8

Siete años. Otro aniversario

Publicado por Sole el 23 Feb 2011 en Diario

Parece que Dios descansó el séptimo día, algo que vamos olvidando cada vez mas, lo de descansar.
Siete son los días de la semana, basados en aquellas observaciones de los primeros astrónomos que veían siete cuerpos celestes girando por el cielo, dando asi su nombre a los días (luna, marte mercurio, júpiter etc)
Siete son las edades del hombre según Shakespeare.
Siete son los pecados capitales y siete las virtudes teologales segun la iglesia católica.
Siete cielos hay, pregonan en la religión islamita
Siete son los colores del arcoiris que se duermen en una olla de oro.
Siete las notas musicales que se unen para grandes sinfonías.
Siete colinas tiene Roma, siete sabios tiene Grecia, siete maravillas tiene el mundo.
Siete enanos tiene Blancanieves, siete novias para siete hermanos se buscaba en alguna película.
Y mas cabalísticas tiene éste número, pero hoy el siete es un número muy especial para la Caja de los Hilos. Siete años hace hoy que empezó éste blog, y quien me lo diría, aqui sigue, esta suerte de bitácora de vida, donde voy dejando hebras de diferentes colores y sabores.

No se si éste sitio reune todas las virtudes que parece tener el número de años que celebra, pero lo que es seguro, que aqui quedan mis mejores colores, mis mejores sonidos, mis historias mas queridas.
Ha sido pequeñito, y poco a poco ha ido creciendo, y seguro cambiará aun mas.

A todos los que han pasado y siguen pasando por aqui, muchas gracias.

 
1

Erice y un elogio a Plinio

Publicado por Sole el 22 Feb 2011 en Uncategorized

Luego de Segesta, nos perdemos buscando un yacimiento que anuncian mucho pero que no aparece. Finalmente, lo encontramos….cerrado y con un cartel de prohibido pasar. Y no pasamos. Quiero pedir mi nacionalidad y no vaya a ser cosa que una denuncia por invasión de patrimonio, me lo impida.


Así que nos dirigimos a Erice, una ciudad construída en la cima de un monte que parece medir miles de metros, aunque solo son 666 (solo, dice alguien que nació en un país cuyo monte mas alto no llega a 600 m)
Yo lo que realmente no se muy bien, es como llamar a la ciudad, porque aunque anunciaban Erice en la carretera y en la guía, luego decía San Giuliano por todas partes.

Lo cierto es que subir por la estrechísima carretera, da vértigo. Es empinadísima y muuuy transitada por coches que ni por asomo respetan el límite de 40k/h.
Mientras subes, ves toda Trápani y el mar.

Arriba, puedes callejear y encontrarte con cientos y cientos de turistas que deambulan por las calles.
Como casi toda Sicilia, Erice fue invadida y conquistada por los griegos de Siracusa, luego se alió con Segesta para liberarse de los siracusanos haciéndose aliada de los cartagineses, para terminar siendo conquistada por romanos que al final de la República la dejaron desaparecer. Durante mucho tiempo los antiguos habitantes y sus descendiente reclamaron la reconstrucción, que fue llevada a cabo por Tiberio.

Ahora un apartado. Parece que Erice desapareció. Pero yo la visité y en el mapa que te dan en el Ayuntamiento estaba marcada la ciudad vieja. Aunque algunos historiadores dicen que donde ahora se dice que está en realidad, estuvo.
Así que además de mis fotos, voy a basarme en ese gran turista de la historia, en el inventor de las Agencias de Viajes, en Plinio. De veras yo no se como hizo éste señor, o era uno en muchos, o era nigromante y se teletrasportaba o tenía un séquito de excelentes organizadores, que le cuadraban estancias, comidas y traslados de manera espectacular, ya que a mi no me da la vida para visitar todos los sitios que Plinio dice que estuvo, y menos con los transportes de aquellos años.
Lo cierto es que a mi el hombre me cae bien, y cada vez que en un sitio dicen, aqui estuvo Plinio, yo voy.
Asi que si las crónicas de Plinio dicen que estuvo en Erice, me da igual que los demás historiadores digan que es imposible, que ya estaba destruída, porque si lo estaba, que es eso tan histórico que anuncian en la guía de viajes? Viva Plinio!

Prosigo. Luego de callejear y comer algunos dulces típicos y visitar la tienda que se abastece con productos sembrados en tierras requisadas a la mafia, hay que subir hasta el Castillo, desde allí se ve toda la costa y a lo lejos Palermo, nuestro siguiente destino.


Lee más…

 
1

Por carnaval, orejas

Publicado por Sole el 21 Feb 2011 en Epicúrea

Febrero suele ser mes de cocidos y lacones, pero por sobre todo, para mi, de orellas, filloas, hojas de limón, flores, y algún que otro bandullo o vincha.
El día de ayer vivimos la experiencia de tomar un cocido con peli porno de fondo. Y no fue en casa, no, que fue en un restaurante abarrotado de gente y de niños que correteaban por las mesas. El trajín era tal que los dueños ni los camareros se percataron del apoteósico encuentro que se vivió en la pantalla.
A mi modo de ver, el cocido tuvo un fallo peor que el acompañamiento cinéfilo, el postre.
Me regodeaba yo imaginando las filloas o las orejas que tomaría y grande fue mi desilución cuando nos ofrecieron los acostumbrados flan-piña-melocotón-arrozconleche-natilla.
Una pena no tener eso previsto, máxime cuando es un sitio de fama.
Por lo que pude ver, las filloas si eran llevadas a una mesa enorme donde degustaban el monumental cocido medieval. Seguramente a ninguno de los que tomamos cocido ese día alli nos hubiera importado pagar un poco mas, por tener postres de carnaval.
Llevo tres o cuatro años probando diferentes recetas de orellas, finalmente creo que la que a mí mejor me ha quedado por lejos, es la de Pilar de La Cocina de Lechuza, le hice algún pequeñísimo cambio, ya que a diferencia de ella a mi si me gusta el anís.

Orellas de entroido
1/2 vaso de agua templada (100 ml)
1/2 vaso de aceite de girasol (100 ml)
100 g de mantequilla derretida
pizca de sal
anís, el tapón de la botella lleno.
2 huevos
1 kg de harina
azúcar para espolvorear.

La mantequilla derretida se bate con los huevos, el agua y el aceite. Mi mantequilla no estaba del todo derretida y quedaron unos cuajerones extraños flotando, cosa que solventé con un poco de baño María (consejo, no hay que hacer las cosas con tanta prisa, si le hubiera dado un poco mas de calor, no hubuiera tenido que montar la parafernalia)
Se agrega la sal, el anís y poco a poco la harina.
La cantidad variará segun el tamaño de los huevos, la humedad del día etc, etc. Pero alrededor de 600 g será suficiente. Otros 200 g se me fueron en amasar. Digo ésto porque los que somos un poco cocinillas solemos decir “lo que pida” lo que para los que se inician suele ser un dolor de cabeza o como dijo mi amigo Nacho, “a mi la masa no me dice nada”.
La masa queda muy suave y con un aspecto húmedo. Se deja reposar una media hora.
Luego coges bollitos del tamaño de una nuez grandecita y con un buen palote de amasar se estira sobre el mármol de la cocina sin enharinar.
Algo que nadie me dijo otras veces y que generaba que las orejas me salieran como tortas fritas.
Se estira de forma alargada, a mi me quedaban de unos 18 cm por 12 mas o menos de ancho.
Hay que notar que la masa está finita como un papel.
Luego con los dedos se les hace un pliegue al medio.
Mi amiga Mariló, hace casi un lazo que suelta en la sartén de abundante aceite caliente. Yo suelo ayudar a la forma con un tenedor.
Se colocan en una bandeja con papel absorvente y se espolvorean de azúcar.
Hay quien es tan goloso del sabor del anís que junto con el azúcar salpica unas gotas del licor.
Esta cantidad de masa da para unas 30 orejas, asi que la mitad la congelé para hacer mañana o pasado, otra bandeja.
Pilar te doy el certificado de calidad suprema, de las tres recetas gallegas que he sacado de tu blog, las tres salen con matrícula.Eres una garantía.

 
0

El parque de mi casa

Publicado por Sole el 20 Feb 2011 en Uncategorized

…es particular, cuando llueve se moja como los demás.
Eso si cuando le sale el sol, bien bonitiño que es!


Hace unos meses los vecinos de Pontepedriña (Santiago de Compostela) vimos con pánico como unas grúas inmensas estragaban el parque para construir un edificio.
La donación de una pareja dio como resultado un hogar para la tercera edad, que aun está vacío, pero acabado y muy bien decorado.

Todos mirábamos con recelo lo que ocurriría con las sendas verdes por las que muchos paseábamos, hacíamos ejercicio, o simplemente teníamos como rincón de solaz para ir a leer. Por suerte, todo ha quedado bien. Hay menos espacio, es cierto y hay redistribución de juegos y aparatos de ejercicio. Pero el paseo sigue siendo agradable, en breve dispondrá de un espacio de cafetería y terraza. Una cervecita, alli en verano, será casi una obligación.

El sábado amaneció con sol. La lluvia de la noche lavó la cara al cielo y a la hierba.
La primavera, faltando un mes empieza a dar señales.

El parque Eugenio Granell es uno de los más grandes de Santiago, con 130.000 metros cuadrados de superficie. Tiene un carril bici que discurre por la margen del Sar, tres plataformas para la realización de ejercicios físicos y una pista de patinaje. Además, dispone de dos miradores con vistas a la ciudad.
Hoy en día ya está en funcionamiento el Intinerario Verde de Compostela que une todos los parques
de la ciudad dando un paseo muy agradable de entre 14 y 25 km, según que tramo se haga.

 
0

Lietor y la Ermita de Belén.

Publicado por Sole el 17 Feb 2011 en Diario, Miradas

La primera vez que fui a Lietor, fue con un grupo de amigos. Fue hace muchos años y llegamos allí con la premisa que tienen en algunos grupos de ir a comer a un sitio que está en el quinto pino y que la dueña tiene un carácter de mil demonios.
Entramos a un patio precioso, con un aljibe y varias puertas cerradas. Luego de un rato se abrió una y nos gruñeron que entráramos a otra.
Luego de una de las mejores comidas que recuerdo, nos fuimos a dar un paseo por el pueblo.

Años más tarde volví para contar cuentos a la Biblioteca. Mar y Teresa llevaban ya un tiempo intentando sacar adelante su Festival de Narración, habían probado todas las horas posibles para que el público adulto fuera, y nada.
A la hora de la función, no había nadie en la Biblioteca, una señora comentó que el problema era “Santa Lucía”. Explicó que como el día de la santa había llovido, la fiesta se hacía al día siguiente y la mitad de las mujeres del pueblo estaban pelando perdices y la otra mitad en el bar tomando el café hasta que los críos salieran del cole.
Si Mahoma no va a la montaña… así que allá que me fui.
Entre risas y bromas, por mis desconocimientos en temas de desplume y de hogueras de celebración las comprometí a que al año siguiente las quería ver a todas en la Biblioteca. Fue como debió de haber sido en los viejos tiempos, contar con algo entre manos, contar bebiendo algo caliente.
Y así ha sido durante siete años.
Hasta han cumplido su promesa de que el día que tuvieran teatro, yo sería la que actuaría primero.
Increíblemente cada vez, por horarios de buses o por tener función en otro sitio, me iba sin volver a repetir el paseo que di por el pueblo.
La última vez que estuve, fue la vencida.
Me paseé por sus callecitas empinadas, la fuente del Pilar, los muros desde donde se ven los arabescos del Río Mundo… pero faltaba un sitio.
Recogimos con Teresa, la llave en la casa de la vecina y entramos a un sitio que tenía grabado en mis retinas

La Ermita de Belén, Monumento Histórico Artístico.
Es pequeña pero alberga la mayor cantidad de pintura popular del siglo XVIII, casi 600 m.
La ermita es del siglo XV, pero cuenta la historia que los vecinos se unieron en el siglo XVIII (año 1735-36) para que un pintor de identidad anónima decorara toda la iglesia.
Del piso al techo, incluyendo las vigas, el altar y parte de la estancia que está detrás de la única estatua que tiene la iglesia, hay pinturas.
A primera vista sorprende la parafernalia de colores fuertes, las escenas firmemente trazadas y rebordeadas en negro, como separando cada escena.
Es como un inmenso comic religioso, cada viñeta representa escenas bíblicas, interpretadas de manera muy básica y elemental. El pintor no tenía muchas nociones de perspectiva ni de profundidad de campo, ni de proporciones humanas. Las imágenes son planas, fantásticas, erróneas.
Hay leones, pelícanos, camellos, animales que el pintor nunca había visto y se nota en que casi no se reconocen.
Puedes estar horas observando.
Hay quien dice que cada recuadro fue pagado por una familia, algo que explicaría la proliferación de santos, santas, alegorías, sentencias y versos ejemplificadores. Te pierdes en arcaísmos, imperfecciones y didactismos, pero es quizá eso lo que le confiere mayor interés.

La Ermita es célebre entre los seguidores de Amanece que no es poco, ya que la misa de la película, sucede allí. Y les aseguro que si uno se pasea por el pueblo, puede ver más de una escena por sus rincones, desde la Asamblea de mujeres en la casa de los Tovarra a las cuestas por donde rodaba Carmelo su borrachera.

 
0

French Roast

Publicado por Sole el 15 Feb 2011 en Diario

French Roast from Piokaz on Vimeo.

 
0

Demasiado joven

Publicado por Sole el 14 Feb 2011 en Diario

Me gusta mucho éste post de el blog de Vítor Mejuto

 
2

Rodrigo de la Calle- Gastrobotánica mirando el reloj de las estaciones

Publicado por Sole el 9 Feb 2011 en Epicúrea

La verdad que ya hace tiempo que no dejo en La Caja, restaurantes que me gustan. Al hacer Gago unos comentarios que comparto plenamente, me parece repetir aqui y prefiero que mi aporte sean solo las fotos. Sin embargo en algunos casos, no me resisto. Cómo en el de éste local de Aranjuez. Me encantó. Y no descubro nada, pocos días después de nuestra visita a Rodrigo de la Calle le dieron el Premio a Cocinero del Año en Madrid Fusión y hace nada el PREMIO INTERNACIONAL CHEF L’AVENIR (COCINERO DEL MAÑANA)

Hay sitios que entras y ya te sientes cómodo.
Asi es la sala, con una luz controlada, de buen gusto y con un servicio eficiente, cortés y amable.
En carta aparecen dos menús degustación, uno de arroces y el de gastrobotánica. Nos inclinamos por éste.
Rodrigo de la Calle, mantiene una relación muy especial con el producto. En días de globalización del sabor, de comer peras en tiempos de melocotones y fresas en tiempos de membrillos, volver a la vieja y sabia premisa de comer lo de estación, es no solo una actitud responsable sino un desafío al ingenio.
Porque las frutas de un año no saben igual al siguiente, si les respetamos las horas naturales de luz, lluvia, frio o calor. No lo podemos tocar, trastocar para que sea como queremos. Hay que esforzarse por vestir de gala cada albaricoque, haba o cebolla, segun la única personalidad que regale cada año.
“Los caprichos de la naturaleza dentro de su desorden perfecto, aporta sorpresa temporada tras temporada”
El tamdem De la Calle- Orts funciona muy bien desde los tiempos que se conocieron en Elche. Juntos han sacado adelante un término que no aparece en el diccionario, pero que se explica a las claras en cada plato, gastrobotánica. El estudio de las especies vegetales, las conocidas y las olvidadas y su posterior aplicación en la cocina, coincidiendo con la época del año en que alcanzan su plenitud.
Y no es cocina vegetariana, aunque bien puede serlo, se trata de que cada flor, semilla, raíz u hoja se potencie, se resalte y se hace engranaje equilibrado de un plato que además de ser bello, nutre y alimenta.
Dicho a las claras, cada plato que te ponen delante es un trozo de huerto vestido de fiesta.
Si pasan por Aranjuez, no duden en reservar mesa. Vivirán un festival.

Esferificación de aceituna de Camporreal


Mantequilla de cítricos con conlines, crujientes de harina, batata frita y huevas de trucha ecológica.

Ostra al natural con ensalada verde y caviar cítrico “Huerto de Elche”


Cous-cous de crucíferas, germinados y brotes tiernos de verduras saladas.


Líquen:espuma caliente de algas y hongos.

Cogollo de lechuga de mar embebido en caldo corto de Ibéricos y dragonfly

A modo de menestra:mosaico estacional de verduras y hortalizas de invierno

Arroz de algas y hongos

Espeto de trucha, leche de coco,yuzu y algas de tierra

Rabito de cerdo ibérico con quinoa y algas de tierra

Diversidad cítrica

Torrija caramelizada y empapada en leche de bergamota

Rodrigo de la Calle- Localización
Reservas:918910807

Otra mirada en Capítulo 0

 
1

Pastafrola

Publicado por Sole el 6 Feb 2011 en Epicúrea, Italia

-Abuela me duele la panza.
-¿Te preparo un té de Marcela?
-Mejor una pastaflora
-Flora es tu tía, la torta es pas-ta-fro-la.
-Pues de esa, dos una para ahora y otra para llevarme a casa.
Luego venía el momento de coger tenedor y en un plato de peltre amarillo con cachones negros en un lado, entrar a pisar con fuerza el dulce de membrillo.
El agua tibia ayudaba, pero era inevitable algun goterón de dulce que se limpiaba rápido pasando el dedo por la mancha y el dedo por la lengua. No quedaban pruebas del delito.
Mientras mi abuela iba a por el tarro de mantequilla casera, los limones y la harina.
Esa mezcla de blancos y amarillos eran el complemento ideal para el rojo.
En un cuenco volvíamos migas la mantequilla. Aun hoy cuando quiero escribir y no me sale, me froto un dedo contra otro, imaginando la sensación aterciopelada de la harina abrazando la manteca dorada.
Esas bolitas blancas y tibias que como por arte de bilibirloque, se volvían una masa suave y aterciopelada.
Luego los bastoncitos de masa que había que estirar con maestría para que tuvieran el largo de la tartera.Todo un desafío, una muestra de control de fuerzas en la palma de la mano.
Finalmente hacer la rejilla de masa sobre el membrillo que ya dormía en la tartera.
Mi abuela hacía trencitas con las tiras y a veces cuando sobraba masa, o le hacía una flor en el medio o me hacía un bollito que metía en un lateral del horno y que por su tamaño se hacía antes y por ende, devoraba antes para apaciguar el ansia. Eso si, nada de agua fría después de comerlo, que sino, se te hacía una piedra en el estómago.
La tarta se pintaba con huevo y luego desaparecía en ese mágico invento de calor que daba vida a cualquier cosa que saliera de la cocina.
Cuando llegó el adelanto de un horno con cristal en la puerta, me sentaba enfrente para mirar como la masa que estaba escondida, emergía lentamente.
Pero mientras tuvimos horno a leña, con la puerta cerrada a cal y canto la espera pasaba por otros sentidos.
La información era mas verídica.
El aroma dibujaba en el aire mi ansia.
Primero era el azúcar que se derretía grano a grano, luego la masa que se llenaba de burbujas de aire que estallaban modestamente soltando burbujas de olor a pan caliente y finalmente, la sirena de “está listo” la daba el olor a membrillo caliente.
Sobre la pala de madera emergía el regalo, la curación para mi dolor de barriga.
Remedio que seguí usando incluso después de saber que todo era un cuento de mi tío Pocho, que adoraba la pastafrola y que usaba mi poder sobre la abuela, para tenerla a la tarde acompañando el mate.
Al pasear por Sicilia, me la encontré en varias pastelerías. Las probé todas. Estaban deliciosas. Pero como aquellas de aquel rincón de infancia…
Cómo soy de las que creo que uno se puede reencontrar con lo bueno de la vida, cuando me duele la tripa, me preparo una pastafrola y me la como a la salud de mi tío y a la memoria de mi abuela.

Receta.
4 huevos
200 g de mantequilla
1 taza de azúcar
1/2 k de harina y el restod el paquete para amasar.
leche tibia
polvo Royal
ralladura de limón
1/2 kg de dulce de membrillo

Se hace una corona con la harina, el azúcar, la ralladura de limón y el Royal, en el medio se pone la mantequilla a temperatura ambiente y se amasa con los dedos hasta lograr que se mezclen.
Tendrá una apariencia de granos de arroz.
Se vuelve a hacer una corona y en el centro se agregan los huevos y poco a poco la leche.
Se amasa hasta lograr una textura suave y ligera.
Se corta en dos.
Un trozo algo mayor, se estira en forma de círculo, dejando un borde que cubra la tartera.
Con el resto de la masa se cortan tiritas para hacer una rejilla.
El membrillo se hace puré con ayuda de una tenedor o batidora y se extiende sobre la masa.
Por encima se cruzan las tiras.
Se hace un repulgue y se pinta con huevo.
Al horno (180º) unos 40 m

 
0

Curriculum

Publicado por Sole el 6 Feb 2011 en Uncategorized

Una buena manera de presentarte. El trabajo acaba de ganar el concurso de Ediciona sobre video-presentación.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.