0

Nado, Iván Domínguez por fin en sus fogones

Publicado por Sole el 4 Feb 2019 en Diario, Epicúrea, Galicia

Tengo en mi memoria, muchos momentos imborrables, compartidos con Iván, de reír y de llorar. De alegría de emoción y también de alguna tristeza.
Pero si algo aprendí de él, fue la constancia.
En mañanas de fotografía en Casa Marcelo, me volví exigente conmigo misma.
Mejor dicho, no me sentí culpable con esa teima mía de querer mejorar siempre.
Con Iván era sencillo, porque nunca le vi una muestra de cansancio a la hora de repetir una y otra vez, un plato o una foto, si el resultado no nos gustaba.
No había límites, en tiempos en que todo el boom de la gastronomía empezaba, soñamos y se nos fue la pinza muchas veces.
Aún recuerdo la cara de la policía local cuando nos vieron colgados sobre una fuente de la Zona Vieja de Compostela, porque nos gustaba el chorro fresco y firme que agitaba las anémonas de un plato. O las quemaduras con nitrógeno para conseguir un efecto o las risas cuando algo quedaba como nos gustaba.
Y siempre la misma pregunta ¿para cuando tu restaurante?
La respuesta ha llegado ahora, con NADO, un local precioso en A Coruña. El Atlántico dentro, en la decoración y en los platos.
Y Galicia, su tierra, éste lugar del mundo con ventanas enormes al mar.
Comer en Nado es una celebración. No se la pierdan.
Gago y yo ya lo hemos celebrado.
En tiempos de consignas, de mensajes pseudo moralistas, de cocina espejo, puro ego y cristal, se agradece su “vuelta”, su mirada limpia sobre un producto fantástico y por sobre todo su buen hacer, esa mano sensible para presentar al comensal, comida, rica, sabrosa, de esa que te hace suspirar, reír y compartir con la persona que amas.
Deseo de corazón toda la suerte del mundo, para alguien que se ha pasado toda la vida trabajando y soñando.
Es tu hora Iván.
Adelante siempre.

 
0

Mi madre si que sabía ordenar…

Publicado por Sole el 22 Ene 2019 en Diario

Porque en los tiempos de mi madre no había Netflix, que la Marie Kondo ésta queda para la risa al lado del sistema de orden de mi progenitora.
Mujer que al igual que muchas cuando entraba en el cuarto de los hijos iba arramblando con cualquier cosa que le pareciera mugre. Léase restos de comida, papeles con corazones o ropa.
Me río yo de las siete categorías de la chica ésta, mi madre te dividía en decente o indecente según el grado de limpieza que demostrabas en tu ropa y aspecto personal, ya ni te digo en el de los armarios.
¿Qué cómo me sé lo de las categorías? pues porque me vi un capítulo, que no es cosa de criticar sin fundamento.
No sé que me pone más de los nervios, si la eterna paz que manifiesta o que se despida de cada camiseta.
Porque además ya os digo yo, que su método, claro que te deja todo ordenado, tirando, así cualquiera!
Dejando solo treinta libros. Ilusa!! Tengo sobre mi mesa de noche 38 pendientes.
Lo mejor es como llora la gente al pensar con los ojos cerrados sobre “qué es su casa”.
Que de verdad nos merecemos la extinción si para darnos cuenta que la casa es más que un lugar donde dormir, comer o hacer lo que quiera que haga cada uno en su morada, tiene que haber un programa de TV que nos ilumine.
Vivimos tan locos con hipotecas, horarios, trabajos que muchas veces no nos hacen felices (si lo tenemos) que no somos capaces de ver que el desorden no es solo cosa de la casa, tiene que ver con el “des-orden” de nuestras vidas.
Es cierto que ha quien acumula por demás, pero yo que soy de las de tener un abrigo que me dura años, faldas y blusas antológicas, ese sistema de solo tener en el armario la ropa de la temporada, no me va. Básicamente porque hay años que igual no compro nada. Que solo cojo lo que necesito.
Le doy la razón con lo de quedarte con esa ropa que te hace feliz. Por cómoda, porque te la tejió alguien que quieres, porque te recuerda un día especial.
Pero el resto del método…quien lo compre para estar a buenas consigo mismo, que me lo cuente!
Yo creo que tenía razón mi abuela cuando decía:- el que anda cagado, ahí donde vaya se lleva la mierda.
Que tener los armarios y la sala impecable para luego no hablar con tu gente y conectarte al televisor para aprender a como ser feliz, me parece a mi, una tontería de las buenas.
Que se venga a mi casa, que ya no tiene muro libre de tantos libros, que se venga a ver lo que es mi colección de entradas a Museos del mundo, de carteles de obras donde he actuado, los cacharros llenos de piedras de los caminos por donde voy pisando, las fotos, la colección de cajas, los caramelos, las velas, la tabla de planchar, Cloe y sus pelos y Gago y yo estomballaos en el sofá muertos de risa.
A ver como le explica eso la traductora.
Ilustra Katjee Vermeire

 
0

El año que Baltasar vivió en mi casa

Publicado por Sole el 6 Ene 2019 en Cuentos, Diario

Llegaron los Reyes, llegaron los Reyes! gritamos mi hermana y yo, corriendo por la casa, con el cuerpo lleno de emoción.
Habíamos mirado debajo del árbol y allí, sobre nuestros zapatos recién lustrados, teníamos un regalo para cada una.
Aún no eran las nueve pero el sol ya alborotaba las cigarras y el pasillo era una senda de líneas doradas que se enredaba en nuestras piernas.
Por experiencia ya sabíamos que en días así, mis padres estarían bajo la sombra del paraíso, tomando mate.
Fuimos a buscarlos para poder abrir los regalos juntos.
Adoraba la sensación de salir del túnel en penumbras que era la casa, al estallido de luz del patio en esos eneros calurosos del norte del país.
Me detuve en ese segundo de ceguera. Y ahí comenzó uno de los mejores años de mi vida.
Mi hermana lo vio primero y yo me di contra su espalda al retomar mi carrera.
Mis padres no estaban solos, con ellos, tomando mate y comiendo pan dulce estaba…Baltasar!
Nos miramos dudando. Pero seguía allí.
Era tal y como yo lo había imaginado, era tal como mi hermana lo había dibujado en la carta.
Negro, muy negro, negro azul!
Su lengua era roja.
Y sus ojos parecían dos caramelos de miel en un tazón de nata.
Lo miramos hipnotizadas, sin saber que decir.
Llevaba una camisa azul cielo y un pantalón arremangado en la pierna derecha hasta la rodilla.
Su cabeza estaba rodeada de una mata de pelo ensortijado negro y plateado.
Ante nuestra asombro, mi padre preguntó riendo:
-¿Les comió la lengua un ratón? Saluden a Baltasar. Tuvo un accidente anoche al repartir los regalos y ya iba el pobre tan dolorido que le hemos dicho que se quede unos días aquí que seguramente ustedes lo van a cuidar muy bien.
Lee más…

 
0

Tenemos que vernos más

Publicado por Sole el 20 Nov 2018 en Diario

 
0

Tharros y más cosas- Recorriendo Cerdeña

Publicado por Sole el 16 Oct 2018 en Cerdeña, Diario, Mis viajes

Y llegaron los fenicios!
Bueno en realidad el segundo día en Cerdeña fue un viaje por las antiguas civilizaciones.
Temprano salimos en procura de una iglesia paleocristiana. Gago sabía que en éste viaje me iba a meter romanos por un tubo, y sabedor de mi animadversión por los imperialistas, fue matizando el programa con otras épocas.
Pero lo de leirear (perderse por caminos detrás de un cartel que nos llama la atención) es algo que se nos da bien en Galicia y extranjero.
Un letrero anuncia que estamos en la tierra de los Gigantes de Parma, ante nuestra curiosidad san google nos informa y allá que agregamos otro destino al día.
En el camino descubrimos sin querer otra joya, San Salvattore en Cabras.

Por fuera una aldea de aquellas italianas que se usaban para los Spaghetti western, en medio de una plaza polvorienta, una capilla muy sencilla que dentro esconde un tesoro que ni promocionan o explican en casi ningún lugar.
Un santuario milenario que a lo largo del tiempo recibió cultos paganos que protegieran a los marinos. Los muros llenos de dibujos griegos, fenicios, romanos, musulmanes, todos pidiendo por su vida y sus naves, cuando se adentraban en aguas desconocidas.

Dos vecinas, rezan y conversan, mientras vigilan a los visitantes.
Todas las casas tienen delante bancos de piedra que seguramente al caer el sol, son testigos de charlas amenas.
Cuando llegamos a Tharros, el mar verde azulado pide a gritos un chapuzón, pero aun a riesgo de freírnos los sesos con el calor que hace, nos metemos al yacimiento.


Primero visitamos una preciosa iglesia paleocristiana, San Giovanni di Sinis (siglos VI-VII)
Lee más…

 
0

Ponte Puñide un puente romano sobre el río Mera

Publicado por Sole el 15 Oct 2018 en Diario, Galicia

Una ruta pequeña para hacer con los peques de casa, muy cerca de Compostela.
La senda botánica del Río Mera, con su precioso puente romano “Ponte Puñide”
Mientras hago las fotos que aquí os dejo, Gago se emociona contándome del vaso romano que aquí se encontró, un modio.

Una medida para cobrar impuestos. Y grabados en el vaso, están los nombres de las ciudades que pagaban. Un documento de la época que demuestra que lo de sacarte los cuartos no es solo cosa de ésta semana en que los autónomos pagamos el trimestre del IVA.

También apareció un genio, una estatua de un Pater Familia, como buen romano, un macho alfa que decidía sobre esclavos, hijos, patrimonio y mujeres.
No es mala idea que todo aquel que aun conserva resabios de éstas actitudes, se vuelva estatua y solo sea pieza de museo.
Por lo demás, un paseo bonito, para ver el otoño, dejarse llevar por la musicalidad del río, y estirar las piernas durante cuatro km. La ruta no es circular, pero si miran el mapa, se puede volver por otros sitios, o dar la vuelta con total calma, que el camino nunca es igual para el que viene que para el que va.

 
0

Cerdeña. Un verano azul

Publicado por Sole el 14 Oct 2018 en Cerdeña, Diario, Mis viajes


Para no romper con la tradición, un año más cambiamos el destino previsto para descansar en verano.
Creo que nos lo tenemos que hacer ver.Ésto no es ni medio normal.

El año pasado me enamoré de un libro del siglo XIX, escrito a dos voces y se me ocurrió que estaría bien reescribirlo, ciento veinte años después, pero la necesidad imperiosa de meter sol en nuestros huesos, nos hizo cambiar de rumbo.
Así que una semana antes, de los verdes campos de Inglaterra, viramos a las aguas azules de Cerdeña.
Un año más, en coche, como nos gusta, con la casa a cuestas.
Hay quien nos dice que lo del camping no lo ve cómodo.
¡Porque no va en el estilo fashion que nos gastamos los Gago-Felloza, que de cutres, solo fuimos la primera vez hace muchos años!
Después de mirar las pedazos de tiendas, sillones, cocinas y mesas que nos rodeaban, en el primer camping francés que estuvimos, allá que nos fuimos al Taratlón, aquí en Galicia aún ni olerlo y nos compramos todas las pijerías que vimos.

Desde aquella disfrutamos cómodamente cada noche, de ese momento, cuando recordamos lo que nuestros ojos vieron de día, mientras, por aquello de conocer bien el territorio, vamos probando los vinos locales bajo cielos inmensos de estrellas.
A media voz, con la piel llena de sol y aires nuevos.

De ésta vez, fuimos leireando, atravesando el país, evitando autopistas, para llegar a Barcelona a coger el ferry que nos dejaría en Cerdeña.
Lee más…

Tags:

 
0

Te acerco…

Publicado por Sole el 9 Oct 2018 en Diario

Durante la mayor parte de mi vida no he tenido coche.
Ni yo, ni la mayoría de mis vecinos de los barrios en que me crié.
Si había una emergencia, allá estaba el taxista.
Pero sino, lo normal era el ómnibus o el auto de Fernando…un poquito a pie y otro caminando.
Así que durante años he transportado cantidades enormes de peso de un sitio al otro, con lluvia, con frío, con sol, cansada, con sueño o simplemente anhelando llegar a casa antes de que oscureciera y los perros callejeros y los hombres perversos hicieran acto de presencia.
¡Cuantas veces soñé con un aventón que me ahorrara el camino!
Por eso hoy en día, que ya llevo miles de km recorridos con mi Micra, cada vez que veo gente en esperas largas bajo marquesinas que no protegen, siento una urgencia, que reprimo, de recogerles y llevarles a su casa.
Así que ayer, cuando al salir del dentista, me crucé con una chica, que con voz ansiosa y acento extranjero, me preguntó dónde estaba y como podía llegar a la Colegiata de Sar, no pude evitar hacer lo que hice.
Estaríamos a unos 20 minutos, pero dando un rodeo bastante lioso de explicar, así que al ver que la ansiedad de la chica aumentaba, en plan vieja del visillo, le pregunté por qué quería llegar hasta allí.
Cuando me respondió que estaba perdida y que debía recoger a su niño de tres añitos, que salía de la escuela y que ya casi era la hora, no lo dudé.
“Pensarás que estoy loca, le dije, pero si quieres, vivo cerca, tengo el coche aquí en el parking, te acerco”
Seguramente ella en otra situación hubiera dicho que no, pero dijo si. Y entre risas nerviosas, pagamos y salimos pitando.
El santo de los semáforos estaba de turno porque los cogimos a todos, salvo uno, en verde.
Cuando subo al coche, no sé el motivo, mentalmente siempre hablo con mi madre, supongo que como mi relación con ella nunca ha tenido mucho diálogo, relleno todos esos silencios con respuestas que nunca tuve.
Sobre que arranqué, sentí su voz diciéndome que cómo se me ocurría subir a una extraña que seguro en ese momento y con los pelos que llevo, debe de estar pensando que soy una asesina.
En las series policiales, siempre intentan calmar a las personas con anécdotas, así que me puse a contarle mi vida, para que viera que era una tipa normal, pero entonces me di cuenta, que eso mismo hacen los criminales para pillar incautas, además de que mi vida no es precisamente normal, así que me callé.
Pero entonces ella me contó de su niño precioso, yo le dije que era cuentacuentos, ella que era francesa y su pareja gallega, yo los años que llevo aquí, ella las semanas.
Yo le dije que adoro su país, ella que conocía el mío, bueno, no el mío, sino Paraguay, pero eso pasa siempre, se confunde la gente…
Cuando me preguntó donde podían ir a escuchar mis cuentos, le dije que en Santiago el 23 estaremos con las Cuatro Estaciones de Vivaldi, en la Anxel Casal…
-Pues lo teníamos marcado en el calendario para ir…y eres tú!
Si ese día no la veo en la sala, escucharé los te dije de mi madre durante días y si está y me sonríe, aunque me han educado para no hacer ciertas cosas, creo que me va a salir de nota, una bonita peineta…dedicada a mi señora madre :)
Ilustra Komako Sakai

 
0

Delicia!!

Publicado por Sole el 23 Sep 2018 en Diario, Galicia

Y abrimos la sandía!!! Sabe a sol, a rocío, a tierra nuestra…

 
0

La primera sandía de nuestra casa!!!

Publicado por Sole el 20 Sep 2018 en Diario, Epicúrea

Objetivo sandía, conseguido! Gracias a los consejos de La Huertina de Toni.

Copyright © 2019 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.