0

On the water

Publicado por Sole el 30 Sep 2012 en Cuentos

On The Water from yi zhao on Vimeo.

No importa en que aguas, siempre, siempre se trata de remar.

 
3

Ya está aquí de nuevo

Publicado por Sole el 23 Sep 2012 en Diario



Ilustración Mihai Criste
En medio de idas y venidas, de abrazos, de risas, de algún susto, de lunas llenas, de campos que pedían lluvia reparadora, de arena entre los dedos y hierbas en la mano, de sol en la frente y lluvia en los labios, helados, infusiones, pescadito, champan, o cervecita, casi de puntillas, sigiloso, como siempre ha cogido pinceles y se ha instalado entre nosotros.
Ya las manos rebuscan la chaquetita que hace nada guardamos en el cajón, ya regresan los calcetines, los pañuelos acariciadores de cuello, los dedos con dibujos rosas.
Lo miro tras los cristales y le sonrío, uno mas y cuantos van…

 
1

Un domingo cualquiera

Publicado por Sole el 9 Sep 2012 en Diario

Rhapsodie pour un Pot-au-feu from Rhapsodie TEAM on Vimeo.

Lograr que todos toquen la misma melodía al mismo tiempo :)

 
4

Cuando el aire no alcanza

Publicado por Sole el 3 Sep 2012 en Diario, Miradas, Para emocionar

La Ribeira Sacra es de esos sitios a los que todo el mundo debería ir por lo menos una vez en la vida.
Si hay un sitio donde se pueda vivir la sensación de que la piedra se trasforma en mano inmensa que te envuelve, arrulla, impone y deslumbra, es aquí.
Entre carreteras serpeantes,sombreadas, deslumbrantes de castaños verdes o dorados, según la época del año, se puede caminar entre viñedos, durazneros, manzanos cerezos o perales, hasta monasterios majestuosos que enaltecen las orillas del Sil o del Miño.
Siguiendo los mapas turísticos, son 18 en mayor o menor grado de restauración y conservación.

Pero hay una excepción sangrante, la del Monasterio de San Paio de Abeleda.
Cuando hace unos meses, la infatigable Carmen de O Sorriso de Daniel, me preguntó si seguía con un proyecto peregrino de fotografiar en las aldeas, contesté que si, que sigo con esa tolemia.
Me ofreció así la posibilidad de retratar a los vecinos de Abeleda y montar una exposición atípica que de alguna manera fuera un grito hacia un monasterio que está en el límite de su salvación.

El domingo de Ramos de éste año, nos acercamos hasta la aldea donde guardan como un tesoro, uno de los pocos restos que se mantiene de San Paio, la Pía Bautismal.
Unos ladrones intentaron una noche robar de lo poco que no había sido robado en el monasterio, pero los vecinos les pillaron y allá que les hicieron desandar el camino con la pesada Pía románica, pero no se arriesgaron a dejarla una vez mas a merced de las rapiñas entre las ruinas de San Paio, en una de la aldeas del Valle de Abeleda, construyeron algo que por fuera es una casa normal, pero que dentro guarda esta maravilla.

Uno a uno fueron llegando los vecinos, los últimos que se habían bautizado en el Monasterio.
Ropas de domingo, gestos solemnes, risas que al principio costaban salir, frases que se me iban grabando mientras los retrataba.
Me asombró la ternura con que todos acariciaron la pía. Algunos como buscando una seña de su paso por ella, otros reencontrándose con su orígen.
Allí en las rugosidades de la piedra, las arrugas de sus manos trabajadoras, emigrantes muchas, se sentían a salvo.
Fue hermoso ver como dentro de cada uno florecía el coraje.Y cuando se sentían listos levantaban el mentón y daban la cara.
“Que sirva para algo”, “Que mis nietos puedan ver el sitio de donde vengo”, “Esto es nuestro”, “No podemos dejar que gane el olvido”
Ya recogía el equipo, cuando se abrió la puerta y llegó Clint Eatswood, así he bautizado a Darío que entró en dos zancadas, se instaló delante de la Pía, me miró fijo y dijo seguro “dispara”. Dos fotos y marchó.
Con el corazón en la boca, rogué que la cámara hubiera hecho bien su parte, porque yo no había tenido tiempo ni de calibrar.
Entre risas me dijo luego que al casar fueron tantas horas (o así lo recordaba) posando para el fotógrafo y había salido mal!, que se tiró una tarde frente al espejo practicando una mirada y una pose para salir guapo y desde entonces “ya lo tengo estudiado”.

Ayer fue la inauguración.
A la salida de misa algunos, desde sus casas otros, los vecinos se reunieron para comenzar el paseo desde Santa Tecla, hasta el Monasterio. Por todo el camino, las fotos y los textos que una serie de escritores crearon para la ocasión.
Los muros de ésta exposición, son variopintos. Paradas de autobús, árboles, muros, balcones, enredaderas, todo vale para decir, éste soy yo, de aquí vengo y quiero que ésto vuelva a estar vivo.


No es fácil, por su idiosincrasia, que un gallego de la cara, diga un sí o un no rotundo, pero cuando lo hace, rubrica una intención fuerte, clara y dispuesta a la lucha.
La Asociación de Vecinos de Abeleda, la Asociación Cocas e Danzantes de Santa Tegra y O Sorriso de Daniel, han sido el canal de conducción y resonancia de unas voces que claman desde un rincón de Galicia, para salvar un edificio único.
La historia de toda esa comunidad está escrita en sus muros, en los prados que le preceden, donde hay tantos recuerdos de infancia y alegría.
Caminando con los vecinos, me contaban su vida en cada recodo, en cada leira, en cada árbol. Y como un testigo infalible de certeza y verdad el monasterio desde todos los rincones, allá abajo, allá al fondo, aquí al lado.


Por eso los vecinos pusieron en sus casas o en los senderos, su cara, para que se sepa, que detrás de cada piedra, hay una persona.

La poeta Olga Novo, escribió en el facebook de O Sorriso, a raíz de una foto de San Paio ” O ar sostén a beleza ata que xa non pode con ela…”
Así la señora Victoria (una de las retratadas) modista abelense que pespunteó por Caracas y Madrid, cosió la cortina que en la ventana de Asociación Cocas e Danzantes descorrimos simbólicamente.

Queremos ver San Paio en pie.
Sin velos,brillando en la mañana en todo su esplendor.
Porque ayer fue el principio del principio, o el principio del final. Hay que actuar ya, o luego ya no habrá nada que restaurar.
Porque hay veces que el aire, no alcanza y no hay peor sensación que la de asfixia, esa oscuridad que cierra los pulmones, corta la sangre que da vida y oscurece completamente la visión y la memoria.

Para cerrar el recorrido, hicimos un retrato de todos delante de la puerta desvencijada y rota del monasterio.
Haremos otra, cuando la obra esté rematada. Ojalá que no pase mucho tiempo, que los niños que allí aparecen sigan siendo niños que puedan conocer su historia, que los viejos sigan siendo viejos sonriendo con orgullo por el esplendor recuperado y que los que ayer gritaron Arriba San Paio, puedan mirar a lo alto y decir:-¡Lo conseguimos!

Se puede visitar la exposición durante septiembre y octubre, aquí las indicaciones de como llegar a la Iglesia de Santa Tecla donde empieza el recorrido
Los textos que acompañan las fotos en la Exposición pertenecen a Ana Romaní, Afonso Vázquez-Monxardín, Mariña Pérez Rei, Quico Cadaval, Isabel Aguirre de Urcola, Miguel Ángel González, Olga Novo, Bieito Iglesias, Anxela Gracián, Oscar G. Murado, Iria Fernández e Gualteria Pintos a todos ellos mis emocionadas gracias por las palabras que tan generosamente engalanaron las imágenes.
Gracias a O Sorriso de Daniel, por mantener siempre encendida la llama.
Gracias a Manuel Gago, chófer, ayudante fotográfico y “para-nervios” de los modelos
Para todos los vecinos de San Paio, mi mas sentido abrazo de gratitud y mi oferta eterna para como decimos por mi tierra, “lo que sea” y en especial para quienes me dejaron entrar en su mirada
Victoria Fernández Fernández, José Gómez Rodríguez, Eduardo Rodríguez, Lino Payo Vázquez, Ana María Pérez Castro, Paz Pérez Castro, Lolita Gómez Rodríguez, Tadeo López Fernández, Darío Rodríguez Rodríguez, Arturo Vázquez Fernández, María Magdalena Vázquez Fernández, Nieves Diéguez Vázquez, Nélida Álvarez Rodríguez, Isaac González Fernández,Luisa Vázquez y José Darío Gómez Rodicio.

 
2

Tomar, una joyita en el centro de Portugal

Publicado por Sole el 2 Sep 2012 en Mis viajes

El hotel encontrado de súper oferta en booking.es, sorprende por su ubicación, en el centro de una isla. Atraviesas un parque y allí del otro lado del río, Estalagem Santa Iria.
En un costado de la recepción, algo llama mi atención, un extraño adorno vertical de casi metro y medio, lleno de flores y panes ensartados.
No paro hasta averiguar que se trata de la fiesta reina de Tomar, la Fiesta de los Tabuleiros.
Cómo casi todas éstas celebraciones veraniegas, el origen es pagano, agradecer cosechas y pedir por nuevas venturas.
El ritual es largo, y tiene una serie de pasos a cumplir durante un par de meses, para culminar con la ciudad engalanada de flores, cubierta, debería decir. Es entonces cuando largas filas de mujeres vestidas de blanco y rojo cargan sobre sus cabezas, bandejas de mas de 15 kg y que miden por lo menos la misma altura de quien las porta o mas. A su lado va el compañero, que puede auxiliar, pero nunca cargar el tabuleiro.
Se celebra cada cuatro años y la próxima, a la que espero no faltar, será en 2015.


Subiendo por la Corredoura (Rua Serpa Pinto), se disfruta del espectacular perfil de la muralla y del Castillo Templario.


Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad, este monumento requiere una visita lenta. Cada pasillo desemboca en un patio, o claustro maravilloso y
desde las ventanas se puede disfrutar de diferentes estilos arquitectónicos.


Cuando Coimbra era la capital de Portugal, se construyeron una serie de castillos en la llamada Línea del Tajo, siendo el mas destacado, éste de Tomar, que mandó construir el templario Gualdim Pais. Cuando fue disuelta la orden del Temple, la propiedad pasó a la Orden del Cristo.
De ahí que se pueda apreciar la superposición de arquitectura militar, románica, gótica y renacentista mas el estilo manuelista que se le dio al Convento.

La Capilla Templaria conserva aún vestigios de policromía original.


Vista desde los jardines

Si quieres ver mas fotos sigue aquí

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.