1

Pan Dulce de Navidad

Publicado por Sole el 29 Dic 2013 en Epicúrea

La Navidad en casa, es, gastronómicamente hablando, una mezcla extraña pero deliciosa, de raíces personales y de sabores adoptados. Cada viaje aporta a nuestras vidas, ingredientes, recetas, toquecitos de diversidad, que son en la mesa, un testigo amable de los buenos momentos vividos en el año. Nada como agregar una sal que llegó de la mano de unos amigos que viajaron a… o de una receta recién traducida de un libro que compras en una librería de la calle detrás de la iglesia aquella…
De Uruguay me he traído la receta de mi madre, de Pan Dulce, algo infaltable en cualquier desayuno o merienda entre el 20 de diciembre y 6 de enero.
Es una versión del panettone que tantos y tantos emigrantes italianos dejaron en mi paisito.
Es una receta sencilla, solo que hay que hacerla por etapas.
Yo suelo empezar después de mediodía y hago la masa madre, masa de arranque, o pan, como se le llamaba en casa, a la primera mezcla.

Primera parte

150 gr. de harina, si es de fuerza o 5 ceros, mejor
80 gr. de leche
20 gr. de levadura fresca
1 cucharadita de azúcar

Se entibia la leche y se mezcla con la levadura desmigada y la harina mezclada con el azúcar. Se forma una especie de crema espesa, que cubrimos con un paño y dejamos en sitio caldeado.
Yo tengo una habitación pequeñita, que cierro con la calefacción encendida.
Como suelen ser días de ajetreo, me voy a hacer cualquiera de las mil cosas pendientes y no sigo hasta la noche

Segunda parte
Ingredientes

300 gr. de azúcar
Ralladura de una naranja o limón (va en gustos)
200 gr. de leche
200 gr. de mantequilla
4 huevos.
30 gr. de levadura
60 gr. de agua de azahar ( mi madre usaba un vasito de vermouth)
900 gr. de harina de fuerza o cinco ceros
1 pizca de sal
300 gr. de frutas confitada picadita
200 gr. de uvas pasas.
Nueces avellanas o cualquier fruto seco que les apetezca, picado en trocitos
huevo batido para pintar

En un cuenco batimos los huevos con el azúcar,la mantequilla, la ralladura de naranja o limón y la pizca de sal.
En la leche tibia disolvemos la levadura.
Sobre la superficie donde vamos a amasar hacemos un volcán con la harina y en el centro incorporamos los huevos batidos, la primera masa que ya ha duplicado su tamaño y comenzamos a mezclar agregando chorritos de leche (la que tiene disuelta la levadura) y de agua de azahar. Si somos un poco torpones en ésto, mejor hacerlo en un cuenco grande para no andar desparramando líquidos y harinas por toda la cocina.

Es probable que según el día la masa “pida” un poco mas de harina,usamos sin miedo, mientras la masa esté elástica y ligera.

Nos aceitamos un poco las manos, para trabajar sin pegar la masa a la mesa de trabajo y ahí toca esfuerzo. Hay que imaginar que uno está quemando todo lo que comio demás y hay que amasar con ganas. Yo suelo matizar amasado, con recogida de masa y golpe contra la mesa. A los cinco minutos estás sudando, pero con una masa estupenda entre manos.
Cuando tenemos un bollo suave, elástico y de superficie uniforme, lo colocamos en el cuenco donde mezclamos todos los ingredientes, o en uno que la masa ocupe solo la mitad ya que lo dejaremos toda la noche levedando en un sitio templado

Por la mañana, alegría!
La masa duplica o desborda el cuenco.
La cogemos con suavidad, la estiramos con los dedos, con cuidado sobre la mesada y le incorporamos la fruta confitada picada pequeñita, las nueces, las uvas, etc.
Amasamos sin miedo para que la fruta se distribuya bien.


Luego cogemos los moldes y distribuimos la masa.
Con ésta cantidad yo hago dos panes de medio kilo y dos de cuarto.
Una manera sencilla es hacer un rollo no muy estirado de la masa y mentalmente dividir en 3 partes, las dos terceras partes las dividimos a la mitad y tienes los dos panes de medio kilo y el trozo restante al medio y te salen los pequeños. Suele salir un bollo que ocupa un poco mas de la mitad del molde.
Cubrimos y dejamos levedar un par de horas como mínimo.

Cuando han salido por encima del borde, los pintamos con huevo batido.
Luego llevamos al horno que ya lo tendremos encendido a 200º y en el momento de meter los panes, lo bajamos a 180º.
A los 20 minutos los cubrimos con papel aluminio para que no se quemen y los dejamos otros 20 o 25 minutos.
Para saber si el pan está, se puede introducir un palito de brochetas o sino, el método de mi madre, coges la bandeja o rejilla donde está apoyado el pan, te golpeas la muñeca de la mano que sostiene y si el pan da un pequeño salto, cayendo ligeramente, sonando a hueco, está en su punto. No falla.

Cuando está frío, se decora con frutas, hay quien le hace un glaseado, o con un lazo.
Como regalo es una maravilla y como pan para casa, un lujo.

Si quieren hacer el pan con menos tiempo, se puede encender el horno a 60º o 70º, se apaga y se mete dentro la masa, en menos de una hora hace todo el proceso. Pero cuidado con el cambio de temperaturas, si la cocina está fría se vendrá abajo, sino, sale de maravillas.

 
0

Navidad

Publicado por Sole el 25 Dic 2013 en Diario

Como cada año, la casa huele a pan, a especias, a licor, a leche tibia. Como cada año la distancia de los afectos verdaderos, pesa y contrapesa con los cercanos. Una Navidad extraña, donde se celebra y a la vez se duele de tantas injusticias que campean en éste mundo. Pero aunque quieran, no les podemos dejar que nos quiten las ganas de soñar, de vivir y de luchar por un cambio necesario..
Estan todos en mi corazón. Feliz Navidad!

Bellísima ilustración de Marco Somá

 
0

Proyecto Nu- Segunda parte

Publicado por Sole el 3 Dic 2013 en Diario

Pocos días después de ser presentado el proyecto, llegaron las repercusiones. En éste caso, de los hombres.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.