0

Sleave League- Acantilados de ensueño

Publicado por Sole el 26 Sep 2017 en Diario, Irlanda, Mis viajes

Mucha gente que viaja a Irlanda va a visitar los Acantilados (espectaculares) de Moher, pero estando en Donegal, lo más lógico era acercarse a recorrer los acantilados de Sleave League, que como rezaba en una revista, son casi tan bonitos, no hay que pagar ningún centro de interpretación y hay menos gente.
Y la verdad es que si.
Se pueden recorrer en coche o siguiendo el camino de los peregrinos que por supuesto van a la casa donde en el 521 nació Santa Columba, algo que ya os contaré en otro post.
Al llegar al centro de visitantes, dejas tu coche y empiezas un sendero precioso entre ovejas, brezos, un mar azul azul…
Para llegar al punto más alto de los acantilados, hay que caminar por un estrecho sendero hasta One Man’s Pass (“desfiladero de un solo hombre”). Más allá del mirador, el sendero es un poco más empinado haciendo un bucle para unirse a Pilgrim’s Path.
Desde el mirador se observa la silla del gigante, en la roca de la derecha, cerca de la orilla allá abajo.


Cuentan las leyendas que un águila robó un día un pequeño de la zona y todo el pueblo se puso a rezar en lo más alto. El águila entonces, dejó al niño en el islote y con barcas lo fueron a rescatar.
En la segunda guerra mundial las fuerzas aliadas tenían una zona de exclusión aérea conocida como el Corredor de Donegal para que sus pilotos volaran hacia el Atlántico desde Enniskillen, Irlanda del Norte. Se pintaron piedras blancas y se colocaron sobre el suelo deletreando la palabra Éire, de forma que los pilotos pudieran verlas mientras pilotaban.Hoy las piedras están cubiertas de follaje, pero se sigue distinguiendo la palabra desde el mirador de Slieve League, yo creo que me dio miedo asomarme más adelante porque no fui capaz de verlas.


Bajamos rodeados de las piruetas de las aves marinas y del ulular del viento que iba limpiando el cielo de nubes.
Al fondo se ve una torre de las tantas que veremos de la época napoléonica, Carrigan Head y más atrás se recorta la península de Donegal y la montaña de Ben Bulben
Al costado del camino pequeñas lagunas.
Nos esperaba Ardara, pero eso ya os cuento otro día.

 
0

Calzada de los Gigantes- The Giant’s Causeway

Publicado por Sole el 18 Sep 2017 en Irlanda

En el comienzo de los tiempos existieron dos gigantes; el irlandés Finn MacCool y el escocés Benandonner.
Pese a no conocerse, existía entre ellos una rivalidad inmensa.
Un día Finn harto de los insultos y burlas que le llegaban desde el otro lado del mar, decidió construir una calzada, para, por fin, enfrentarse a su enemigo y demostrar quién era el más fuerte.
Fue cogiendo las extraordinarias rocas que le rodeaban y durante varios días y noches, las arrojó al mar hasta que las costas irlandesas y escocesas quedaron unidas.
Cuando el camino estuvo listo, el gigante MacCool cruzó el mar, pero Bernadonner era mucho más grande que él. Asustado, regresó a Irlanda antes de ser visto.
Le contó a Oonagh, su mujer, lo que había hecho, pero ya era tarde, el gigante escocés venía a gran velocidad por la calzada recién construída.
Oonagh urdió una estratagema para evitar la contienda; disfrazó a su marido de bebé y lo metió en una cuna. A la llegada de Bernadonner, Oonagh le invitó a pasar a su casa.
Le ofreció una taza de té y le agasajó en voz baja, rogándole que hiciera otro tanto para no despertar al bebé, al hijo de Finn.
Cuando Bernadonner vio las inmensas proporciones del bebé, imaginó como sería el padre y escapó a todo correr destruyendo a su paso la calzada que construyera su enemigo.
Hoy en día solo quedan el inicio y el final del lado irlandés y del lado escocés.
Recorriendo el norte de Irlanda, cumplimos con la cita obligada de visitar La Calzada del Gigante.


Al llegar, una romería gigante de autobuses y coches. Por ser una zona protegida, al día “solo” pueden entrar 5000 personas.
Nuestra entrada nos la vende un gallego seguidor del blog :)
Comenzamos el recorrido en el centro de interpretación, donde además de la leyenda conocemos la explicación científica de semejante maravilla.
Hace aproximadamente 60 millones de años el enfriamiento rapido de la lava de una caldera volcánica originó la formación de unas 40.000 columnas de basalto de forma hexagonal que hoy recorren esta región de la costa norte irlandesa. Las columnas se forman cuando las chimeneas volcánicas de lava se enfrían muy rápidamente, en volcanes que dejan de estar activos. Lo inusual de estas columnas en comparación con las del resto de volcanes inactivos, es que el enfriamiento es muy rápido.
La roca que se forma de este proceso es el basalto. Es una roca cristalina, que es la responsable de formar las columnas geométricas. Los cristales forman estructuras perfectas como hexágonos o pentágonos para ahorrar volumen, de forma similar a cómo lo hacen las abejas en una colmena.

Lee más…

 
0

Borrón y cuento nuevo

Publicado por Sole el 15 Sep 2017 en Diario

En la última hora de la tarde de ésta semana que ha sido muy larga, en un sitio, apto para cualquier película de esas que terminan mal, recibí un regalo.
A mi alrededor colas de coches aprovechando una inauguración, yo en un supermercado donde las personas mueven los ojos al ritmo de una cinta transportadora, los niños lloran por cansancio, las señoras inventan una sonrisa, los señores no disimulan un suspiro.
Enfrente una chica sorbe de un vaso de cartón en un galpón de hamburguesas sintéticas, al fondo un cartel de un periódico en crisis, una alambrada, una piscina avergonzada en vertical, plásticos, camiones, coleccionistas de ropa deportiva que nunca usarán mas de un día, amantes de la oferta del bricolage.
En la cabeza el nuevo libreto es un mantra, en las manos la necesidad de otra mano.
En el pecho una angustia que no es mía.
Y de repente el último rayo de sol se me enreda en las pestañas y en la danza de penachos invasores que mece el viento.
La luz perfecta me agasaja un instante y luego ya no está.
Pero la he visto y se me ha quedado en la mirada .
Y con ella ahora dibujo el sendero nuevo en que caminaré éste otoño, y el pájaro que me miraba mientras cogía uvas, y la manzana que besó tu boca.
Y entonces nada importa.
Porque ahora todo es calma.
Sueñen luces que iluminen de verdad.
Sueñen bien.
Buena noche. Buen día
Ilustra Mariachiara di Giorgio

 
0

Entretiempos

Publicado por Sole el 10 Sep 2017 en Diario, Galicia

Hoy tengo un andar en la cabeza. Una mano con necesidad de sentir entre sus dedos unas hojas pequeñas que le perfumen.
Hoy tengo cuerpo de domingo, muy domingo.
Será que toca recoger la casa para volver a horarios, prisas, planificaciones.
Reconozco que estoy haciendo trampa, y solo llevo medio armario, medio cajón de lápices, la mitad de los botes de cristal para mermeladas, solo una parte de la harina para el pan.
Pequeños olvidos planificados para volver un rato cada día.
Para sentirme un poco más en éste nuestro rincón.
Sueño lindo, éste de nuestra casa, que se va haciendo poco a poco. A fuerza de constancia y ahorro.
Poco a poco, como el membrillo de manzana, los higos confitados, los melocotones en almíbar, las patatas en la ceniza caliente, las castañas allá al fondo decorando el horizonte del bosque.
Vivan un buen día.
#influencerdealdea

 
2

A Cova da Doncela

Publicado por Sole el 8 Sep 2017 en Diario, Galicia

Otro de esos sitios para visitar con calma y asombro.
Toda la historia y un 360 de la cueva en el blog de Gago

#galicia #roteiros #fotografía

 
0

Tesouriños de memoria

Publicado por Sole el 2 Sep 2017 en Diario, Galicia, Para emocionar


Tengo la suerte de que muchas veces a lo largo y ancho de éste mundo, personas que quiero mucho y otras que veo por primera vez, depositan en mis manos un trozo de su vida, de su historia, de su sentir.
Como contadora de cuentos, contraigo un compromiso con ese tesoro tangible o no, que se me entrega.
Ese compromiso es el que subo al escenario, el de contar historias que yo he vivido, olido, palpado. No puedo contar algo si no caminé ese espacio, no puedo hablar de una tierra o de una piedra, si mis manos no palpitaron por lo menos un instante en el mismo sitio imaginario, soñado o real.
Así guardo vestidos, meteoritos que una ilusionada niña dejó en mi mano, pañuelos, perfumes, fotos, cartas, libros, cajas, caminos, aldeas, montes…
Las personas somos una colcha de retales, cada uno de esos trozos, cuentan nuestra vida. Los grandes y los pequeños.
Cada uno de ellos es una parte de los que somos.
Algo frágil, que hay que tratar con mimo.
Hace unos días llegó a mi un atadito precioso y preciado.
Al abrirlo, sentí una emoción inmensa.
En esa servilleta de telas que ya no hay, venían dos cucharillas de plata y un leve tenedor de aquellos de pastelitos esponjosos.
Los toco intentando reconstruir tardes, horas de familia, conversaciones, risas, alguna lágrima.
Los veo al derecho y al revés, como cuando esperaban guardados el día especial en que verían la luz del comedor.
Desde hace unos días, los tengo sobre mi mesa, entre mis libros, mis tazas adoradas y les dejo hablar.
Les escucho. Les dejo ocupar un sitio. El que quieran.
Ya me lo dirán ellos.
Eixil, gracias por dejar que un trocito de tu historia se sume a mi camino.

Copyright © 2018 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.