1

Rollos de canela

Publicado por Sole el 3 May 2015 en Diario, Epicúrea

Me encanta la canela y si se mezcla con masa, más.
Ando éstos días haciendo un pequeño compendio de panes y tartas para desayunos, probando tiempos, días que duran en buen estado, costes etc y realmente éstos compensan por todos los lados.
Rápidos, precio medio y resultones.
Además de vistosos, estos conocidos “Cinnamon Rolls” que tanto salen en películas americanas, son adictivos.
Masa para 18 rollos
700 gr de harina
25 gr de levadura fresca
300 ml de leche
3 huevos
100 gr de azúcar blanco
100 gr de mantequilla
pizca de sal

En un cuenco ponemos la mitad de la harina con la levadura fresca desmenuzada. Mezclamos todo con el tenedor

En una cacerola, disolvemos el azúcar y la sal en la leche y agregamos la mantequilla, ponemos a celentar hasta que se derrita la mantequilla, pero sin que llegue a hervir.

Comenzamos a mezclar la harina y le vamos agregando la leche, suavemente. Si se hace con batidor, a mínima velocidad.
Agregamos los huevos ligeramente batidos.
Cuando la masa esté suave y homogénea agregamos el resto de la harina. En éste punto es conveniente cambiar el batidor por los ganchos de amasar. (Si se hace a mano toca seguir mezclando ahora con más energía)
Cuando la masa se separa de los bordes y no está pegajosa, espolvoreamos harina en la superficie de trabajo y volcamos la masa encima.
La amasamos unos minutos. Según el día y la humedad puede necesitar un poco más de harina.
Formamos una bola y la dejamos reposar en un cuenco engrasado durante una hora o hasta que duplique su tamaño.
Yo suelo dejar la masa envuelta en una manta de las de viaje para mantenerla a una buena temperatura.

Mientras la masa hace su tarea, vamos preparando el relleno
150 gr de azúcar moreno
30 gr de harina
120 gr de mantequilla cortada en cubos
2 cucharadas de canela
Mezclamos con un tenedor todos los ingredientes, quedará como pan rallado marrón oscuro

Si vemos que la masa ya ha levedado correctamente, encendemos el horno a 180ª.
Estiramos la masa con la mano para quitarle el aire y la dejamos reposar unos 10 minutos.
Estiramos formando un cuadrado de 1 cm de grosor.
Esparcimos el relleno dejando 1cm en los bordes.
Enrollamos con cuidado. Humedecemos el borde de cierre con un poco de leche para que no se abra.
Con un cuchillo de hoja fina cortamos cada dos cm y los colocamos en el molde que más nos guste (ésto es importante porque los serviremos en él)
Engrasamos y enharinamos el molde y colocamos los rollos dejando espacio ya que los dejaremos reposar una hora y duplicarán su tamaño. Pintamos con huevo.
Horneamos entre 20 y 25 m. Al introducir un palillo sale limpio.
Hay que tener en cuenta que el relleno tiene azúcar y eso puede hacer que se quemen y amarguen así que al colocar los rollos en el horno, quité el calor superior.
Se puede también cubrir con papel
Dejamos enfriar ligeramente mientras preparamos el glaseado.
100 gr de azúcar glacé
Cinco cucharadas de nata
Mezclamos el azúcar glacé con la nata. Lo echamos sobre los rollitos con un tenedor formando líneas.
Se sirven tibios.

Si llegan a sobrar (cosa que dudo porque quedan de miedo) se entibian en el horno y están como recién hechos.

 
0

Habitar en el recuerdo

Publicado por Sole el 1 May 2015 en Diario, Galicia

Había comenzado a llover suave, pero persistentemente. Se mezclaba el sonido de las gotas en los muros derruídos del palomar, la caída de los chorros de agua de la fuente y el chapotear en los charcos de hierba y lluvia. No había nadie, solo un mirlo saltando entre piedras y musgos. Intenté imaginar cuanta gente había recorrido el mismo camino que ahora ocupaban las higueras y las zarzas. Intenté imaginar el eco del recuerdo de esos días. Y sonreí pensando que tal vez en ese momento imaginado, hombres y mujeres que no conocí, volvieron a la vida un instante. Ese segundo que se prolonga nuestra vida cuando moramos en una memoria.


Fotografías tomadas en la Iglesia de San Paio de Ponte Aranga-Galicia

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.