0

Oskar Schlemmer- Ballet Triádico

Publicado por Sole el 31 Ene 2011 en Diario, Miradas

“…es arte contemporáneo” decía una vocecita con rotundidad. “Colores primarios” enunciaba otra, “Bauhaus” sonaba por ahí. Alguien preguntaba por “su obra” y otros opinaban sobre “formas”
No eran críticos crípticos en la inauguración de una muestra de arte.
Eran niños de no mas de diez o doce años.
Algunos que apenas levantaban unos palmos del suelo. Vestidos de domingo. De fiesta. De ir al Museo.
Me reconcilié con la esperanza al ver ese espacio de luz y color que era el Würth esa mañana.
Asi debería ser nuestra aproximación al arte. Jugando, reconociendo, sintiendo en la piel y en los oídos, los ojos, las manos, que lo natural de la vida es comunicar emociones, sentimientos, inquietudes, a traves de diversos caminos.
Desconocer eso, nos priva de algo esencial. Saber eso desde pequeños, nos abre la puerta al espacio y al tiempo.
Cuando a veces me piden que cuente cuentos de temas tan en boga como inmigración, tolerancia, ecología, igualdad, me niego. Me niego a circunscribir la mirada en una sola línea. Porque cuando trazamos estancos, fronteras en las ideas, es cuando creamos sectarismos y posturas encriptadas. Si creamos seres sensibles, pensantes, capaces de vibrar con un color o de contonear su cuerpo con una melodía o con el viento, tendremos un niño con una mirada sobre el mundo plagada de caminos de diálogo e interacción.
Quien se para a mirar una pincelada, acaricia de otra manera el tronco de un árbol, quien deja que el color le impregne, no querrá nubes negras que le cubran los atardeceres, quien descubra las curvas de una forja, solo querrá mares donde se vean las puntas de los dedos de los pies, quien en vez de irse a un centro comercial con sus niños, se los lleve un rato de museos, ayudará a gestar personitas que irán por el mundo con un secreto tesoro dentro y eso se nota.

El equipo de Zarándula realiza los talleres para familias del Museo Würth de La Rioja, el domingo pasado disfruté de su trabajo sobre Oskar Shlemmer. Los niños crearon trajes inspirados en las figuras creadas por éste para su Ballet Triádico, luego danzaron y finalmente vieron el documental.
Una jornada preciosa.

 
1

Cecile Corbel

Publicado por Sole el 27 Ene 2011 en Uncategorized

Es Bretaña, pero podría ser cualquier atardecer en un monte de Galicia


Sweet song hd
Cargado por branmusicfrance. – Ver más clips de música, videos en HD!

 
0

El Etna late fuerte otra vez

Publicado por Sole el 14 Ene 2011 en Italia


Vista del cráter central del Etna desde la última explanada de subida a 2900 m

Al entrar a Sicilia por Messina, lo primero que hice fue otear el horizonte, pero no fue hasta cerca de Taormina que no le vi la silueta, perdida entre nubes. El Etna,la fragua de los dioses, estaba frente a mi. Con el correr de los días fui entendiendo que para ver esa silueta clara y azulada de las fotografías, hay que mirarlo por la mañana, porque a lo largo del día son tantas las emanaciones, que se generan nubes expesas alrededor que hacen dificil visualizarlo.

El Etna es uno de los volcanes más activos del mundo, y está casi en constante erupción. Aunque en ocasiones puede ser muy destructivo, no está contemplado como un volcán particularmente peligroso y miles de personas viven en sus alrededores e incluso en sus faldas. La fertilidad de la tierra volcánica hace que la agricultura extensiva, con viñas y huertos, se extiende a lo largo de las laderas de la montaña. Las erupciones del Etna no son todas iguales. Algunas ocurren en la cumbre, donde hoy día hay cuatro cráteres distintos: el Cráter Noreste, la Vorágine, la Bocca Nuova y el Cráter Sureste. Otras suceden en los flancos, donde existen más de 300 ventilaciones, variando su tamaño desde pequeños hoyos en el suelo a grandes cráteres de cientos de metros de diámetro. Las erupciones en la cumbre pueden ser muy explosivas y extremadamente espectaculares, aunque rara vez amenazan las áreas habitadas alrededor del volcán. Por el contrario, las erupciones en los flancos pueden ocurrir incluso a unos pocos cientos de metros de altitud, bien en las cercanías o en las mismas áreas pobladas. Numerosos pueblos y pequeñas ciudades yacen cerca o sobre los conos de antiguas erupciones laterales. Desde el año 1600 DC ha habido al menos 60 erupciones laterales e incontables erupciones en la cumbre. Casi la mitad de éstas ha ocurrido desde el comienzo del siglo XX y el 3er milenio ha visto cuatro erupciones laterales, hasta ahora: en 2001, 2002-2003, 2004-2005 y 2008.Entre 2002 y 2003, la más grande serie de erupciones en muchos años lanzó una enorme columna de cenizas que podía verse fácilmente desde el espacio y desde lugares tan lejanos como Libia a 600 km, Mar Mediterráneo mediante. La actividad sísmica de esta erupción provocó un deslizamiento de hasta dos metros en la cara Este del volcán y muchas casas en sus flancos experimentaron daño estructural.

Además, la erupción destruyó completamente la estación turística de Piano Provenzana, en el flanco Noreste así como parte de la estación cercana al Rifugio Sapienza en el flanco Sur, y el centro de vigilancia al pie del cráter central.

El Rifugio Sapienza se encuentra en las cercanías del la estación de funicular anteriormente destruida en la erupción de 1983, que ha sido reconstruida.

De Catania se toma la direccion de Nicolosi, el ultimo pueblo antes de entrar en el parque y en la zona de coladas de lava más recientes, de 1984- 2001.

Al subir la carretera, sobrecoge ver los ríos de lava, entre el bosque verde y los restos de casas. No imaginábamos que la lava podía estar presente a tantos km

En una menos de una hora se llega al Refugio Sapienza del Club Alpino Italiano y al área de esqui; esta carretera continuaba despues a media ladera hacia el famoso valle del Bove, (lugar de las mas impresionantes erupciones y la famosa cascada de lava) pero fue cortada por la ultima erupcion de verano de 2001 y aún no ha sido totalmente reconstruida.

Una vez en el refugio Sapienza, a 1910m de altitud se puede subir al monte andando o en funicular. La caseta de los guías alpinistas ofrece una excursión que incluye el funicular y luego la ascensión al cráter principal, al que solo se accede con guías (o por lo menos es lo que dicen) Debido a que aun ando con la muleta a cuestas, no nos atrevemos a la caminata de seis horas, que incluye una bajada por varios cráteres menores.

La subida se puede hacer sin prisas, de hecho al bajar del funicular no cogimos inmediatamente los camiones ya que nos apetecía dar un paseo por la última ladera que aun conserva algo de vegetación. Hacia arriba, todo es negro y gris, con pinceladas rojas y una bruma que hace ver espejos sobre la nube de polvo que se levanta al caminar.
No es nada sencillo andar pisando la lava que se desgrana.
Hay letreros que invitan a subir por las rutas señalizadas y no a los lados del camino por donde los camiones levantan una polvareda inmensa, pero por mas que miramos, las señales no se ven y los caminos tampoco.
Aun no son las 10 de la mañana y no se puede soportar el sol que encandila. Sin embargo un grupo de japonesas de falda y lazos trota como si fuera una pradera.

Para tener una idea del tamaño de éste cráter, basta mirar los puntitos arriba, son personas.

Subimos en los autocares y a 2800 metros un guía nos explica la actividad del volcán. Nos tranquiliza saber que suele tener actividad “de la gorda” cada año y que la última fue en julio de 2009. Instintivamente todos calculamos a que fecha de agosto estamos.

Luego de circunvalar uno de los cráteres mas grandes que hay en la base del cono, nos internamos por las rutas que ahora si son mas claras.

La vista es espectacular. Si rascas un poco el suelo, no mucho, 5 o 10 cm, la tierra arde. El vapor que vemos salir está como mínimo a 80º. El aire huele a azufre.
Se entiende que utilizaran éstas imágenes para uno de los planetas de Star War.

El cráter superior tiene una corona de mas de cien metros de largo, de azufre

Por ésta ladera está prohibido subir, las emanaciones son altamente tóxicas y hay días que prácticamente no se puede respirar.

El cielo se cubre y descubre de nubes por antojo de las fumarolas.

El Etna ha entrado en erupción ayer. No puedo dejar de recordar que éste verano toque con mis manos y comprobé que la tierra latía bravía allí debajo.

 
1

Escalera de los Turcos

Publicado por Sole el 13 Ene 2011 en Uncategorized

Bordeando Sicilia por el lado izquierdo de la isla, subiendo hacia nuestro siguiente destino, vimos un cartel que nos llamó la atención “Scala dei Turchi”.
Cómo la salida nos pilló muy encima y por supuesto, como siempre en éstos casos con un coche pegado a las partes íntimas del nuestro, seguimos carretera.
Pero a poco apareció el anuncio una vez mas y cual indígena local, cruzamos la carretera, no sin antes poner intermitente. Ésto lo digo ya que por allí no se habitúa, parecen creer que no hay que dar información a los demás en la vía porque eso es dar datos al enemigo o algo asi. Hay que adivinar según la inclinación del caño de escape o el oscilar de una hoja, que dirección tomarán en cada cruce (mas que nada porque da igual si es dirección prohibida, eso no garantiza que no entren)
Lo cierto es que zigzagueamos por una serie de callejuelas repletas de coches, aparcados como siempre en los lugares mas inverosímiles, de paseantes y de mammas con niños, flotadores, sillas de playa, sombrillas y neveras.
El pudor cívico de Gago lo llevaba a descartar una y otra vez los huecos posibles para el coche ya que todos no es que bordearan la ilegalidad, sino que eran francamente un desmadre. Mientras ésto pasaba, yo veía que algo interesante discurría a nuestra derecha, algo que hacía que la gente se formara en extrañas filas de a uno y desaparecieran en el horizonte.
Finalmente ante la posibilidad de que me diera un ataque de curiosidad, aparcamos “d’aquelamaneira” y luego de atravesar un terreno lleno de cristales, algun somier y un tambor de lavadora, apareció ante nuestra mirada pasmada una maravilla blanca.

La Escalera de los Turcos, una playa hermosísima, rodeada de altísmos acantilados.
Una piedra llamada marga, una piedra calcárea sedimentaria de un blanco puro, en la que el viento y las lluvias a través de los siglos han dibujado en ella amplios escalones, encandila al que se asoma en lo alto. El mar, verde esmeralda o azul por momentos, hace resaltar mas la playa de finas arenas.
Para acceder hay solo una manera, caminar por los amplios escalones tallados de manera natural en la roca.
Dicen que el nombre proviene de las antiguas incursiones de los piratas sarracenos y árabes que protegían sus embarcaciones del viento en medio de estos acantilados.
Pero nos aguardaban Segesta y Erice, el viaje seguía. He de volver y me quedaré alli durante horas para ver como el sol se refleja en cada cala, hasta desaparecer definitivamente en el horizonte.

Buscando información del sitio, me encontré con la página de un grupo italiano que hizo el videoclip de su canción en la Escalera y en el Valle de los Templos, y no lo puedo resistir, debo compartir con vosotros ésto. La canción es una terrible mezcla de Alex Ubago, con rap shakiriano y con mensaje coheliano. Pero el paisaje humano (si hubiera sabido que al bajar a la playa me podía encontra eso, a las piedras de Segesta las iba a ver mi santa abuela) y del otro, hacen que valga la pena ver el vídeo.

 
2

Maria Elena al este y al oeste

Publicado por Sole el 12 Ene 2011 en Diario

Cuando la luna se ponía el camisón, en mi casa era la hora de dormir.
Mi niñez está acunada por la melodía de una voz limpia y clara que llenó mi cabeza de hermosas imágenes.
Una laguna plateada, unos gatos en puntillas de pie, un bazar de cosas imposibles, una tortuga que atravesaba el mundo, una mantequilla enamorada, una tetera galante.
El primer cuento que conté, se llamaba la Pla-pla, el primer montaje que dirigí para niños estaba inspirado en la canción de la Reina Batata y una de las obras que mas veces representé fué “Té con María Elena”. Por eso y mas hoy me siento huérfana.
Uno de los mejores regalos fue un disco de vinilo, que tenía la cara de una señora de ojos profundamente claros. Los domingos a la mañana se mezclaba con Cafrune o Ray Charles.
María Elena Walsh fue la alfombra mágica que me echó a volar en tardes de siesta y penitencia.
Ya adolescente quedaron aparcados Dailan Kifki y los demás cuentos, pero llegaron sus poemas, sus versos por la libertad y la esperanza.
Cómo muchos canté aquello de “tantas veces me mataron, tantas veces me morí, sin embargo estoy aqui, resucitando…”
Como la cigarra, al sol, tarareando.No eran tiempos de “un poquito caminando y otro poquitito a pie”.
Volaba buscando ese “cielo bien celeste” y a veces el dolor de un desengaño me empujaba al País de Nomeacuerdo.
El tiempo de volver a ser niña vino pronto. Y hasta hoy me dura, cuando haciendo km canto al Brujito de Gulubú, o bailo con el Twist del Mono Liso.
María Elena fue una mujer comprometida con la palabra, con la poesía, con la fantasía.
Adoraba los diccionarios y hasta hace poco se mostraba preocupada por los autores que banalizan su lenguaje en procura de acercar al niño lecturas facilonas.
En tiempos en que ser mujer amando a otra mujer, feminista y libertaria era peligroso, ella elevó su voz contra ese país que se transformaba en lápiz con la goma de borrar incorporada, para escribir lo que le dijeran y borrar rápido lo que diferenciaba.
Nunca quiso un mundo que fuera un jardín de infantes infantilizados.
Hoy, “al este y al oeste llueve y lloverá una flor y otra flor celeste, de jacarandá”
Del color de los ojos de María Elena que ayer se cerraron, mientras el viento pasa en monopatín.

 
0

The Arctic Circle

Publicado por Sole el 11 Ene 2011 en Cuentos

The Arctic Circle from Kevin Parry on Vimeo.

Un corto de animación de Kevin Parry, precioso!

 
1

Noche de reyes

Publicado por Sole el 5 Ene 2011 en Cuentos, Diario

En 2001, en un viaje en tren con mi hermana María, estuvimos hablando sobre los Reyes Magos, sobre esa increíble conspiración en la que todos -sin excepción, medios de comunicación incluidos- participamos, y cuyo fin es que los niños crean en su existencia real. Los cambios en la edad, por supuesto, son graduales, pero ¿qué mejor frontera que el día en el que te dicen la verdad sobre los Reyes, para marcar el inicio del fin de la infancia?”. Tiene razón Martín Casariego al hablar de la increíble conspiración que reina en estas fechas en torno a los Reyes Magos. Los niños se encuentran una mañana de enero sus cuartos llenos de juguetes, y sus padres les dicen que los responsables son tres personajes misteriosos que tienen la rara afición de visitarles a escondidas una vez al año para cubrirles de regalos. Una ocurrencia cuanto menos extraña, pues un regalo suele ser un gesto de reconocimiento, pero también de poder. “Al llevar mi regalo eres mío”, es la inquietante advertencia que contienen todos los regalos. La pregunta, entonces, es por qué los adultos se escudan en unos seres del mundo de la ficción para atentar contra esa ley esencial del regalo que es dejar clara la identidad de quien lo da y poner la marca de no disponible sobre quien lo recibe. Aún más, por qué en un mundo tan práctico, utilitario y racionalista como el nuestro pervive una costumbre así, y estos remotos seres siguen llegando puntualmente, para celebrar con su gozosa atención la presencia de los niños en el mundo. Una atención hecha a imagen y semejanza de los que dedican todos los padres a sus hijos pequeños, porque, bien mirado, al poner a escondidas los juguetes en sus cuartos, los padres no hacen nada que no hagan cada noche cuando les acompañan a la cama y olvidando sus obligaciones, el mundo sensato en el que deben moverse, les hablan de dragones, de alfombras voladoras, de mundos detenidos en el interior de los lagos, de muchachas que tejen camisas de ortigas y de pájaros de oro. Es decir, les hablan como si contagiados por su hermosura hubieran perdido literalmente la razón. Porque el mundo de los cuentos es ese mundo que sólo puede encontrarse cuando perdemos la razón. Aunque si necesitamos hacer algo así no es para caer en el mundo atroz de la locura sino para salir de él, pues tal vez la peor de las locuras, como dijo Chesterton, es la de aquellos que lo han perdido todo menos la razón.

Lo que los niños en realidad reciben es el regalo más grande: una historia que les haga sentirse amados

La verdad sobre los Reyes marca el principio del fin de la infancia

Franz Kafka tiene un relato en que un pobre hombre, desesperado por el frío que está pasando se monta sobre un cubo vacío y sale volando en dirección a la casa del carbonero. Pero, al verle llegar por los aires, la mujer del carbonero le espanta con su mandil. Nuestra razón es como esa mujer que agita decidida su mandil. Pone las cosas en su sitio, y nos devuelve la cordura, pero nada sabe de la loca esperanza que nos llevó a confundir el cubo con un caballo ni de la alegría inexplicable que sentimos al volar con él en la noche. Y las historias que contamos a los niños están para decirles que ese vuelo y esa alegría son posibles. Ese y no otro es el verdadero significado de la Noche de Reyes. Una noche en que lo que importa de verdad no son tanto los juguetes que los padres dan a sus hijos, sino el hecho de que lo hagan en el seno de una historia. Porque lo que les estamos regalando, al hacerles creer que son los Reyes Magos quienes se los dan, es el don más maravilloso que puede hacerse a un niño, el don de una historia.

Es inevitable, siempre nos vamos tras los que tienen historias así que contar. Eso es el amor, encontrarnos con alguien y sentir que guarda una historia que debemos escuchar. Y tal es el regalo que hacemos a los niños esa noche, el regalo de una dulce y maravillosa historia. Una historia que lejos de apartarles del mundo, les devuelve a él cargados de confianza y gratitud, que es lo que pasa con los Reyes Magos, en que el niño siempre termina despertando en su cuarto real lleno de objetos soñados. Pues ¿acaso no es eso un juguete: un objeto que pertenece por igual al mundo de la realidad y el de los sueños?

¿Deben seguir contando historias así los padres a los niños? No tengo ninguna duda de que sí, incluso los que piensan que a los niños hay que decirles siempre la verdad. La razón nos dice cómo es el mundo, y nos ayuda a descubrir las leyes que lo rigen, pero no nos dice por qué estamos en él, ni si nuestra vida tiene o no algún sentido. ¿La razón? Nuestra vida no cabe en una casa tan pequeña, por eso necesitamos ficciones que nos permitan ampliar el campo de lo posible. Y lo que regalamos a los niños la Noche de Reyes es el regalo de una ficción que habla del amor y sus tímidas locuras. Los libros están llenos de personajes que se van detrás de alguien con la esperanza de escuchar de sus labios historias así. Sancho lo hace detrás de don Quijote, para oírle hablar de caballeros enamorados y ríos llenos de miel; Elsa desafía la prohibición de Lohengrin, para conocer el misterio de los cisnes del lago; Ismael se embarca en el Pequod, para oír hablar de la ballena blanca, y Nausicaa baña y cubre de perfumes a Odiseo, para sentarse a su lado y escuchar el relato de sus amores con Circe. Una historia es un lugar donde se formula una promesa. La historia de don Quijote nos promete un mundo lleno de nobleza, dignidad y alegres desatinos; la del capitán Achab, que puede vencerse a la muerte; y la de Ulises, que existen hechizos capaces de retener a nuestro lado a los seres que amamos. Si las criaturas de los cuentos nos conmueven, es porque son una metáfora de nuestro propio corazón anhelante. Dragones, sirenas, muchachas encantadas, sastrecillos valerosos, tímidos flautistas, todos nos prometen algo cuando se acercan a nosotros. Y la enseñanza principal de la Noche de Reyes es que el regalo más grande que podemos hacer a los niños es el regalo de una historia que les haga sentirse amados. Una historia que les diga que existe la gracia en el mundo, que es lo que prometen todas las historias de amor. Por eso, más que unos simples juguetes, lo que de verdad quiere el niño es que sean los Reyes Magos quienes se los den, y de ahí su terrible decepción cuando descubren que son sus propios padres quienes lo hacen. Esta es la razón de que ni el adulto ni el niño quieran abandonar esa noche el mundo de la magia. El niño para que se cumplan sus deseos, los adultos para hacer ese tipo de promesas que no se pueden cumplir. Tú no te vas a morir nunca, tal es la promesa que, a través de esos personajes de ficción, les hacen los padres a los niños esa noche. El loco amor es tratar de cumplir cosas así.

Gustavo Martín Garzo

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.