1

Pensamiento mágico pendejo

Publicado por Sole el 28 Sep 2015 en Diario

Mucha gente llena su blog o sus redes sociales, con frases de autoayuda, pero lo cierto es que si no mueves el culo y te pones a ello, no hay nada que hacer.
Para reír un poco del “se puede” porque todos hemos comprobado que hay paredes que rompen nuestras cabezas.

 
0

Tomates cherrys confitados

Publicado por Sole el 24 Sep 2015 en Diario, Epicúrea

Hemos tenido una cosecha fantástica de distintos tipos de tomates. Varios ya reposan en botes de mermelada o de salsas,quedaban aún mucho cherrys así que decidí confitarlos para usarlos de acompañamientos el resto del año.
Ingredientes
1k de tomates cherrys
300 ml de aceite de oliva
3 cucharadas de vinagre de jeréz
hierbas aromáticas
3 dientes de ajo
100 g de azúcar moreno.


Se cortan los tomates de las ramas dejando los rabitos. He leído que es la zona de mas sabor, la verdad es que mantenerlos garantiza la forma de la fruta.
Se lavan y secan con cuidado.
Se colocan en una bandeja profunda, tratando de colocarlos uno al lado del otro.
Se rocían con aceite de oliva y con vinagre de jerez.
Espolvoreamos por encima hierbas aromáticas a gusto. Yo puse orégano y tomillo.
Por ultimo creamos una capa fina de azúcar moreno.
Colocamos tres dientes de ajo enteros en diferentes huecos de la bandeja.
Llevamos a horno precalentado a 170 grados durante 20 minutos.
Dejamos enfriar y colocamos en botes de cristal.
Distribuimos el liquido que ha quedado en la bandeja, suele alcanzar, en caso contrario completamos con aceite de oliva virgen.
Si queremos guardarlos para usar mas adelante los pondremos a Baño Maria por media hora.
Retiramos. Y dejamos hasta el día siguiente boca abajo, etiquetamos y guardamos en lugar seco y fresco.

 
2

Tarta de Guinness o Porter

Publicado por Sole el 23 Sep 2015 en Diario, Epicúrea

He visto ésta receta en muchos blogs y en unos cuantos, se repiten unas proporciones que a mi no me dieron resultado, así que decidí ir a las fuentes. Rebusqué por libros de pastelería irlandesa y más o menos, ahora tengo las ideas más claras.

La tarta de Guiness se ha hecho muy famosa desde que una conocida pastelera inglesa, la publicó en su libro. Pero la historia de la tarta viene de antes.

En Irlanda y Escocia, en zonas de poca leña, hasta mediados del siglo pasado en que aparecieron los hornos accesibles a todo público, las tartas se solían hacer en cacerolas de barro o hierro la famosa “the little three-legged pot”, que se colocaban directamente sobre el fogón o se colgaban de un gancho sobre el fuego.

Por supuesto no todas las tartas eran posibles, pero si una variedad infinita de puddings y tartas de frutas.
La creatividad hizo el resto y en algún momento del siglo XIX nace la tarta Porter.

Porter se llama la cerveza negra que nació en Londres en el siglo XVIII como una mezcla de brown ale, pale ale y «stale» ale o añejo, y con un 6 % de alcohol en volumen. El nombre viene de su popularidad entre los porteadores (porters) que trabajaban en los mercados de abastecimiento de Londres.
Tiene un fuerte aroma malteado y el amargor del lúpulo. Es generalmente fuerte y oscura.
Cuando la porter sube de graduación, pasa a conocerse como porter stout y actualmente solo stout.
Ahora la moda por las cervezas a devuelto la popularidad, aunque nunca como en épocas de los obreros de Londres, a las Porters, pero es mucho mas frecuente encontrarse con stouts y principalmente con la más poipular de todas, la Guiness.
La reina negra de Irlanda que subió como la espuma, nunca mejor dicho, cuando durante la primera guerra mundial, la escasez de carbón provocó restricciones en la producción de malta oscura en el Reino Unido, y consecuentemente, de la stout y de la porter. Esto permitió a Guinness satisfacer las necesidades del mercado y alcanzar la hegemonía del sector.

Por eso me sorprende mucho cuando leo en algunos blogs que si no encuentras Guinness, vale otra cerveza negra suave. Al contrario, vale otra fuerte o en su defecto una Porter, que tendrá menos alcohol (algo que se evaporará en la cocción) pero mantiene las otras propiedades.

350 ml cerveza negra Guinness stout
250 gr. mantequilla
100 gr. cacao en polvo (Valor)
400 gr. azúcar
200 ml. de nata líquida para montar
3 huevos
1 cdta. de vainilla líquida
400 gr. harina para repostería
2’5 cdtas. de bicarbonato

Para el frosting
500 gr. queso tipo Philadelpia
250 gr. azúcar glas
360 ml. nata líquida para montar

Colocamos la cerveza en una cacerola y la mantequilla cortada en trozos. LLevamos a fuego medio, hasta que se derrita la mantequilla cuidando que no hierva. Reservamos.
En un cuenco colocamos la harina, el azúcar, el cacao, el bicarbonato (si usas vainilla en polvo la agregas aqui) y lo mezclamos hasta que queden bien ligados todos los ingredientes.

En otro cuenco, colocamos la nata, los huevos y la vainilla (si no la agregaste en los ingredientes secos) y bates, a velocidad baja, hasta que nos quede una mezcla uniforme.
A continuación agregamos la cerveza con la mantequilla, y lo mezclamos bien.
Cuando tenemos todos los líquidos juntos, los vamos incorporando a los ingredientes secos, batimos hasta conseguir una masa sin grumos, homogénea.

Queda una masa bastante líquida, pero no hay que preocuparse, luego quedará estupenda.

Volcamos la masa en una tartera enmantecada y enharinada de 26 cm de diámetro.

Colocamos en horno precalentado a 180º, durante unos 50 minutos o hasta que veamos que el palillo sale seco y limpio

Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde. Cuando ya esté frío colocamos la tarta en una bandeja y la cortamos en tres capas.
Rellenamos y decoramos con el frosting.

Saldrá una tarta de unos 7 cm de alto y cundirá bien para unas 24 porciones abundantes.

Frosting
Mezcalmos el queso y el azúcar con la batidora o robot a baja velocidad.Añadimos la nata ya montada y mezclamos con movimientos suaves.
Si por razones de temperatura pierde consistencia, basta con batir un poco más, luego de enfriar un rato.
Decoramos a gusto.
Su sabor, su textura y su aspecto, hacen que esta receta triunfe siempre.
Si puedes preparar la tarta un día antes o dos, mejor!

 
0

Human

Publicado por Sole el 23 Sep 2015 en Diario

¿Qué es lo que nos hace humanos? ¿Que amamos, que luchamos, que reímos, que lloramos? ¿Es nuestra curiosidad? ¿La búsqueda de descubrimientos? Dirigido por estas preguntas, el cineasta y artista Yann Arthus-Bertrand pasó tres años recogiendo historias de la vida real de 2000 hombres y mujeres de 60 países. Trabajando con un equipo de traductores, periodistas y cámaras, Yann captura temas muy personales y profundos que nos unen a todos: la lucha contra la pobreza, la guerra y la homofobia y el futuro de nuestro planeta. Todo ello mezclado con momentos de amor y felicidad.

 
0

Francesinha, una obra de ingeniería calórica, deliciosa!

Publicado por Sole el 9 Sep 2015 en Epicúrea

Terminamos la función en Oporto y pregunté a mis anfitrionas por un sitio donde picar algo, en lo posible contundente, porque tenía hambre.
Sonrisa maligna colectiva y el comentario de “ta certa amiga de ter fame?” :)

Llegamos a un local que parecía anclado en una película americana de los setenta.
Se pidieron las cervezas y francesiñas para todos.
Cuando trajeron lo pedido a la mesa, mi cara fue un poema.
Mi madriña! Imposible de comer todo eso a esa hora y menos al saber todo lo que había dentro del “sándwich”.
A partir de ahí siempre que he ido por la ciudad, me he pedido una, eso si, para compartir, y prometí que haría una en casa.
Luego de investigar un poco, aquí va la receta, que no es dificil de hacer, solo que requiere, coordinación, varios ingredientes y ensuciar muchos cacharros.
La historia de éste plato que fue considerado uno de los 10 mejores sanwiches del mundo, dice que lo creó en los 60 un inmigrante portugués en Francia. Al retornar lo preparó en su restaurante y a partir de ahí como la espuma, la fama creció.
La Francesinha lleva pan de molde tostado y dentro, diferentes embutidos, salchichas, filetes y queso. Hay quien le pone huevo frito, pero lo que no puede faltar es la cerveza y las patatas fritas.
El secreto, el valor diferencial, a mi modo de ver, es la salsa que le acompaña. Una salsa que hecha en casa, a fuego lento. Es una gozada!
Al terminar no mires la cocina, vete a comer sin remoridimientos…que vale la pena.
Salsa
aceite
1 cebolla
2 dientes de ajo.
1 pimiento
1/2 kilo de tomate maduro.
Un vaso de cerveza
medio vaso de vino de Oporto
un chupito de wiskey
1 cucharadita de maizena
sal, pimienta y laurel.
Se rehogan la cebolla, el ajo y el pimiento, todo muy picadito, cuando está todo bien frito, se agrega el tomate cortado en dados pequeños y se deja cocer a temperatura media.
Cuando la salsa empieza a tener consistencia se agregan las bebidas y se deja hervir hasta que se evapore todo el alcohol.
Se condimenta.
En un cuenco se mezcla la maizena con un poco de la salsa. Batiendo bien para no hacer grumos.
Se agrega a la salsa y se deja cocer durante unos 20 minutos, cuidando que no se pegue.

Se frien las patatas para compañar y se reservan.

Relleno. (para dos personas)
Salchichas (4 pequeñas abiertas al medio)
chorizo en rodajas (100 g)
filetes de cerdo o vaca. (Suficiente para cubrir la superficie de un pan de molde)
Queso gouda

Se tuesta muy poco el pan de molde (para evitar que se queme al gratinar).
Y se monta el sándwich poniendo una capa de pan, una de filetes, una de chorizo, otra de pan, otra de salchichas, otra de chorizo y la última de pan.
Se cubre con las lonchas de queso y se lleva al horno hasta ver que el queso se funde.
Se coloca en un plato hondo, se rodea con la salsa y se colocan las patatas en un lateral.
Y a disfrutar de una tarde en el sofá, porque quedas grogui después de comer ésta bomba de colesterol!
Una verdadera delicia!

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.