Ya saben si andan por la zona de Posada de Llanes, cojan el desvío a la Playa de San Antolín y allí a pocos metros encontrarán el Monasterio. Si se cuardan lleven una cesta y hagan un picnic en la desembocadura del río, en una playa preciosa, con la silueta románica a vuestras espaldas y el mar al frente.

Un apunte, el estado del Monasterio y de la Iglesia es bastante lamentable, he leído que hay gente reclamando su restauración y cuidado, pero mientras sigue en total abandono. Una pena.

 
0

Metamorfosis, una exposición sobre la animación mas vanguardista y menos conocida

Publicado por Sole el 3 Abr 2014 en Cuentos, Miradas


1928 – L’Horloge magique. Ladislas STAREWITCH
Si eres amante de la animación, si crees que el stop motion es cosa de ahora, si te miras todas las pelis de Tim Burton o Terry Gilliam, hay una exposición que no te puedes perder.
Metamorfosis. Visiones fantásticas de Starewitch, Švankmajer y los Hermanos Quay en el CCCB (Centre de Cultura Contemporània de Barcelona)
La exposición Metamorfosis, comisariada por la especialista en cine experimental Carolina López Caballero, presenta la obra de cuatro figuras esenciales del cine de animación: el ruso afincado en París Ladislas Starewitch (1882-1965), pionero de este género, el maestro checo Jan Švankmajer (1934) y los inclasificables hermanos Quay (1947), que muy recientemente han sido objeto de una muestra antológica en el MoMA de Nueva York.

1933-Fetiche-

Es la primera vez que la obra de estos cuatro artistas se presenta en profundidad en nuestro país, pero lo que supone un verdadero acontecimiento internacional es haber reunido en una misma propuesta la obra de estos animadores que mantienen entre sí
un diálogo explícito: los hermanos Quay se reconocen admiradores de Jan Švankmajer y los tres disfrutan de la compañía de Starewitch.
La exposición se mueve como un péndulo entre el mundo propio de estos artistas y su universo compartido, y se ha contado con la participación de Jan Švankmajer y los hermanos Quay, quienes realizarán una instalación específica para la muestra.
En total se exponen unas 550 piezas entre marionetas, dibujos, grabados, esculturas,
pinturas, pósters, fotografías, libros, etc.
Del 26 de marzo al 7 de septiembre de 2014 de Martes a domingo, de 11 a 20 h
Mas información

Menos mal que escucho Radio 3 sino uno ni se entera de éstas cosas maravillosas, ahora solo resta coger un vuelo barato a Barna :)

 
0

Todo amor es igual

Publicado por Sole el 22 Feb 2014 en Diario, Miradas

Todos tenemos en nuestra mente, imágenes perfectas, maravillosas, de amores de esos que te alteran el pulso y estremecen la piel.
Piensen en una ahora mismo.
Si eres hetero, en la imagen hay un chico y una chica, si eres gay, estará alli tu ideal de belleza. Sin embargo esas imagenes, las del colectivo de lesbianas, gay, bisexuales o trans no aparecen nunca publicadas.
Vemos fotos reivindicativas, o de denuncia, o sexualmente explícitas, pero rara vez escenas románticas, bellas.
Por eso Braden Summers que tiene mucha experiencia captando el romance con un solo click, cansado de que su comunidad homosexual fuera tergiversada por parte de los medios gráficos – o peor aún, que estuviera completamente ausente, decidió tomar cartas en el asunto.
Reunió mediante crowfundin 25.000 dólares y viajó por todo el mundo para crear escenas románticas dramatizadas, protagonizadas sólo por parejas homosexuales.

Su primera foto, fue tomada en un icónico puente de Londres.

Pero su periplo siguió, y quiere que siga, para demostrar que “Todo amor, es igual”

En el latir, en el soñar, en la belleza de los momentos compartidos.

Gracias @AnaPonte_

 
2

Magia en los fotomontajes de Leszek Bujnowski

Publicado por Sole el 28 Nov 2013 en Diario, Miradas

Inundada por el trabajo fascinante de Leszek Bujnowski

Andaba deambulando por la red, cazando información para seguir aprendiendo en éste nuevo oficio que me ha regalado la vida, la fotografía. Y me he encontrado con algo que me ha maravillado.
Yo que no soy nada de photoshop, al ver ésto, me reconcilio.
Esto es arte, ésto no es disfrazar, ésto es sacar a a luz fantasías ocultas en una madera vieja, en un paraguas, en un gramófono, en una silueta.
Disfruten.

 
0

Fragas do Eume, un bello renacer verde

Publicado por Sole el 17 Nov 2013 en Diario, Galicia, Miradas

Tengo un cariño especial por éste bosque, fue el primero que pateamos juntos Manuel y yo. Así que como toda Galicia, el año pasado, viví con el corazón encogido los momentos terribles en que las llamas lo azotaban.
Como muchos pedí y pido, que no pongan una mina a cielo abierto en su zona.
Como muchos, estos días de bosque en fiesta, me acerqué a escuchar como late su corazón.
Y late fuerte.
Es maravillosa la capacidad de recuperación de la naturaleza.
Es cierto que se pueden ver entre los helechos y hojas nuevas, troncos carbonizados, tierra que se ha movido de sitio, raíces al aire…
Pero no es menos cierto que el bosque se esfuerza en renacer y enseñar su brotes nuevos.
Miro y me pierdo por laberintos de huecos y ramas que parecen abrazarse unas a las otras para decirse al oído:-ánimo, tu puedes, estas bella, sigue así.
El pisar sobre las hojas húmedas es una nana que acompaña el sueño dorado que poco a poco se instala.
Paso la mano por los troncos y siento los susurros de los sueños que se gestan en la sabia nueva.
No hay mejor regalo que caminar entre los árboles que conversan lento, escuchando el sonido cristalino de los miles de caminos de agua que se precipitan monte abajo para caer entre saltos en el Eume.
Las setas se abren lentas, las gotas de lluvia se demoran en las pestañas de las hojas y poco a poco la alfombra inmensa de musgo y líquenes recoge mis prisas y me devuelve la paz y la alegría.

Un álbum mas completito

 
1

El camino de la escuela

Publicado por Sole el 23 Sep 2013 en Diario, Miradas

Todos hemos tenido un camino para ir a la escuela. A veces en autobús urbano, otras veces en autobus del colegio, a veces en el coche de algun vecino o de alguna madre que recogía a varios, otras veces a pie.
A mi me toco un poco de todo, en distintas etapas de mi infancia, pero creo que la que mejor recuerdo es la de salir patita para que te quiero, desde mi casa, con los zapatos lustrados y el portafolios repleto de libros. Eran tiempos en que creías que cuantos mas libros metias al maletín, mas inteligente eras :)

El salir de casa siete y media de la mañana, en invierno era a veces un martirio, cada árbol acechaba y cada sombra se volvía un galopar de nervios hasta que llegabas a la casa de la primera de las amigas que recogías para ir a la escuela. Luego en cada cruce se sumaban otras y otros amigos y llegabas corriendo, sonriendo y sin temores a la clase.
A veces tenías que pelearte contra la lluvia con un paraguas que se daba la vuelta y unas botas de lluvia demasiado grandes, otras veces te tocaba salir corriendo con algun perro prendido a los talones, batallitas para contar a la hora del recreo…

Pero hay niños en el mundo que su camino de la escuela es a veces una verdadera odisea. Horas a caballo, en burro o a pie. Cruzando desiertos, ríos o precipicios.

Ésto y más es lo que intenta contar en esta película el director Pascal Plisson,que filma a cuatro niños de cuatro países diferentes, India, Kenia, Marruecos y Argentina en sus difíciles viajes a la escuela.
Durante tres años Plisson buscó los niños adecuados, conoció sus familias, sus vidas. Finalmente durante cuatro meses acompañó a cada uno.
Al principio tenía previsto una voz en off que narrara lo que iba sucediendo, pero a medida que los niños se habituaron a las cámaras, sus diálogos, juegos y canciones demostraron la calidad de perfectas “perlas” y decidió dejar el sonido real.


Cuando se le pregunta si deliberadamente eligió niños con hermanos, él explica que en muchos sitios es muy peligroso para los niños, ir solos a la escuela. Hay riesgos de abusos, de secuestros, tanto por tráfico de órganos como de matrimonios forzados a niñas muy pequeñas. Por eso algunos hermanos mayores siguen yendo a la escuela, por la seguirdad de los pequeños.
Cada historia podía ser una película, pero ha preferido mantener el tono coral para mostrar que pese a ser países y culturas diferentes, hay un latir común. La necesidad de educarse y lo duro que puede llegar a ser en muchos sitios. Tan duro como defender la vida misma.
Ojalá tengamos esta película por aquí.

Gracias Gagus :)

 
0

XX Xantanza- Puro mar-primera parte

Publicado por Sole el 2 Ago 2013 en Diario, Galicia, Miradas


Los Foucellas, avisaron que venían desde Chile, y en éste año donde parece que los Blogastrónomos andamos de mala pata (literal) los usamos de pretextos, para celebrar nuestro XX Encuentro en torno a una experiencia gastronómica.
Siguiendo la línea de una experiencia previa a la comida, decidimos visitar el Parque Nacional del Archipiélago de Cortegada.
Reservamos sitio en en Corticata Turismo y allá que nos fuimos.
Normalmente no soy muy partidaria de las visitas guiadas, pero en éste caso, me llevé una grata sorpresa,ya que Luis, el guía, fue francamente ameno, cordial y narró la visita con entusiasmo.

Luego de poner pie en la isla, nos acercamos a la Ermita de los Milagros, ahora abandonada. Supo ser hospital de peregrinos y hasta cocedero de mejillones. Acontecimiento que aprovecharon los dueños para pregonar que sus mejillones eran mas ricos que los demás por contar con bendición especial :)


La isla sorprende con una inmensa variedad de verdes.
A medida que caminas por el sendero que la bordea, los árboles se agrupan por especies. Pinos, laureles, eucaliptos.
Frente a la isla Malveira hay un pino enorme, que segun la gente de la zona, cura de aires y otras dolencias,solo dando tres vueltas al tronco. El bosque de laurel, es un enrejado en tonos marrones, negros y verdes. La luz se filtra entre las hojas creando un efecto irreal.
Los ejemplares de pino manso emergen entre los castaños y los pinos. Sus ramas semejan sombrillas gigantes.


Los eucaliptos contienen los vientos, creando en el interior de la isla un microclima, donde proliferan las plantas medicinales, las flores y hasta los escarabajos!
A un lado del camino, el Castiñeiro comepiedras, con sus preciosas formas.

Poco después aparecen las ruinas del pueblo que estan cubiertas de musgo y enredaderas.
El sol aparece de golpe iluminando la mañana.
Vemos como los pescadores recogen algas y nos despedidmos de Cortegada, pasando por Malveira para contemplar el cruceiro y atracar en el puerto de Carril, donde nos espera la segunda parte de una jornada especial.

 
0

Vivian Maier, cerrando un círculo.

Publicado por Sole el 8 Jul 2013 en Diario, Miradas

Miradas secretas

Creo que ya alguna vez he hablado de mi pasión por comprar álbumes y fotografías antiguas en cualquier mercado del mundo. Nada de gran valor monetario, esas quedan fuera de mi alcance…
Siempre con la ilusión y la esperanza de encontrar pequeños tesoros, como así ha sido alguna vez. Pero si anhelos guardaba, ahora los redoblo luego de tener noticias de un increíble hallazgo.
Un joven estudiante de arte, rebuscaba por subastas de barrio, negativos y fotos viejas para un proyecto artístico. Un viejo guardamuebles, remataba todas las existencias de objetos guardados durante años, por personas que pagan una módica cantidad para guardar objetos de los que no se quieren desprender, pero para los que carecen de espacio, esperando el día que la suerte o el destino les depare una casa mas grande.
Así fue como John Maloof se llevó a casa por 300 dólares 100.000 negativos. A poco de observar vio que el material no valía para el libro que quería hacer sobre su barrio y para desquitar un poco la inversión, comenzó a revelar y vender en Ebay algunas imágenes. Rápidamente le llegó el correo de un conocido coleccionista de arte intrigado por el altísimo nivel de las fotografías y preguntando si tenía mas.
Así comienza una historia de cuento, tanto es así que a la protagonista la llaman la Mary Poppins de la fotografía.
Vivian Maier, nació en Francia y en los años 30 al marchar su padre, pasa con su madre a vivir a en casa de una de las pioneras de la fotografía Jeanne J. Bertrand.
A los 25 años emigra a Chicago y aquí comienza la leyenda. Niños a quienes cuidó como niñera, la recuerdan como una mujer de ideas claras, socialista, feminista, vestida con chaquetas y grandes sombreros y eternamente con la cámara Rolleiflex al cuello.
No se llevaba bien con los adultos, solo con los niños, de ahí el mote que le han puesto.
Recorría las calles captando la vida casi invisible, borrachos, niñeras, vendedores, obreros, estampas únicas, de una luz increíble y de una narrativa tan clara que aun hoy pasados casi 50 años, uno tiene la sensación de viajar en el tiempo y de que a su lado va a llegar el vendedor del hielo, o el lechero y sus botellas de cristal.

También vivió en Nueva York y la historia se repite, llega incluso a grabar películas en 8mm, mientras crea una serie de autorretratos fascinantes.
¿Qué es lo que mas me llama la atención de ésta mujer? Que de los mas de 100.000 negativos que hay, han aparecido un par de cajas mas en alguna casa donde trabajó, Vivian no vio jamás el resultado de ninguno de sus cientos de carretes. Nunca tuvo dinero suficiente para revelar. Así que antes que dejar de fotografiar, prefirió archivar todo el material , exhaustivamente organizado y etiquetado, en espera de ese golpe de fortuna que le permitiera saber como eran sus retratos.
Los críticos de arte, enloquecen, las grandes galerías del mundo quieren exponer su obra y ella como tantos otros, murió, no solo pobre, sino además sin ver el universo que registró.
Miro lentamente sus imágenes y me enamoro de su mirada, de esa manera de saber captar luz, emoción, fuerza, ternura, soledad, abandono, rabia…
Imagino sus horas de soledad, en la habitación con llave a la que no renunció en ninguna casa donde trabajó, la veo mirando, acariciando tantos y tantos carretes, palpando, intentando leer en el celuloide, lo que sus ojos guardaron.
Cómo fotógrafa intento aprender cada día observando mi trabajo, desmenuzando, analizando encuadres, luces, texturas…
Vivian hizo todo ese proceso en su memoria y ahí radica la maravilla y el secreto, en que nada cambia, nada se convierte, nada se perfecciona, evoluciona o crece, si el proceso no sucede en nuestra mente. Si solo es una forma de mirar que no traspasa el horizonte de la pupila.
Llegar a la sencilla y radical idea de que no somos el ombligo del mundo sino que “Tenemos que dejar sitio a los demás. Esto es una rueda, te subes y llegas al final, alguien más tiene tu misma oportunidad y ocupa tu lugar, hasta el final, una vez más, siempre igual. Nada nuevo bajo el sol.”

Vivian lo llevó hasta el extremo de desaparecer detrás de la historia de los otros, tal vez no haga falta tanto, tal vez solo alcance con que nos demos cuenta, que al contar la historia de otros contamos la nuestra mas verdadera.

Desde hace un tiempo, dos o tres años, no recuerdo muy bien cuando empezó, escribo todos los meses para “Participando” la revista del MPP de Uruguay. Escribo sobre mis idas y venidas, cosas o gentes que descubro y que me apetece mostrar.
Hace un par de meses alucinada por la historia de una fotógrafa descubierta de manera increíble, escribí “Miradas Secretas”.
Hace poco, con motivo de ir por Madrid y Segovia, a uno por trabajo al otro a visitar a mi hermana gemela, me acerqué a Valladolid a la exposición que por primera vez en Europa, se presentaba en la Sala Municipal de San Benito.

Primera sopresa al llegar, la entrada era libre y gratuita. Luego una segunda,tercera y así hasta perder la cuenta.
Tener delante mi, sus carretes, sus sobres con letra menuda y diligente y esas imágenes, algunas conocidas, otras no, me dejaron deambulando en silencio por la galería en un mar de ideas que iban y venían. Aquí un velo, allí unos zapatos, aquí una sonrisa, allí un espejo, un reflejo…

Poder ver, casi tocar sus fotografías significó mucho, tanto como esas pocas veces en la vida en que un círculo se puede cerrar con un broche de oro.
Mas fotografías : http://www.vivianmaier.com/

 
0

Descorriendo cortinas verdes

Publicado por Sole el 25 Jun 2013 en Diario, Galicia, Miradas

Hace unos días paseábamos por Chacin, Outes (Galicia) después de hablar un rato con la señora Manuela,llegamos a la Ermita de Santa Leocadia y San Blas. Pequeña y cubierta de exuberantes helechos que las abundantes lluvias han vuelto casi salvajes y de un verde increíble.
Delante de la Ermita una pila en una piedra muy extraña. El nombre de origen tan antiguo, el enclave, el hecho de que por la zona se hayan encontrado aras y restos romanos, movieron el olfato de Gago a buscar entre el bosque autóctono que hay detrás.
Y allí entre árboles altos y frondosos, un regalo espectacular.
La luz se filtraba entre las ramas creando un efecto irreal.
Las fotos están tal cual fueron hechas, técnicamente sería mas correcto procesar y dar luces donde no hay etc,etc, pero así lo vimos y así enmudecimos ante tanta belleza.
He de volver en verano, con bañador. A perderme en esa poza que seguramente durante mucho tiempo, fue cobijo de conjuros, anhelos y ofrendas.
Un bosque que se llama Augabril solo puede ser refugio de leyendas.
Aquí mas sobre el sitio

Aquí otras fotos

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.