3

Asi es imposible

Publicado por Sole el 30 Nov 2010 en Cuentos, Sueños

Cuando llueve, ni los fantasmas salen a la calle.
Por lo menos los de mi barrio. Tal vez estos sean de una especie débil y pusilánime, que a la primera señal de gotas celestiales se esconden por los vericuetos de los muros y los canalones. No lo se. Tal vez simplemente han hecho un voto de noservistos bajo ningún concepto, o tienen catarro tempranero. Algo debe sucederles, porque soy de las que me niego a negar (redundancia válida) su existencia.
Un barrio que tiene un manzano rabioso, una historia de amor por trimestre, gatos de cuatro colores y balcones donde asoman viejas de deshabillé negro con puntillas y cigarros con boquilla, chinos que parecen el mismo pero no los son, zíngaros rumanos sin rasgo de romanticismo, una galería comercial que no vende nada más que conversación, un taller de serigrafía, un instalador de suelos radiantes y un bar, cerrado a cal y canto, tiene que tener fantasmas.
No crean que no hay bares abiertos, aquí se cumple la regla española de cada cinco casas un bar., si es por tener, hasta Salón de té regentado por dos hermanas que no quisieron estudiar ni peluquería ni corte y confección, tenemos.
Lee más…

 
2

Por andar protestando, dos tazas!

Publicado por Sole el 30 Nov 2010 en Diario

Lo he logrado,misión cumplida,ya soy lo que diría Perez Reverte con su mal vinagre,una mujer de caderas por donde no se ve el sol.
Ya lleno la talla 38 y hasta le pido ayuda a la 40, para que mi culo se desempeñe a sus anchas.
Yo que gasté céntimetros midiendo mis esmirriadas caderitas de 78 y mi delantera de 75, ahora veo con asombro como me quedan pequeños los paternales sostenes, me paso a la gloriosa 90 y como mi cadera va hacia los 96.
La espalda a golpe de piscina,se ha labrado y mis brazos pasaron de tallarín, a fideo cucusú.
Ahora bien, una duda me corroe, me impide celebrar mi triunfo, el aro este de carnecita tibia que me cobija la cintura que ya se ha hecho a la caricia de mi dedo pulgar, a la pretina de mi vaquero que lo parte en dos, ¿es el cánon que me cobra la SGAE por mi nueva creación?

 
1

Una cifra para la vergüenza

Publicado por Sole el 25 Nov 2010 en Diario

 
6

Es cierto, Sostres es un tarado

Publicado por Sole el 19 Nov 2010 en Diario

Leo agradecida en el Blog de Nada importa como Jesús Terrés, dice lo que todas pensamos y debemos pensar de éste impresentable que está teniendo su minuto de gloria, en Telemadrid

Sostres es tonto del culo.
Y lo es por muchos motivos, pero claro, especialmente por la soberana soplapollez que acaba de soltar en Telemadrid. A mí, qué quieren que les diga, me suda la polla que la conversación sea privada o pública, querida Esperanza. Si un amigo -en una conversación privada- suelta semejante sarta de memeces lo echamos a patadas del bar por lamentable y por putero. Especialmente por lo primero.

La cuestión es que, además de dar pena y asco, el gordo éste no tiene razón.
En Nada Importa nos gustan las mujeres que detesta Salvador. Nos gustan esas que saben lo que quieren y que saben que un buen polvo no depende de “una carne que rebota, que es como un piano” ni de “lionesas de crema” . Nos gustan, además, que no huelan a “santidad” porque demonios, si existe algo radicalmente opuesto a un buen polvo es cualquier cosa que tenga que ver con la santidad de las narices.
Nos gustan las otras, las que te miran de frente y huelen a problemas. Las que necesitan cada mañana un café y un beso para comerse el día, las que llegan tarde al gimnasio, a las reuniones y a su propia vida porque a veces es difícil andar con tacones, incluso los de los zapatos. Nos gustan las otras, las que saben qué van a hacer contigo pero no con ellas mismas, las que intuyen cómo acabará la noche mientras tú -pobre ignorante- haces cábalas, listas y llenas la copa.

¿Punible? Yo te explicaré lo que es punible.
Leo por ahí que el asunto no es punible, que siempre hablaste de mayores de 18 años y que era una conversación privada. También leo -manda narices- que Telemadrid ha denunciado la filtración de las declaraciones.
Me importa una mierda. Intuyo que no soy el único y que a muchos -pero muchos- también les importa un carajo lo que sea punible y lo que no. Pero te voy a explicar un par de cosas: lo que seguro sí va a ser punible es la cara de asco que ponga cada mujer que a partir de hoy mires de frente. Cada limpiadora, madre, presentadora, bloguera, puta o ministra con la que te cruces. Esas que no huelen a santidad y que ahora te mirarán como el pezado de mierda que eres. Esas que mirarán de reojo a tu mujer -yo soy de los que no siente ninguna pena por alguien que, ya ves, se casa un mierda- en el colegio “santísimo” donde recoge a tus hijas. Esas mujeres, digo, que también verás en la redacción del periódico en el que compartimos cabecera, ese del que me siento un poco menos orgulloso si no te tiran a patadas hoy mismo, Salvador Sostres.

El Sostres que ahora llora y patalea.
Que se joda.

 
1

Balcones de Ragusa

Publicado por Sole el 17 Nov 2010 en Uncategorized

En el Valle del Noto se encuentra ésta preciosa ciudad que en 1693, quedó devastada por un enorme terremoto, que mató a mas 5.000 habitantes. Después de la catástrofe, la ciudad fue ampliamente reconstruida, datando de este periodo muchos edificios del barroco tardío. La mayor parte de la población se trasladó a un nuevo asentamiento en el anterior distrito de Patro, llamando al nuevo municipio Ragusa Superiore y a la antigua ciudad Ragusa Inferiore o Ibla.
El nombre proviene de rogus, palabra que en la Magna Grecia y la Sicilia antigua se usaba para denominar los graneros de trigo. Lo que pone en evidencia que la ciudad históricamente ha sido y es, una ciudad que vive del cultivo de cereales, la huerta y el vino.
Hacia el 1452, se da una revuelta de los trabajadores de la tierra contra los señores feudales y la consecuencia es la división en pequeñas parcelas, que aun hoy se puede ver en el valle, mediante muros de piedra. Dichos señores adquieren títulos y poder mediante la construcción de iglesias, llegando a tener la ciudad mas de treinta, algo disparatado en relación al número de habitantes, pero que el clero fomentaba para su pecunio.
Luego del terremoto, muchos de esos nobles reconstruyeron sus palacios e iglesias en Ibla, pero en proporciones mas pequeñas, dejando para el campo los excesos edilicios. Pero como forma de diferenciarse contrataron a destacados artesanos de Palermo para embellecer sus balcones, dando a la ciudad, estampas bellas y curiosas. Extrañas figuras, que hacen que el viajero se pasee durante horas con el cuello hacia arriba. Y vale la pena.


Lee más…

 
4

Panzanella

Publicado por Sole el 10 Nov 2010 en Epicúrea

Una panzanella es una ensalada ideada para aprovechar el pan duro restante. Comenzó siendo un plato para campesinos, ya que era barata y saciante, pero hoy en día se la puede pedir en muchos restaurantes. Nosotros la descubrimos éste verano en Sicilia y la hemos adoptado.
2 pimientos rojos
2 pimientos amarillos
1/2 kg de pan de buena miga. Una bolla gallega es ideal.
1 k de tomates maduros variados.
Sal marina
Anchoas. 12 filetes
1 cebolla morada pelada y cortada
1 cogollo de apio
Alcaparras pequeñas.
Hojas de albahaca.

Para el aliño
Vinagre de módena
Aceite de oliva extra virgen
1 diente de ajo picado
Sal marina y pimienta negra molida.

Para asar los pimientos, lo ideal es una parrilla al aire libre, pero en caso de no tener, vale perfectamente el horno. Uses un método u otro, cuando los pimientos estén asados los retiras, los colocas en un cuenco y tapas el cuenco con film de cocina. Los dejas alli como mínimo 20 minutos, para que se extraiga el vapor, asi es mas fácil quitarles la piel.

El pan debe ser del día anterior como mínimo, o tener una miga consistente, yo lo hice con pan de centeno y quedó espectacular.
Se rompe el pan en trozos pequeños y se coloca en un cuenco.
Se lavan los tomates y se cortan en trozos similares al pan, se sazonan y se colocan en un colador encima de un cuenco, para que caiga el jugo.
En ese jugo desmenuzas las anchoas, agregas las alcaparras y dos cucharadas de vinagre y diez de aceite. Alli introduces el pan a remojo y lo dejas un rato.
Mientras quitas la piel y las semillas a los pimientos, no hay que ponerlos debajo del grifo porque le quitamos el sabor ahumado.
Los cortamos en trozos, y en el cuenco donde presentarás la panzanella, colocas, los tomates, la cebolla roja en rodajas muy finas, el apio en trocitos pequeños y las hojas de albahacas troceadas a mano. Aliñar a gusto.
Cuando el pan está “enchoupado” mezclas todo con ayuda de las manos.
Parece mucho trabajo para una ensalada, pero les aseguro que vale la pena, desde agosto que llevo encantando a mis amigos con ésta receta, que tranquilamente se puede servir como plato principal, o con una buena tabla de quesos o de conservas.

 
1

Siracusa, reina del antiguo imperio griego

Publicado por Sole el 9 Nov 2010 en Uncategorized

Siracusa fue la ciudad griega mas importante y poderosa entre los siglos V y III a.C y la mas bella según el cónsul Cicerón. La península de Ortigia es el casco antiguo de la ciudad.
En tierra firme, Achradina, Tyche y Neapolis han estado pobladas desde la expansión de la ciudad en el 480 a.C.Ésto sucedió en tiempos de Gelón, tirano de Gela, cuando Siracusa incorporó nuevos templos, teatros y astilleros.
La ciudad fue una potencia hasta el 211 a.C cuando cayó en manos de los romanos en una batalla en que murió Arquímedes.


En Ortigia destaca el Duomo (empezado en 1728), que esconde en su fachada y en su interior el Templo de Atena (siglo V a.C)

Frente al Duomo, está el palazzo Beneventano del Bosco.
Paseando por sus calles (que no por sus iglesias, donde un cura me señaló las bermudas diciendo con voz cavernosa “el pudor!”) se llega a la preciosa Fonte Aretusa, se dice que aqui, nació Aretusa brotando del suelo convertida en manantial por Artemis para ayudarla a escapar de su amante Alfeo.

El barrio Neapolis y su Parque Arqueológico, albergan el Teatro Romano, el Altar de Hierón II y el Teatro Greco.
Lee más…

 
1

Mis ojos sin tus ojos

Publicado por Sole el 7 Nov 2010 en Diario, Para emocionar

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.

Miguel Hernández

 
5

Xantanza en Ons

Publicado por Sole el 7 Nov 2010 en Uncategorized

Hace varios años, pasé unos días en la Isla de Ons, aun hoy, cuando pienso en un sitio para estar en calma, me visualizo en la playa de Melide y el tiempo se detiene.
Asi que cuando en el grupo salió la idea de cruzar a la isla, para probar las delicias locales, todo fue ponerse para lograrlo.
No contábamos con la alerta naranja del sábado 30 de octubre.
Sin posibilidades de cruzar, hubo que reconducir todo. La buena voluntad de la señora Lola, de su hijo Pepe, su comadre y familia, hicieron posible, que la xantanza se realizara igual.
Sin cruzar el mar, los sabores de Ons vinieron a nosotros, a Noalla mas concretamente, al restaurante A ‘Illa que por éstos días esta cerrado por vacaciones.
El punto de encuentro fue el bar Alegre, donde los parroquianos se tomaban unas cuncas de Barrantes que mas parecían de caldo que de vino. Nosotros dábamos cuenta de la zorza con unas buenas Estrellas de Galicia.
Ventajas de tener el restaurante para nosotros solos, actuamos como en casa y con Mónica, que llegó ajetreada con calabazas de Magosto, acomodamos las mesas como en celebración familiar, sin importar si alguna era mas grande o mas pequeña, lo bueno era vernos todos las caras y charlar a gusto.

El menú comenzó con una empanada de maiz y zamburiñas que daba para chuparse los dedos, literalmente. Luego llegó el pulpo, en su punto y unos percebes cogidos por Pepe en la isla.


Teníamos el mar en la mesa, mientras fuera el viento arreciaba.

Lee más…

 
9

Visitante ilustre

Publicado por Sole el 6 Nov 2010 en Diario

Tal vez sea la razón de no ser creyente, pero por mi vida han pasado muchos curas. Desde el de la catequesis, que te tocaba bajo la camiseta para saber si ya te habían crecido los pechitos, que es el momento en que el diablo venía a nuestras vidas, al que nos confesaba en secundaria y se agitaba todo pidiendo detalles de cómo habíamos bailado, cuan cerca, donde estaban las manos, si había algo impuro, o si por las noches no dormías.
Por suerte nunca he sido de guardar traumas y no di mayor importancia.
Porque asi como estuvieron esos, estuvieron otros completamente distintos.
Curas que llegaban con la idea de sacar adelante un barrio, que hablaban de un Cristo obrero, de una iglesia cerca de los pobres, de pobres menos pobres, de igualdad social, de un cambio desde abajo.
De un cambio a pie de calle que había que construir entre todos.
Era una iglesia que daba misa en medio del campo, con mate y torta fritas y el cura de vaqueros y sandalias.
Una iglesia que creaba cooperativas de viviendas, huertas comunales, guarderías para que las madres pudieran trabajar, centros de salud, médicos de cabecera, sistemas de trueque, bancos con créditos solidarios.
Y los jóvenes teníamos un rol importantísimo. Nos sentábamos con el obispo a tomar mate como quien lo hacía con el vecino. Queríamos cambiar el mundo.Con el evangelio en una mano y las herramientas en la otra.
Había encuentros nacionales, donde miles de adolescentes y jóvenes nos reuníamos en “comunidades de base” bajo lemas como “la iglesia con el obrero” para debatir los cambios que debíamos generar en una sociedad que venía saliendo de dictaduras, una sociedad que aun temblaba cuando oía tacones de botas, una sociedad que había sido torturada, asesinada y desaparecida.
Muchos de esos curas habían sido perseguidos, exiliados o presos, como el propio obispo Mendiarah.
Cada iglesia era un centro social, donde opinaban todos los vecinos, donde cada uno tenía un rol. Porque el cambio debía ser de todos.
La casa del cura solía ser igual a la de cualquiera del barrio, madera y uralita o ladrillo barato y techo de paja. La pintaban, cuando la pintábamos todos. Subían por los andamios, o cogían la pala de dientes como todos. En las manifestaciones llevaban la bandera del Che o del sindicato donde trabajaban, magisterio, construcción, o salud pública.
Las canciones ya no eran las de la antigua liturgia, ahora sonaban los Quilapayun, los Mejía Godoy, Mercedes Sosa, Los Olimareños, Atahualpa Yupanki.
Se hablaba de América Latina unida por un solo río de libertad. Donde el verdadero pecado era la acumulación de riquezas, la explotación del trabajador y la banca abusiva, no aquellas fábulas (porque alli supimos que eran solo eso) del pecado original, la gula o el codiciar del otro. Algo extraño de cumplir en países con hambre y pobreza.
La iglesia se volvió ecuménica, porque el cambio no se podía dar si estábamos solos y comenzamos a reunirnos y conocer y querer a los Valdenses, a los Metodistas, a los Evangélicos.
Alli se vio que teníamos el mismo destino, solo caminares por sendas diferentes. También vimos que era bueno que los sacerdotes de esas iglesias vivian en familia o eran mujeres y hablábamos de cambios en la nuestra.
Y claro, tanta libertad, tanta solidaridad, tanta guitarra y boina, tanto luchar, no podía ser bien visto en Roma. Roma que como cantaba Violeta Parra, no había dicho nada cuando mataron a sus palomas, Roma que solo se acordaba de América para ir a dar misas monumentales, con gastos extremos para países diezmados, Roma que se escandalizó de tanto cura progre, obrero, sindicalista, guerrillero incluso
La beatífica sonrisa de Juan Pablo II señaló al brazo ejecutor. Alguien debía extirpar ese movimiento que ardía por Latinoamérica, que estaba en todos los estratos de la iglesia, que contaba con Obispos, teóricos y curas de a pie, y lo peor, con millones de seguidores participativos y un planteamiento subversivo, que la fé no fuera alienante y si liberadora. Boff y toda su cohorte tenían los días contados.
Joseph Ratzinger fue nombrado prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y eso le dio la potestad suficiente como para perseguir, manipular y controlar a un continente.
Comienza una extraña época, aparecen las obligaciones de vestimenta acorde, fuera vaqueros y sandalias, recortes de barbas y pelos, las misas en las iglesias, nuevas liturgias, y una serie de movimientos extraños. Los curas de barrio, los que siempre andaban por la calle, son mandados a investigar latines en perdidas bibliotecas de monasterios de Europa, o a misiones en puntos recónditos del globo, donde poco ruido podían hacer. Algunos murieron en extrañas circunstancias, otros fueron sancionados una y mil veces hasta llevarlos a renunciar a su hábitos
Los jóvenes debíamos volver a ser la sabia de la fé, la encarnación del espíritu santo, la bondad y la representación de lo sano y puro.
Debíamos cuidar nuestras almas, para ser verdaderos siervos de dios. Y si no lo hacías ya había curas que se encargaban, me pasó, de soltar por ahí que tu problema era la droga, o las malas compañías y que mejor evitarte.
De esa iglesia, huí espantada. De la que mandó a amigos a perder su fé, su lucha y sus sueños en lugares a los que ningún alto cargo de la curia pondría un pie jamás.
Los míos no, porque siguieron y siguen ahí.
Pero hoy que mi ciudad recibe a un visitante tan ilustre, no puedo menos que entonar, en memoria de tantos compañeros que creímos un día que el mundo se podía cambiar, una de las canciones que nos unía.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.