1

Gazpacho con orugas

Publicado por Sole el 30 Abr 2010 en Diario, Epicúrea, Mis viajes

Desde hace unos años pertenezco, entre otras, a la Red de Bibliotecas de Castilla La Mancha, y cada vez que voy escucho invariablemente la misma pregunta.
Es que a la hora de alojarme, en Albacete, cuando me tocan los pueblos de la Sierra o del Júcar, me quedo invariablemente en Higueruela.
Motivos me sobran.
La Posada es el lugar, alli está Ana, mi amiga, sus padres, sus tíos, hermanos y primos y al llegar yo me siento en casa.
Para quienes hacemos km y pasamos días de hoteles y hostales, nada se agradece mas que un poco de calidez humana.
Y eso en La Posada, lo tengo con creces. Volver es siempre una alegría. Y la mejor, arranca desde sus fogones. Alli la familia mantiene a unos precios increíbles, los mejores platos de la zona, ajo mataero, atascaburra, arroces, carne de caza, gachas, postres caseros. Una maravilla.
Esta vez al llegar, tenía sorpresa, Gazpacho con orugas.
El gazpacho andaluz me gusta, pero el manchego me pierde, esas tortas de pan ácimo que se deshacen empapadas en los caldos del guisado, son de tocar el cielo.
Me gustan todos, los gazpachos con carne de caza variada y el llamado viudo, sin carne, pero con abundante verdura.
La oruga, es una planta de fuerte amargor que se da en el campo en diferentes zonas de la península y que se utiliza con carnes, en algunas ensaladas (la rúcula es de la familia) y en guisados.
Me explican que si no se preparan y recogen adecuadamente el amargor es tal que casi no se puede comer.
Evidentemente tengo frente a mi un plato de “entendidos”. El tío de Ana lo es.
Está delicioso, salgo renovada y con energías para enfrentar la carretera.
¿Cómo no he de volver si además de cuidarme el corazón, en La Posada me cuidan el estómago?

 
0

Océanos-El documental mas caro de la historia

Publicado por Sole el 29 Abr 2010 en Diario

Los autores de Nómadas del viento, Jacques Perrin y Jacques Cluzaud vuelven a las andadas. Con “Nómadas” consiguieron una nominación al Óscar en 2003, y “Océanos” ya está en todas las quinielas.. Ahora, con un presupuesto de 50 millones de euros, han rodado el documental más caro de la historia.
Las imágenes son espectáculares, te sientes dentro. Desde el espacio al confín de los mares, el viaje es tan impactante que dicen quienes la ven que sientes que navegas, vuelas, estás ahí.
La web es imperdible y habla a las claras de un trabajo interactivo y multidisciplinar.
Solo basta desear que algun cine de Galicia, apueste por exhibir en sus salas, esta maravilla.
Bueno y escribirle a los productores a ver que harán con los cacharros que usaron. No me dirán que andar bajo el agua filmando con algunas de las naves especialmente diseñadas, no estaría bien. Para mi por lo menos, sería la unica manera de bajar a las profundidades ;)

 
2

Hay colores que se notan mas!

Publicado por Sole el 19 Abr 2010 en Uncategorized

Recorremos Brandomil, una aldea que vive y palpita sobre un inmenso yacimiento romano.
La huellas abundan. Cada piedra nos lo recuerda. Cada vecino luce sus “hallazgos” o comenta sus peripecias con los arqueólogos que anduvieron hace un tiempo.
Nos detenemos en casa de la señora Mercedes. Mejor dicho, nos detiene su mirada profundamente azul, desde debajo de su sombrero. Manuel me explica que lleva el traje típico de la zona (soneira).
Se ayuda con dos bastones y sus dos manos, morenas de miles de soles de labranza, indican por donde hay que buscar.
Repite lo que ya veníamos escuchando desde hace un rato.
-Ésto es un pueblo hundido. Aqui debajo hay otros como nosotros. Un pueblo grande. No como es Brandomil ahora. Como era antes, que médico y de todo teníamos.
Ya nos lo habían dicho otras vecinas, cerca de la Iglesia:- Hasta el Celta venía por aqui (el autobus) Pasaba el puente! Después ya no. Para ir a Muxía, hasta la Virgen de la Barca, había que ir andando. Bueno, como hoy que mucha gente va a pie…
Entre risas la otra vecina matiza que van, pero vuelven en coche!

La señora Mercedes aprovecha que por fin tiene alguien que le presta orejas. Cuenta de todo lo que aparecía en la tierra, nada mas meter un poco la pala . De cuando vinieron los arqueólogos y encontraron una piedra importante y por la noche se las robaron: -Ninguno de por aqui fue, pero la robaron.
O del cura!
Tal vez quedara la anécdota en el olvido, sino es que éste fin de semana el cura de Brandomil y de otras cinco parroquias, aparece en las páginas del periódico.
La señora Mercedes baja la voz y aclara:
-Es negro! Mas negro que esa blusa! Din que de Africa. Mucho pide! Todo el día pide, para la iglesia suya que tiene allá. Que tenemos que ayudar, que tenemos que ayudar! Y aqui,¿qué?
Hace un silencio y luego levanta la mirada con picardía:
-Eso si, si tiene un desliz de los que tenían los otros, nos vamos a enterar en seguida!

Al cielo con visado Africano

 
0

Si un día juntásemos todas las camas

Publicado por Sole el 17 Abr 2010 en Uncategorized

La Biblioteca de los Elefantes, está revolucionada! Hay emoción por todos los rincones, hay un papá nuevo y una madrina orgullosa!
Seguro que si acercan el oído al ordenador se puede oír risas suavecitas y llanto de recién nacido.
Ya está entre nosotros, ya lo podemos pedir en las librerías, el primer álbum de Félix Albo y Marta Lanzón , Si un día juntásemos todas las camas del mundo.

Es también el primigenio de la Editorial Palabras del Candil, que aunque nos vienen iluminando desde hace algunos años con títulos imprescindibles para los amantes de las palabras, nos regala ahora el resultado de meses de trabajo.
Un libro precioso, cuidado.
No conozco a Marta, pero conociendo a Félix, se que detrás de cada página, hay un regalo para quien lea, para quien cobije en sus manos su pequeño tesoro.

Asi que ahora solo resta hacer eso que de pequeños no nos dejaban, juntar las camas, para estar mas cerquita y para llegar mas lejos con los sueños. Y leer a pata suelta!
Enhorabuena Félix, Marta y amigos del Candil!

 
1

¿Por qué éste video no se ve en Argentina?

Publicado por Sole el 14 Abr 2010 en Diario

Ahora que estamos “encantados” de tener una mina a cielo abierto en las Fragas do Eume, habría que prestar atención a éste video.

 
1

A vista de cajero

Publicado por Sole el 13 Abr 2010 en Diario


Galería de Jackhynes en Flickr

En la cola del supermercado un señor canta y sonríe.
El cuello de su camisa reluce blanco como sus dientes.
La cajera, saliendo de su uniforme mental (ese que la proteje de tanto malhumor que por alli pasa) sonríe a su vez y dice:
-Que alegre va, señor
Él responde que debe ser el tiempo, la luz, el sol porfin.Ella dice que si, que debe ser eso que debía de estar lloviendo vinagre en los últimos meses porque la gente estaba ¡con un carácter!
Él responde que a ella no le ha caído mas que belleza, porque está muy guapa, ella sonrojada no dice nada, él pregunta si tantos anillos quiere decir demasiado compromiso, ella saliendo de su línea habitual, muy seria responde que cuando se quiere, nada es demasiado.
Él, que tiene mañana de piropo, viendo que con ella se han cerrado puertas, me sonríe.
Yo le devuelvo la sonrisa y le enseño mis diez dedos anillados.
Ríe y se marcha cantando.
Alguien puede decir que no logró nada.
Yo diría que logró que hoy a mediodía dos mujeres, nos miremos las manos y ríamoss. Por él y por nosotras

 
8

Y sigo ahí

Publicado por Sole el 13 Abr 2010 en Uncategorized


Foto Gago- En lo alto de Cabeza del Arcu- Un haya centenaria- Asturias

Creo que quienes conducimos durante horas, no precisamos terapia. Por lo menos no de la “normal” de la que hay que hacer porque no tenemos tiempo de pensar en nuestras cosas.
Devorando km puedes devorar monstruos.
Cierto es que si prestas atención a quienes conducen a tu alrededor, deberías luego hacer que te vean, te analicen, para entender la taradez sobre ruedas tan extendida que hay.
Hablando mal y pronto, creo que hay tíos (son siempre tíos) que creen que el coche es su protuberancia masculina. Y asi conducen.
Yo que solo tengo un micra, los veo cual pavo real desplegar sus plumas (km) cuando en ese momento zombie de carretera, van en su audi o mercedes de quichicientos caballos, medio adormilados, mordiéndose la uña del dedo índice, mientras el pulgar reposa en la sien y el codo en la ventana, los veo, digo, despertar casi frenéticos de ver que una mierdecita de coche les está adelantando, a 120 de reglamento.
Puedes, mas que imaginar, sentir el olor a gasolina burbujeando, la rueda quemada y el palancazo de mano pié que impulsa al bólido a pasar a tu lado, como diciendo “quetecreíasratitaquemeibasadelantarehhhh!”
Yo me río, mordizqueo un chocolate y sigo perdida en mis laberintos musicales o en los cerebrales.
Como diría Carmen, me cuento historietas a mi misma.
Creo que llevo ya mas de una novela escrita, en horas de carretera. Lo malo es que al bajar, nunca me acuerdo muy bien de que iba. Creo que deberé acoplarme una gravadora en el asiento delantero.
Y hablando de eso, me he dado cuenta que para las mujeres que conducimos mucho rato, el asiento del acompañante, suele transformarse en una extensión del bolso, donde llevas en diferente desorden y consonancia, llaves, galletas, monedas para peaje, móvil (el otro-el que no tiene manos libres) discos, alguna revista, agua, un foulard, pañuelos…
Ayer al detenerme en una gasolinera, y ver que otra mujer solitaria bajaba de un coche hacia caja, no pude evitar mirar lo que llevaba en el asiento de delante.
Allí, ocupando todo, había un precioso ramo de flores.
Fui dentro, pagué y su mirada me dijo que sabía que yo había “mirado”
“Me las he regalado yo misma, me dijo, me gusta llegar a casa y que haya algo, un gesto, un lo que sea, que me de la bienvenida, y como no lo hay, me lo invento”
Me fui pensando en eso, en las bienvenidas, en como nos reciben y recibimos. Tal vez por la fuerza de la costumbre, cada cosa o persona sigue en su sitio, pero deberíamos ver que algo que parece lógico, normal, casi aburrido de tan rutinario, es una fiesta que pocos viven.
Cada casa es reflejo de lo que eres, y éstos son días de flores, de colores, de brisas y aromas.
En éste mes de abril al que han cantado tantos poetas, le hace falta un recordatorio de cosas mínimas. Un sigo ahí.

 
1

Espera

Publicado por Sole el 11 Abr 2010 en Diario


Toxo en flor

Alguien me dijo que para la espera, lo mejor era poner un ramo de flores en un jarrón y sentarse a mirarlas comiendo chocolate.
Aqui estoy…y funciona.

 
2

Blanca primavera en el Parque Natural de Redes

Publicado por Sole el 7 Abr 2010 en Diario, Miradas, Mis viajes

Aprovechando la Semana Santa, nos hemos ido a Asturias, al Parque Natural de Redes.
Buscábamos sol, como agua de mayo. Y menos mal que estamos en crisis, porque todos los viajes que vimos (desde hace meses) eran de precios disparatados o estaban agotados.
La opción mas barata, carretera, casa de turismo rural y senderismo.
Mochilas con objetivos, trípode y mil cacharros.
Ya soñaba con fotos de primavera.
Y aqui están, éstas son

Si señores y señoras, todo nevado. Blanca y dulce primavera!
Tal vez porque leo “La elegancia del erizo” y toda yo está impregnada de aire oriental, al igual que Paloma y Renée, decido imaginar que no es nieve, que son blancas flores de cerezos, que en realidad estoy en el Jerte.
Pero nada, una gota enorme de agua helada, avisa que el sol que aparece entre las nubes, nos regalará una sinfonía de aguas.
Y así es. Las gotas palpitan y repican entre las hojas, las ramas, los troncos, las fuentes.
Suenan a madera y a seda rota de hojas secas.

Decenas de riachuelos descienden por las laderas. Mirar hacia arriba es una clase de geometría que te lleva a ver octaedros, dodecaedros en cada rama decorada de nieve.
La melodía es simple, pero de tan vital, imprescindible. Una gota es un renacer. Una gota es un lavar lo de antes para estar nuevo para los meses que vienen.

Las hayas hacen filigranas de estructuras.

Mirar hacia el cielo entre redes de cristal.


Al final del camino, la Cascada del Tabayón del Mongallu. El acorde final de todas las gotas que han caído por el camino.
Cae desde 60 metros. A lo lejos la vemos como una onda de cabello blanco, sobre mas blanco. Una vista casi única.
Los ojos se agrandan para recorrer tanta belleza.
A nuestro alrededor las montañas, crujen y se desperezan al sol.
Entre el hielo, hay flores que tímidamente avisan que ya les llega la hora.
Porque siempre es asi, aunque hay quien quiera mantener el invierno siempre, la primavera, el renacer, siempre dicen presente. No hay que olvidarlo. Ya es abril.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.