0

Sargadelos

Publicado por Sole el 23 Jul 2018 en Diario, Galicia

Que meto eu no peto? me preguntó la señora, cuando le di las gracias.
Todo empezó dando un paso por el conjunto histórico de las fábricas de Sargadelos.
Recorríamos las instalaciones, Casa del Marqués, Museo, fundición, herrería etc , imaginando los tiempos en que esas barracas serían un hervidero de actividad, con los fuegos, las tierras, los esmaltes, los carros… cuando tuve un momento Peaky Blinders y me sonó de fondo Nick Cave.
Seguramente la estampa no sería muy distinta a la de los arrabales de Bristol, donde las industrias teñían de hollín la piel de cientos de obreros y obreras.
Al instante todo volvió a ser verde, y allí estaba el presente en silencio, la luz del sol, encandilando.


Me sacudí las imágenes y nos metimos por el Paseo de los enamorados caminando con la banda sonora del río Xunco.
Cuenta la leyenda que éste paseo de poco más de 1 km es tan hermoso que si entra una pareja que no está enamorada, al salir, salen ambos rendidos de amor.
En la presa del siglo XVII me dejé embobar con los miles de arcoiris que danzaban en el agua.
Al regresar, vi que la señora mayor que al empezar nuestro paseo, entraba a la aldea, volvía con una garrafa de agua.
Así que acerqué a preguntarle si había por allí una fuente.
-Si, filla. Un pouco máis adiante
-É auga boa? pregunteille.
-E moi boa. Cura de todo. Hai que bebela sempre, pero cura a base de bien.


A la sombra de la parra me contó como antes la aldea era una cosa digna de ver, llena de vida, de gente, de trabajo. Me contó que ella no había trabajado en la fabrica de loza, pero que su hombre, que ya descansa en paz y su hijo que le vive bien, si que trabajaron en Sargadelos.
Que ahora decían que iban a poner dineros ahí para reanimar, pero que eso no era cosa de dinero, sino de gentes, que ya no hay.
Cuando le agradecí la información, sobre que sendero coger y la distancia a la fuente, me dijo la frase que me he traído, yo que recolecto palabras para mis historias.
-¿Que levo eu no peto facendo o mal e non contando o que sei? Porque haite xente así. En Lugo unha vez, fumos coa filla para sacar o carné, e preguntamos e miraranos como de fóra, que eramos. E sinalaron un camiño a seguir. E fumos, e non dimos. Contentos quedaron de rir de nós, que non coñecíamos alí.
Quen me dera que veñan por eiquí a preguntar, chegan a Marte co que lles explico. Xente ruin.
Cuantas veces en la vida, deberíamos preguntarnos ¿qué sacamos nosotros, qué nos guardamos, qué nos queda haciendo, ya no digo el mal, sino haciendo lugar a esas pequeñas mezquindades de cada día, que horadan y añejan?
Dense un paseo por Cervo, parroquia de Sargadelos y recuerden, solo dejar leves huellas, solo traer recuerdos.

 
0

Teixo dos Tenreiro, un árbol centenario en peligro

Publicado por Sole el 13 Jul 2018 en Diario, Galicia

Desde el primer año que fui a contar a la Biblioteca de Ferrol, al llegar al puente sobre el río Covés, en Pontedeume, desviaba y desvío la vista hacia una casa que año a año cubre un poco más la naturaleza.
Un día decidimos con Gago acercarnos ya que buscando información descubrimos que se escondía una historia muy rica.
Cosas de los tiempos, los deseos se juntaron con la posibilidad, hace cosa de un mes.
Era un día nublado cuando llegamos al lado de un árbol que de hablar, en primer lugar pediría ayuda y en segundo lugar contaría durante horas, anécdotas maravillosas.
Se trata de un tejo, un teixo que tiene entre 300 y 500 años es un ejemplar femenino .


Está “enjaulado” para ser protegido, ya que corre serio peligro de morir. Las obras acometidas en su entorno, carreteras etc, le han afectado mucho.
Y así herido, sostiene o se apoya en una escalera de caracol, oxidada y cubierta por el verdín del tiempo y de los musgos. Mantiene los aros y balcones que muy a la moda del siglo XIX se construían en árboles de ésta envergadura.
Subir por ellos era un viaje por el interior de una frondosidad oscura y fresca, para asomar en lo alto para recrear la vista.
Pero éste árbol fue testigo de momentos históricos, Manuel Azaña estuvo allí, Azorín, Valle Inclán, el premio nóbel Echegaray, aparece en una obra de Emilia pardo Bazán y vivió un Consejo de Ministros de la República.
La familia dueña de la casa y del jardín, los Tenreiro, fue por éstas razones , perseguida durante el franquismo, cayendo en desgracia y haciendo que el tiempo fuera una piqueta cruel para un entorno único.


Paseamos por un jardín que crece sin cortapisas. Las raíces arrancan y rasgan estanques y fuentes. Las camelias crean alfombras rosas , blancas… Un festival de verdes que esconden escalones, rincones…
Cada trozo de baldosas abandonada, de maderas o de enseres devorados por la floresta encierran pequeñas historias.
Ahora la casa está tapiada, para evitar que los vándalos la destrocen aun más.

Pero no dejo de imaginar, debajo de la araucaria gigantesca, como sonaba ésta casa, lo que se leía, la música que se escuchaba, los debates.
Salimos y me acerco al teixo para decirle bajito que siga latiendo, que vuelva…
Ojalá me escuche

 
0

<3

Publicado por Sole el 11 Jul 2018 en Diario

via GIPHY

 
0

A Cama do Home Santo

Publicado por Sole el 4 Jul 2018 en Diario, Galicia

Hace unas semanas Isaac González García colgó una foto que me encendió las lamparillas de la curiosidad todas. Generosamente me pasó las coordenadas y allá que me fui.
Al llegar los ojos se me llenaron de luz y verde.
¿Dónde estabas, se preguntarán?
En la Parroquia de Tállara, lugar de O Confurco, Concello de Lousame.
Área Recreativa de San Lorenzo y San Mamede.
Ambos, son santos de cultos muy antiguos, y con muchos devotos, solo en Galicia San Mamede es patrono de 99 parroquias.
Sin menospreciar, el que me cae simpático es San Lorenzo, supongo que por ser el patrón de los comediantes y los bibliotecarios. Comediante de humor negro, porque eso de que te estén asando en una parrilla y avisarles a tus verdugos “por aquí todavía no estoy hecho” es de mérito.
A pocos metros de entrar en el parque, bajo la sombra de una imponente sobreira (alcornoque) se encuentra la ermita.

Y cogiendo un sendero que sale hacia la izquierda, te internas en el monte y primero te encuentras con la fuente santa, y finalmente a Cama do Home Santo. Lo que tanto me había llamado la atención en el muro de Isaac, que a su vez liaba en sus recuerdos a Marcos López Concepción

Me resulta siempre maravillosa ésta conjunción de agua y piedra, vinculadas a la sanación. Seguir éste sendero es casi como una “clínica” de poderes desconocidos.
La Cama, es imponente, en su ladera pequeñas hendiduras ayudan a trepar. Y por supuesto trepé, que yo soy muy empírica.
El sol cae a pleno sobre mi, que por supuesto dejo reposar allí mis machacadas lumbares.
“Funme a deitar a pedriña
do santiño San Lorenzo
funme a deitar na pedriña
para curar a cabeza
Lee más…

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.