17

Ao Pé do Lar- permitidme un beso al ego

Publicado por Sole el 31 Ene 2010 en Uncategorized


Casa Méndez en San Fiz de Asma (Chantada) Una de las fotos que mas quiero de la Exposición, hacer ésta foto entre el humo y la ausencia de luz fue de locos, pero lo mas duro fue coordinar el parkinson de los dos abuelos, cuando no me temblaba uno, lo hacía el otro, medir era cuestion de suerte y verdad. Asi quedó.

La primera cámara de fotos con la que tuve relación, era una Dacora alemana. Era de mi padre y permanecía en su estuche cerrada a cal y canto para los niños, lo que la hacía mas atractiva aún.
Por avatares de pobrezas y empeños, la cámara desapareció de mi casa a poco de morir él, asi que no pude nunca hacer una foto con ella.
Con los años me compré una Fuji, con la que la mayoría de las fotos no las llegué a disparar, porque era tan caro revelar que prefería encuadrar con ella mil cosas y disparar solo en las imprescindibles. Miraba con envidia malsana las cámaras de algunos amigos y me desesperaba por una.
Al llegar la época digital llegó a mis manos una Nikon Coldpix con la que me puse las botas. Luego vino la Lumix, con una óptica Leica que me limpió la mirada y en unos años la Nikon D80 que me obligó a comprar discos duros para almacenar tanta imágen. Y ahora mi D300 con la que aun mantenemos un tórrido romance.
El tiempo transcurrido entre la primera y la última no ha sido suficiente como para que me sienta “fotógrafa”. Asi que cuando con Gago empezamos a gestar “Ao Pé do lar” yo tenía claro que mi rol sería la producción, la investigación de recursos, la coordinación didáctica alrededor del cuento y disparar alguna foto de las “menores” de la Expo, el miedo y la inseguridad me hacían soñar con alguna otra cosa, pero todo quedaba en eso, en soñar que un día me sentiría preparada para eso.
Contar a través de fotografías 2000 años de cocinas gallegas, me parecía algo demasiado serio como para ser yo quien retratara esas imágenes por mi tan queridas y conocidas en nuestros pateos por aldeas y campos gallegos.
Si a eso se le suma que el equipo se empezó a conformar con historiadores, periodistas, poetas, maestros, actores, diseñadores y demás, yo veía cada vez con mas respeto, el aparente sencillo gesto de apretar un disparador.
La Exposición, en la parte fotográfica hablando, cuenta con imágenes de gran formato, dos metros veinte y otras de ochenta cm o de un metro. Ya me conformaba yo con hacer las fotos de las recetas y alguna de las de a metro.
Circunstancias de último momento, dieron por tierra mis planes, Maribel Ruiz de Erenchun, la autora del libro “Un día en la vida de El Bulli” realizó siete fotos durante la semana que pasó con nosotros y donde se enamoró de Galicia, las restantes, unas cuarenta recayeron en mi mano.
Para que voy a mentir, no pegué ojo la víspera de la primera salida. Me pasé la noche con el manual de la cámara y un libro de fotografía (Cazadores de luz) al lado.
Tal vez la vigilia, o la necesidad que es madre de toda ciencia hizo que entre la lluvia torrencial y el frio inclemente, la foto saliera a la primera.
Con una salvedad, no estaba en RAW! Acostumbrada como estoy a andar a monte haciendo fotos para el blog, que se deben procesar con rapidez y sin demasiadas exigencias, rara vez paso a ese formato.
Menos mal que los monjes de Sobrado tienen infinita paciencia y se pudo volver a empezar.
Cuando llegué, el Hermano Pepe se disculpó de que por enfermedad ese día solo había tres monjes, él, que era el mediano, el Hermano Manuel (80 y pico), el mayor y el hermano Pedro, que solo tenía un problema, había dudas sobre si parecería gallego…porque es coreano!.
Pero allá nos fuimos a la lareira y entre los aires helados que corrían y las recomendaciones al hermano Pedro para que mirara hacia el lado opuesto de la cámara, para que se notara menos (lo de ser coreano), salió la foto.
Si hay algo que he aprendido (entre decenas de cosas) en éstos meses de ardua producción es que es maravilloso tratar con monjes y monjas. El tiempo para ellos se ha detenido, y es real, alli no hay prisas, tu llamas, explicas porqué, amablemente te preguntan, respondes, inquieren, se interesan y cuando llevas media hora hablando, te dice la dulce voz:- Muy interesante, voy a pasarle con el Abad, que es quien puede decidir sobre éstas cuestiones, yo soy el Hermano portero.
Y asi vuelves a comenzar tu conversación y con suerte alli se resuelve, pero puede pasar que aun debas repetir todo mas veces. Y no me importó, de veras, que en medio de las prisas y nervios, tuviera que hacer esa pausa.
Era como coger aire y seguir.
Hay mil anécdotas detrás de cada foto, anécdotas que iremos contando, pero el denominador común, ha sido la generosidad. Gentes que ni nos conocían, nos abrieron su casa, su cocina, su vida. Nos contaron sus historias y nos abrieron botellas de aguardiente,mientras nos obligaban a picar algun choricito de los que se ahumaban en las lareiras.
Hemos hecho un viaje de cinco meses al interior de los interiores y hemos comprobado que es cierto, que mientras hemos cocinado a fuego lento, a “lume mansa”, hemos hablado, hemos cantado, hemos contado. Hoy nuestra vida se rige por el “clinc” del microndas, y solo decimos, hola,marcho,adios…
Meterse en las lareiras y cocinas de hierro, ha sido comprender que pueden convivir los distintos ritmos de vida, el del trabajo arduo y el de la pausa al lado del fuego, la leña y inducción al lado, los costillares curándose y el arcón que guarda pollos.
Siempre me dicen que el gallego es “cerrado”, yo solo he encontrado puertas y ventanas abiertas, tal vez sea porque asi he llegado yo, dispuesta a dar y recibir, a escuchar, aprender y agradecer!
En éste tiempo de maravillas, claro que hubo alguna amargura, sino la hubiera no podríamos saborear las mieles, pero hoy esas cosas quedaron atrás, cuando Gago a la hora del desayuno, me trajo la prensa.
Alli, en los principales periódicos del país, a dos páginas, a todo color, estaban mis fotos.
Los actores de teatro tenemos un momento mágicamente efímero, donde vemos el resultado de un trabajo bien hecho, es el minuto de los aplausos que se mantienen y te hacen correr al telón y volver varias veces a saludar y luego ver como se acallan y poco a poco la gente marcha con un trocito de ti.
Llevo sobre los escenarios desde los 6 años, y aun siento como el estómago se me estruja cada vez que sube el telón, abrir hoy las páginas del diario, fue como asomarme a un proscenio altísimo del que debía saltar. Pero de repente, el foso desapareció y todo estaba, como tantas veces, a mano.
Hoy es un día en que estoy un poco boba, donde cada cierto tiempo me asomo a mirar y se me llenan los ojos de lágrimas, porque aunque queda mucho, mucho, mucho por aprender y aun no me atrevo a llamarme fotógrafa, me siento orgullosa de mi misma, de haber vencido miedos y de transitar éste nuevo camino de contar historias.
A partir del 5 de febrero, en el Museo do Pobo Galego, en Ao Pé do Lar, podrán comprobar por vosotros mismos, si es cierto lo que digo
A Xabier Castro, gracias por los textos que hicieron brotar las imágenes, a Miguel Vila por investigar y recuperar las recetas que magistralmente interpretaron Erundina Vazquez e Inés Abril, a Silvia Canabal y Xoan Castro por su excelente trabajo infográfico, a Cris y Olga por sus traducciones a Helena Villar y Berta López por su sabiduría, a Paula Carballeira, Quico Cadaval, Cándido Pazó y Avelino Gonzalez por sus historias, a Marcelo Tejedor por sus sabores en la Memoria, a Tono Mugico por ser escudero a capa y espada, a Pep Palau y Jauma Von Arend por creer en el proyecto y a Manuel Gago por ser y por haberme obligado a sentir que puedo ser.

Mas versiones en Capítulo 0 y en Colineta, Pantagruel Supongo. Versión impresa de El Faro de Vigo, La Voz de Galicia y Galicia Hoxe.

 
2

Pa’ lo que guste mandar

Publicado por Sole el 26 Ene 2010 en Diario, Mis barrios

Me encantan los recuerdos que asaltan sin ton ni son. Me gusta ver un trozo de tela en medio del gentío y sentir el clic de mi cerebro.
Da igual si la historia sucedió en la misma calle o en mundos diferentes, los recuerdos tienen un hilo invisible que los ata a otra circunstancia en cualquier lugar del mundo. Algunos le llaman azar, los peripatéticos, destino, los sin suerte, esperanza.
Cierta vez que el dolor me destrozó el hígado y tuve que llorar mas de lo que creía, encaucé mis penas, como suelo hacerlo, escribiendo.
En mis 15 años latinoaméricanos no había correos electrónicos (ni computadoras) solo un anuncio de revista semanal que brindaba una “Alianza para los amigos”.
Alli dejé mi botella en el mar, mis letras llenas de dolor que contaban la injusta muerte de mi amiga del alma en un estúpido accidente de tráfico.
A poco el cartero comenzó a dejar en mi puerta, decenas de sobres, casi todos chicos y chicas de mi edad, algunos mormones, un novelista y un misterio.
Con algunos de esos chicos me escribí durante años y con uno de ellos mantengo amistad, aun hoy, a los mormones ni les contesté y con el novelista me perdí en los laberintos de sus textos oscuros y siniestros. Tenía un estilo morosoliano, angustiante, solo escribía a mano y sus sobres eran gordos, repletos de hojas de cuaderno, llenos de letra menuda de lápiz negro. Escuchaba mis sugerencias, reescribía y me volvía a mandar una y otra vez historias tremendas, suelo contar una de ellas en las sesiones de adolescentes descreídos a la hora del miedo y los dejo en silencio.
El final de ésta historia ya lo contaré en su día.
Porque la que me vino a la cabeza, fue la que comenzó el día que me llegó un sobre alargado, de papel grueso y caligrafía contundente.
Dentro, hoja de las de carta, nada de cuadernos recortados o folios de oficina. Margen rojo. Fecha a la derecha, encabezado a la izquierda:
“Mi querida amiga (parece que aun leo) aunque soy algunos años mayor que usted, las circunstancias que atraviesa, me son totalmente conocidas. Leer su mensaje en la revista y querer ser de entre sus preciados el primero, ha sido todo uno.
Veo que es usted del signo de escorpio y siendo yo de acuario, el cruce de nuestros caminos solo puede estar protegido por buenas estrellas”

Seguían una serie de frases sobre generalidades que no me permitían ubicar en ningun sitio a quien me escribía.Dos carillas de letra hermosa, de caligrafía de colegio bueno, hilaban una serie de frases de construcción perfecta y de información nula. El final de la carta era de cine: -A sus pies esperando respuesta. Baldomero Da Silveira.
Contesté rauda y a vuelta de correos, junto con una carta donde se hablaba del tiempo, la vida y sus quehaceres, preguntas sobre historia y literatura y deseos de bonanza para mi señora madre, venía un cheque del banco república por 100 pesos, para que no gastara en estampillas y le escribiera todas las veces que el corazón me sangrara. (Un sello salía 30 céntimos)
Aun hoy recuerdo la mezcla de emoción y miedo conque fui al banco a cobrar el primer cheque de mi vida.
Las cartas se sucedieron durante algunos meses.Intercambiamos títulos de libros, gustos musicales, de cine, de arte.
Elogiaba mis conocimientos, me hablaba de la importancia del estudio, del futuro,etc,etc.
Evidentemente mas de una vez intenté saber cuantos años tenía, pero jamás me dio respuesta.Para que me imaginara como era, me dijo que se parecía a Leslie Howard
Cierto día de primavera, estábamos en mi casa mi hermana y yo, limpiando y tonteando, cuando de repente llamaron a la puerta. Al abrir, quedé de piedra.
Frente a mi había una versión de Elliot Ness, aunque de era cuaternaria.
Traje negro a rayitas, sombrero, chaleco blanco hueso con una cadena de oro desde el bolsillo del pantalón al del chaleco.
Una cara sonrosada y dos ojos enormes, de un azul cielo, sobresalían, como huevos, mirando en distintas direcciones.
Detrás, en la calle recién asfaltada, un coche de museo.
Su brazo izquierdo se perdía detrás de una gabardina impecablemente plegada, su mano derecha se transformó en reverencia mientras sombrero y cabeza se me inclinaban y una voz saludaba:
-Baldomero da Silveira para lo que guste mandar!
Preguntó por mi madre, y cuando supo que estaba trabajando, preguntó por mi hermana, y solo cuando se cercioró de que no estaba sola en casa, accedió a sentarse en los sofás de nuestro salón.
No estaba bien que una señorita recibiera un hombre en casa, si estaba sola.
No pude evitar la risa, ese señor que yo tenía delante, para mi era cualquier cosa, menos un hombre.
Yo aun tenía la suerte de ser estupidamente jóven y sentía que cualquiera de mas de 25 era un viejo, asi que cuando a fuerza de insistir, logré saber que “los algunos años mas que usted” eran 65, me quedé helada, escuchando a éste señor que me prometía volvería a las tarde, cuando estuviera mi madre “porque todo lo que se venía era algo que debía ser tratado con seriedad”
Que me quedara tranquila, que ni bien nos casáramos, sus propiedades en el campo, sus casas en la ciudad y en la capital y demás bienes, estarían a mi nombre. Que no había de que preocuparse, porque tenía dos hermanas, una monja y otra ya fallecida, de la que había sobrinos con los que no había relación.
Evidentemente yo seguiría estudiando, y mi madre y mi hermana podrían irse a vivir con “nosotros”
Pero bueno, los detalles ya se hablarían.
Pidió permiso para besar mi mano y marchó.
Medio barrio corrió a mi casa.
Cuando mi madre llegó, intenté explicar lo que sucedía, pero el hombre estaría pastoreando su llegada, porque ni cinco minutos habían pasado que la `puerta sonó.
Detrás de un ramo de claveles, estaba él y su descabellada (para nosotras) propuesta.
Mi madre cerró la puerta y solo podíamos escuchar palabras como “viuda”, “respeto”, “tiempo”, “cuidados”, se mezclaban con planes de cambio de vida, seguridad, cariño.
Siempre me he preguntado por el orígen del extraño humor que tengo, pero al recordar la respuesta de mi madre, tengo atisbos:
-Usted quiere casar con mi hija? De ésta familia, con la única que iría mas o menos bien, es con la abuela!
Y le sacó con cajas destempladas.
A poco recibí una carta breve, en la que me decía con su sempiterna caligrafía, que era una pena que unos pocos años separaran a dos almas que tanto tenían que hablar. Me hizo prometer (algo que no cumplí) que si un día necesitaba algo le buscaría.
Muchos años después, cuando andaba con la selección uruguaya de futbol por el mundo (eso es otra historia), conocí a uno de sus sobrinos, célebre comentarista de radio, inevitablemente le conté la historia. Se rió mientras decía:-De mi tío Baldomero, espero cualquier cosa, pero si se puso a tus órdenes, ahí seguirá, porque no volvió a casarse.

No se que es de él hoy en día, si es que es.Solo que al dar la vuelta en una calle, me tropecé con un traje negro a rayas y el reflejo de una cadena de reloj y fue inevitable el recuerdo.
Aun hoy cuando vuelvo al barrio, alguan de las vecinas bromea, con el día “que pude salir de pobre y fui boba”. O lo que ellas creen, que al fin y al cabo, no importa.

 
5

Abastos 2.0- Inmejorable comienzo de la XI Xantanza

Publicado por Sole el 24 Ene 2010 en Epicúrea

No llevan un mes abiertos y ya son la sensación de la ciudad.
Quienes les seguimos en sus peripecias previas a la inauguración, no veíamos la hora de que abrieran las puertas.
Un espacio especial, diferente a lo que estamos habituados en Compostela. Un lugar pequeño, optimizado hasta lo indecible. Ver a Marcos abriendo y cerrando infinitos cajones, puertecitas y alacenas es ver una obra de ingeniería “espacial”. Hasta la lámpara vale para sostener pimenteros y saleros.
Pasar por allí al anochecer es visualizar una mutación de un cuadro de Hopper.

Su propuesta de “Barra efímera”, cambia cada día con el producto que reina en el mercado. Los precios contenidos y la mas que interesante propuesta de vinos transformaba al Abastos en la cita obligatoria del pincho previo de la Xantanza.
El hecho de estar comodamente instalados en el carro del exterior, atrajo mas de una mirada curiosa y mas de una confusión. Mientras degustábamos un riquísimo Sameirás 1040, se nos acercaban compradores de la Plaza, inquiriendo por la bodega que “representábamos” o solicitando con indirectas, una copa del vino para “catarlo”.


Los berberechos expres se me confirman como uno de los mejores platos, puro sabor a mar.

Las zamburiñas con una suave espuma, delicadas y sabrosas.

Impresionantes mejillones con aros de cebolla y crema de lombarda.
Mientras a nuestro alrededor la plaza comenzaba a bajar el ritmo, nosotros nos despedimos de Iago y Marcos que se multiplicaban para atender la repleta barra, mesa y ventanas.
Atravesamos las calles de la Zona Vieja. Al llegar a Huertas, nos esperaba un momento histórico.

 
0

XI Xantanza-Santiago de Compostela

Publicado por Sole el 23 Ene 2010 en Uncategorized


Casa Marcelo

Los Blogastrónomos, luego de recorrer unas cuantas ciudades y provincias gallegas, nos acercamos hoy a la capital, a ver que se cuece en sus fogones. Para ello comenzaremos por el mas nuevo y recién estrenado,el de Abastos 2.0, un pequeño local de la Plaza de Abastos que ya está causando sensación y eso que aun no llegan al mes de abiertos.Un vino y pinchos para abrir apetito.
Luego iremos hacia el decano de la cocina compostelana, el dueño de una estrella michelin, que al lado de la Catedral, provoca rezos de agradecimientos con sus platos.
Celebraremos con él, que su “Merluza al pil pil de pimiento verde” sea uno de los iconos de la década y nos daremos una fiesta con su Menú Festival.
Tenemos una invitada que puede ser muy dulce y muy salada y muchos temas a conversar con ella.
Un día de reencuentro y de preparativos de cara al 3ª Encuentro de Blogueros del Fórum Gastronómico y la preparación de la Cata Histórica de Grandes Vinos.

 
0

Leo

Publicado por Sole el 22 Ene 2010 en Mis libros

He disfrutado con “La leyenda de ciertas ropas antiguas” de Henry James. Un relato corto de excelente factura. Una reconciliación con la buena prosa.

Inmediatamente y abriendo al azar en el E-Book me sumergí y acabo de terminar El Paraíso de las damas de Emile Zola. Hace tiempo que no estaba tan atrapada en un libro, hueco que encontraba corría a él.
He comprendido porque los puritanos y pacatos de la época se ensañaban con su prosa naturalista.
Me he sentido atrapada de la manera mas sensual por tantas sedas, luces y despilfarros. Esas oleadas de perdición que llegan a través de escaleras que suben y bajan, esa espiral de oscuros deseos, centrada en un gesto tan malsano y pueril, como comprar ropa.
Ha sido inevitable perderme en una escritura tan refinada y puntillosa.
Una sensación extraña la de leer este libro mientras en la ciudad hay rebajas.
Sin querer he mirado con otros ojos. Y eso siempre es bueno.

 
3

Foodscapes de Carl Warner

Publicado por Sole el 17 Ene 2010 en Diario, Epicúrea

Éste fotógrafo británico, se ha especializado en formar escenarios increíbles con alimentos (footscapes).
Bócolis, achicorias, berenjenas, pasta, tomates y mazorcas de maíz se transforman en prados, calles, montes. Los panes son montañas de las que caen cascadas, las sardinas mares en movimiento,los bueys de mar cavernas, los embutidos un paisaje alpino.
Es famoso entre sus vecinos por andar siempre a la captura de la verdura perfecta, aunque reconoce que ni aun asi, logra que sus hijos coman verduras o pescado.
Para dar dimensiones casi de 3D monta sus obras en mesas de mas de dos metros de lado.
Sus imágenes se suelen usar para campañas publicitarias de supermercadaos, zumos, helados.
Entren en su web y disfruten de los videos, hay un mar de caramelo que lame una playa de masa y manzanas que es para mirar durante horas!
Aqui dejo Findus, un mar tan bello que no sabes si comer o mirar embelezado.
En su web se pueden adquirir sus imágenes, yo ya me pido dos.

 
0

La señora María.

Publicado por Sole el 15 Ene 2010 en Diario, Miradas

La conocimos hace dos veranos a traves de la gente de Neixón. María no hacía mas que hablar maravillas de Xurxo Ayán y su equipo. Se sentaba entre los arqueólogos y alli desgranaba su vida a través de mil historias.
Era lógico que alguien centrara un corto con ella.
Como siempre a través de la gente de NOTODOFILM me llega éste trabajo de Toño Chouza, a votar para que quede bien posicionado en el Festival

 
7

Molinos por Pontenafonso

Publicado por Sole el 14 Ene 2010 en Diario, Mis viajes


Hace unos días andábamos por el monte, persiguiendo un monasterio en ruinas (cosas de Gago) al dar la vuelta en una carretera, divisamos entre las hojas una imágen preciosa.
Raudos y veloces nos detuvimos en donde pudimos y volvimos a repetir la frase “si ésto fuera Francia”
Que nadie me tome por fanática franchuta, simplemente que una de las cosas que mas aplaudimos los freaks de la fotografía cuando divisamos una vista estupenda es que alguien mas haya pensado lo mismo y a pocos metros haya un sitio para detenerte sin generar caos en el tráfico ni matar a nadie, ni matarte.
Les apuesto lo que quieran de que si un día recorren carreteras galas, cada vez que vean algo que les lleve a exclamar:-¡Que bonito! inmediatamente después la carretera hará un pequeño arcén, o grande segun las posibilidades y podrán volver atrás cámara en mano para fotografiar esa estampa que ya está en vuestras retinas.

En cambio aqui, lo mas seguro es que esa vista espléndida esté en una curva de imposible frenado, en un cambio de rasante o en una zona donde la calzada es inexistente y claro, cuando finalmente hay un sitio, ya han pasado tantos kilómetros que dejas esa imágen en tu álbum de las “imposibles”
Menos mal que Gago me comprende y cuando digo que vi algo lindo, conduce lo que haga falta para que yo vuelva al punto divisado.

Pontenafonso, está en Noia, es decir, una zona de muchos veraneantes, es para mi mas inexplicable aún que en pleno auge de la “modarutadelosmolinos” al alcalde no se le haya ocurrido montar una ruta aqui.
Son preciosos, contamos algo asi como cinco, pero la cantidad de agua que llevaba el río nos impidió ir mas allá y ver cuantos son en total.


Deben de haber sido construídos en la misma época ya que tienen todos la misma estructura y lo que llama la atención además de que estan cubiertos de enredaderas, que sus tejados son de piedra.
Ni siquiera hay que gastar mucho, tal y como están, simplemente señalizando, limpiando un poco la senda que ya existe, se crea aqui un paseo que en verano sería las delicias de visitantes y locales.
Con la llovizna que caía, las hojas brillaban con miles de gotas y los colores estaban limpios, limpios.
Un paseo que da igual si el ayuntamiento rehabilita, hay que aprovechar porque es un homenaje a la a los colores.

 
3

Robin Food, atracón amano armada

Publicado por Sole el 14 Ene 2010 en Epicúrea


Primer invitado del programa, Pedro Subijana

A partir del 18 de enero, todos los mediodías a las 14,30 en la ETB2, incorporará en su parrilla al enorme David de Jorge “un programa de comida por encima de todas las cosas, de disfrute, de positividad, de sentido común en los hábitos gastronómicos y de consumo en nuestra vida y en nuestros hogares”

En Robin Food se harán platos festivos, pero también se cocinará con sobras, congelados todo tipo de ingeniería de cocina arreglando latas, conservas, sopas de sobre…lo que sea, sin complejos, intentando solucionar el día a día, sin ingredientes difíciles de encontrar ni elaboraciones sumamente complejas.
El programa tendrá secciones mas que interesantes, una vez a la semana Martín Berasategui en su apartado “Alíñame el plato” preparará esas recetas que en fines de semanas prepara en su casa para amigos y familia, en “Bailando con lobos” habrá un invitado que contará su relación con la gastronomía, proveedores, cocineros internacionales, amas de casa, jubilados, niños etc. Los viernes habrá una sección que ya por su nombre atrae, “Guarrindongadas” quien no ha mezclado nocilla con chorizo en un bocadillo o mil guarradas gastronómicas que los televidentes mandarán.

Una propuesta mas que atractiva, que teniendo a De Jorge detrás promete diversión y conocimiento a partes iguales.
David, gracias por el convite, nos encantaría estar contigo el viernes, pero a la distancia mucha suerte en la nueva empresa.

Martin Berasategui y David De Jorge fundadores de Gourmandia

 
0

Un orgullito

Publicado por Sole el 11 Ene 2010 en Uncategorized

En su primer post del año Joan Gómez Pallarés, presentaba una nueva etapa en su blog. En ese nuevo camino ha tenido la deferencia de incorporar mis imágenes, esas fotografías que voy haciendo por los caminos.
Conocer a los demás está siendo un deleite. Me emociona ser parte de algo que renace. Y me encanta ser artesana de la luz. Gracias Joan.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.