0

Tharros y más cosas- Recorriendo Cerdeña

Publicado por Sole el 16 Oct 2018 en Cerdeña, Diario, Mis viajes

Y llegaron los fenicios!
Bueno en realidad el segundo día en Cerdeña fue un viaje por las antiguas civilizaciones.
Temprano salimos en procura de una iglesia paleocristiana. Gago sabía que en éste viaje me iba a meter romanos por un tubo, y sabedor de mi animadversión por los imperialistas, fue matizando el programa con otras épocas.
Pero lo de leirear (perderse por caminos detrás de un cartel que nos llama la atención) es algo que se nos da bien en Galicia y extranjero.
Un letrero anuncia que estamos en la tierra de los Gigantes de Parma, ante nuestra curiosidad san google nos informa y allá que agregamos otro destino al día.
En el camino descubrimos sin querer otra joya, San Salvattore en Cabras.

Por fuera una aldea de aquellas italianas que se usaban para los Spaghetti western, en medio de una plaza polvorienta, una capilla muy sencilla que dentro esconde un tesoro que ni promocionan o explican en casi ningún lugar.
Un santuario milenario que a lo largo del tiempo recibió cultos paganos que protegieran a los marinos. Los muros llenos de dibujos griegos, fenicios, romanos, musulmanes, todos pidiendo por su vida y sus naves, cuando se adentraban en aguas desconocidas.

Dos vecinas, rezan y conversan, mientras vigilan a los visitantes.
Todas las casas tienen delante bancos de piedra que seguramente al caer el sol, son testigos de charlas amenas.
Cuando llegamos a Tharros, el mar verde azulado pide a gritos un chapuzón, pero aun a riesgo de freírnos los sesos con el calor que hace, nos metemos al yacimiento.


Primero visitamos una preciosa iglesia paleocristiana, San Giovanni di Sinis (siglos VI-VII)
Lee más…

 
0

Cerdeña. Un verano azul

Publicado por Sole el 14 Oct 2018 en Cerdeña, Diario, Mis viajes


Para no romper con la tradición, un año más cambiamos el destino previsto para descansar en verano.
Creo que nos lo tenemos que hacer ver.Ésto no es ni medio normal.

El año pasado me enamoré de un libro del siglo XIX, escrito a dos voces y se me ocurrió que estaría bien reescribirlo, ciento veinte años después, pero la necesidad imperiosa de meter sol en nuestros huesos, nos hizo cambiar de rumbo.
Así que una semana antes, de los verdes campos de Inglaterra, viramos a las aguas azules de Cerdeña.
Un año más, en coche, como nos gusta, con la casa a cuestas.
Hay quien nos dice que lo del camping no lo ve cómodo.
¡Porque no va en el estilo fashion que nos gastamos los Gago-Felloza, que de cutres, solo fuimos la primera vez hace muchos años!
Después de mirar las pedazos de tiendas, sillones, cocinas y mesas que nos rodeaban, en el primer camping francés que estuvimos, allá que nos fuimos al Taratlón, aquí en Galicia aún ni olerlo y nos compramos todas las pijerías que vimos.

Desde aquella disfrutamos cómodamente cada noche, de ese momento, cuando recordamos lo que nuestros ojos vieron de día, mientras, por aquello de conocer bien el territorio, vamos probando los vinos locales bajo cielos inmensos de estrellas.
A media voz, con la piel llena de sol y aires nuevos.

De ésta vez, fuimos leireando, atravesando el país, evitando autopistas, para llegar a Barcelona a coger el ferry que nos dejaría en Cerdeña.
Lee más…

Tags:

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.