2

“Ce l’hai un’idea?” Stefano Benni

Publicado por Sole el 31 Mar 2013 en Hilos sonoros

“Ce l’hai un’idea?” di Stefano Benni
Ma tu ce l’hai un’idea?
un’idea, dai…
quelle che c’erano una volta,
che uno si svegliava una mattina
e si accendeva la lampadina.
non ce l’hai un’idea?
Ma sì che ce l’hai,
dammela, dai,
la vendiamo alla Rai!
la facciamo fruttare!
un’idea anche elementare…
dai, un’idea originale,
non di quelle che trovi sul giornale!
o te le dà il partito…
Lee más…

 
0

Me basta

Publicado por Sole el 31 Mar 2013 en Diario, Versos necesarios

No tengo que ir a la Luna
ni ser un gran astronauta,
con esos puntitos blancos
en el cielo, a mí me basta.

Y tampoco necesito
la super noche estrellada,
yo me arreglo con muy poco,
me arreglo con casi nada.

Unos pocos puntos blancos
andan flotando en el cielo,
como uno más de esos puntos,
junto con ellos me vuelo.

Versos e ilustración de Douglas

 
0

Sobreiral do Arnego

Publicado por Sole el 30 Mar 2013 en Diario, Miradas, Mis viajes

Ha sido un invierno particularmente duro, de mucha lluvia, de trabajos intermitentes, de esos que nunca sabes que día tienes libre y cuando trabajas y para guinda Gago y su baja por accidente desde septiembre, así que a lo tonto los meses han volado sin que pudiéramos dar un paseo de los que tan bien acostumbrada estaba.
El cuerpo, las piernas, la piel, pedía y sigue pidiendo bosque, así que luego de mirar el panorama meteorológico de la Santa Semana, decidimos que ya puestos a chupar lluvia, que fuera la nuestra y de paso, se ahorraba, que para estar encerrado en un hotel o casa rural, mejor en casa, conladecosasquehayparahacer y si para nos damos escapadas :)

Buscando sitios para ir, bonitos y de una distancia que la recién recuperada movilidad completa del accidentado, permita recorrer sin sobresaltos, dimos con el Sobreiral del río Arnego. En gallego alcornoque es sobreiras, así que nos decidimos a caminar por una ruta sencilla y pequeña de unos 7 km, cosa que si se largaba a llover, la cosa no pasara de un andar rapidito hasta el coche.

Ha sido tanta la cantidad de lluvia de éste invierno que el campo está desmesuradamente verde. La tierra rezuma agua, mires por donde mires y los ríos corren y saltan completamente desbordados.

Se ha sumado Xurxo al paseo, así que puedo andar tranquila, cámara y trípode al hombro, ellos a lo suyo, yo a lo mío.
Anda en mi cabeza un proyecto desde hace meses y mis ojos necesitan ver el bosque de otra manera para sacarlo a flote, así que me detengo en cada piedra, árbol, flor, o bicho que se me cruza.
Me enamoro de las formas de las cortezas, de los giros del agua alrededor de los troncos sumergidos, de las gotas en las flores, del musgo que esconde mil secretos.
Es increíble como se anquilosa el cuerpo en nada que dejes de exigirle.
El canto de los pájaros se mezcla con el latir de mi corazón que conversa ansioso. En las pantorrillas siento la sangre circular, en las manos el aire frío que me hace mas consciente cada día de como mis dedos van perdiendo fuerza y agilidad. Debo ir probando otras maneras de coger el equipo fotográfico, hay ciertas maniobras que me hacen ver las estrellas, pero no importa, me siento viva, siento como si mi piel de triste invierno se va abriendo, absorbiendo, respirando, sorbiendo cada soplo, cada rayito minúsculo de sol.
Tomo nota mentalmente de donde puedo esconder un trasno, una xacia, un secreto y poco a poco la historia se levanta del suelo y camina conmigo por el bosque.


El río me corta el camino, giro, busco otra senda, huelo unas hojas, muerdo una flor y su néctar me pica en la lengua, sumerjo los dedos en el agua, pena de primavera que no llega y de friolenta que soy, dan ganas de quitarse la ropa y meterse en el río.
¿Qué diría el Hombre Verde si me viera ahora? De rodillas, midiendo la luz, intentando congelar el segundo en que la mariposa bate sus alas y el brezo se muere de ganas de volar y vuela tras ella.


Por debajo del murmullo loco del río que corre y salta por las piedras se escucha la suave voz de las hojas de los robles y de los alcornoques…quieren nacer, están ahí obscenamente redondas en las puntas de las ramitas, pujando, rasgando, pidiendo las caricias del viento.
El bosque entero está en efervescencia, en pocos días estará de estreno, su vestido radiante de abril ya gira por los aires, ya se posa, ya se desliza y cae por las ramas ahora desnudas, ahora vestidas para celebrar su fiesta.

Mas fotos

Si te apetece hacer la ruta

 
1

DERECHOS DE LA MUJER

Publicado por Sole el 8 Mar 2013 en Diario


Cada mujer, de la raza, edad o religión que sea,
tendrá derecho a expresar libremente sus ideas,
a decidir el rumbo de sus días:
madre, artista, maestra, guerrillera.
Cada mujer, de la raza, edad o religión que sea,
arrojará al seno de la tierra la culpa,
los estigmas, para que ya no haya cenicientas.
Cada mujer, de la raza, edad o religión que sea,
celebrará la vida en una fiesta eterna,
libre de elegir su compañía
alivianándose de cargas y exigencias.
Lee más…

 
0

Publicado por Sole el 5 Mar 2013 en Diario

La primera vez que vi un faro, fue en Cabo Polonio, tenía edad como para levantar la cabeza caer de espaldas al suelo y aun así no abarcarlo entero.
Supongo que de ahí me viene esa costumbre de buscar las luces en lo alto, por encima de la curva de mi cuello. Las mas lejanas, las de mas alcance.

La primera vez que dormí con intermitencias lumínicas, fue bajo el cobijo del faro de Ons, un verano, primeras vacaciones con Gago. Aun hoy sueño con aquel girar sobre la tienda que prolongaba las sombras en la playa.

Y de faros va mi vida estos días.
Un viejo sueño, una renovada ilusión.
Un reunir amigos de antes y de ahora en un nuevo andar.
Atlántica es un festival de contadores y contadoras de historias, si a los hechos concretos nos remitimos, pero es mas que eso.
Es, en tiempos de fabricantes de miedo, buscar un cobijo en la palabra eterna. Esa que fue y vino va y viene, tantas veces por el mar, desde el mar, hacia el mar.
Sin grandezas ni alharacas, solo intentando impulsar un nuevo girar con fareros experimentados y con fareros nuevos, un intento de iluminar las piedras que ponen en peligro los barcos que quieren llegar a puerto.
Personitas a la deriva, nos quieren.
Personitas sin luz ni sonido.
Pero Atlántica es luz de quien ilumina con sus verbos y caracola de aquel que los recoge guarda y comparte.
Afuera hay temporal y por momentos da la sensación de que una tras otras las grandes olas no paran de llegar, pero los cuentos quieren ser estos días, cobijo, calor y aliento.
Siguiendo las estrellas, al son de las olas y las sirenas, desembarcamos…que los vientos nos sean favorables

Atlántica 2013 está dedicada a los 25 años del Pub Atlántico, cuna de los cuentos en Galicia y principal impulsor de que éste sueño sea realidad (gracias Pili!)
Atlántica es posible merced a todos los amigos que dijeron si cuando les llamé, muchos, muchos, a todos ellos gracias.
un abrazo oceánico.

Programa completo del Festival

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.