0

Atravesando cielos

Publicado por Sole el 29 May 2009 en Diario, Mis viajes, Uruguay

El satélite de la T4 esta casi vacío. Ya se han ido los viajeros a Moscú. Los de Tokio y los de Buenos Aires. Solo quedamos los de Montevideo.
Es una cosa digna de ver,el cambio que “hemos” pegado los viajeros de hace unos años a la fecha.
Recuerdo gente asustada. Con prisas. Aburrida. Supercargada. Voceando.
Hoy somos todos mas expertos en vuelos, en distancias, en exilios, en esperas.
Estamos conectados a la red. Escribimos un último correo. Un “si, está en hora” nos vemos en Carrasco.
En 10000 km, veré otra vez el Río de la Plata.
Y como siempre, los amigos alli esperando.

 
0

Cuento que un día fue para un ogro y hoy es para una niña que busca

Publicado por Sole el 27 May 2009 en Diario, Una historia


Foto Dottieangel

En el barrio Bella Vista de la Ciudad de los Pájaros Pintados, hay una calle
que muy pocos conocen. Pero a donde van muchos, y muchas. Esa calle tiene
casas de portales inútiles , escondites ineficientes y árboles solitarios.
Tiene bancas que agonizan y canceles que lloran abandono.
Es la calle por donde deambulan los besos que no fueron dados. Esos que
durante segundos largos, minutos extensos y horas eternas, se gestaron, pero
no alumbraron.
Esos besos que nunca llegaron a destino y eso que bien sabían, el sitio
exacto donde debían reposar.
Giran por las aceras de la calle sin ton ni son. Mirando de reojo y con
nostalgia. Imaginando que tal vez si hubieran tenido ese rincón, o esa
sombra de árbol, o esa banca, tan bellos! Tal vez otro sería su camino.
El viento trajo un día el final de una flor, que contó que alli no mas, a la
vuelta, esta la calle de las novias a las que un día les robaron un beso y
caminan esperando que venga el ladron, para devolverles el sueño. Y que mas
allá esta la calle de los suspiros guardados y que del otro lado del puente
hay una calle por donde al anochecer pasan “Los Narradores de Historias” y
que bajando las escaleras, las que llevan al sauce llorón, uno se puede
encontrar entre los tréboles una palabra, que dicha tres veces al revés y al
derecho, hará que en el aire los torbellinos de la espera;se confundan. Y
finalmente serán entregados todos los besos.
Claro que para eso, se necesita que alguien se de cuenta, que dejó escapar
el tiempo de muchos de ellos, que coja valor (ese que nace de la ternura) y
emprenda camino a Bella Vista. Entonces, las novias, verán torcer la esquina
a su ladrón. Los suspiros llegaran al oido que hizo abrir la boca y los
besos no dados, reposaran en sus cunasbocas, en sus huecoscuellos, en sus
camasmanos. En el barrio Bella Vista de la Ciudad de los Pájaros Pintados,
hay una calle que muy pocos conocen. Pero a donde van muchos, y muchas. Esa
calle tiene casas de portales inútiles , escondites ineficientes y árboles
solitarios. Tiene bancas que agonizan y canceles que lloran abandono.
Es la calle por donde deambulan los besos que no fueron dados. Esos que
durante segundos largos, minutos extensos y horas eternas, se gestaron, pero
no alumbraron.
Esos besos que nunca llegaron a destino y eso que bien sabían, el sitio
exacto donde debían reposar.
Giran por las aceras de la calle sin ton ni son. Mirando de reojo y con
nostalgia. Imaginando que tal vez si hubieran tenido ese rincón, o esa
sombra de árbol, o esa banca, tan bellos! Tal vez otro sería su camino.
El viento trajo un día el final de una flor, que contó que alli no mas, a la
vuelta, esta la calle de las novias a las que un día les robaron un beso y
caminan esperando que venga el ladron, para devolverles el sueño. Y que mas
allá esta la calle de los suspiros guardados y que del otro lado del puente
hay una calle por donde al anochecer pasan “Los Narradores de Historias” y
que bajando las escaleras, las que llevan al sauce llorón, uno se puede
encontrar entre los tréboles una palabra, que dicha tres veces al revés y al
derecho, hará que en el aire los torbellinos de la espera;se confundan. Y
finalmente serán entregados todos los besos.
Claro que para eso, se necesita que alguien se de cuenta, que dejó escapar
el tiempo de muchos de ellos, que coja valor (ese que nace de la ternura) y
emprenda camino a Bella Vista. Entonces, las novias, verán torcer la esquina
a su ladrón. Los suspiros llegaran al oido que hizo abrir la boca y los
besos no dados, reposaran en sus cunasbocas, en sus huecoscuellos, en sus
camasmanos.

 
2

Coraline, se asoma al cine

Publicado por Sole el 26 May 2009 en Diario, Mis libros

Suelo trabajar éste precioso libro de Neil Gaiman con los niños y niñas de mis bibbliotecas. Solemos ver las películas que nacen de algun libro y hacer la crítica. Hace tiempo que esperamos éste estreno. Ojalá que no nos defraude y pase como tantas veces, que el libro es mas bonito. Aqui un adelanto.

 
0

I love verdura

Publicado por Sole el 24 May 2009 en Diario, Epicúrea, Mis libros

En el Encuentro de Bloguers Gastronómicos, que se celebró en Pamplona, recibimos de manos de la gente de EGN, un precioso y muy necesario libro de recetas, basado en verduras.
Una declaración pública de amor a 10 verduras. Y para amarlas, lo mejor es conocerlas.
El libro tiene muchas cosas a favor. Una presentación clara y limpia, con una fotografía que atrae. Es un libro pensado para ser usado en la cocina, con niños y manchas alrededor, ya que sus páginas, permiten ser limpiadas con un paño húmedo (doy fé).
Consejos para comprar sano y bien, trucos de elaboración y conservación y valores nutricionales de cada una de ellas.
Recetas “para iniciarse”, de Carlos Ruiz de Vergara Gil,”un toque nuevo” de José María Jiménez Cambra, “en miniatura” de Javier Riega Jiménez y “para niños” de Carmen Romero y Xavier Landa.

Ensaladada de acelgas con quenelle de buey de mar y vinagreta de granadas

Un libro del que daremos buena cuenta en casa y con los niños de los talleres y bibliotecas, donde siempre estamos buscando un camino divertido para comer sano, nutritivo y rico.

Niños a la cama
Y ya me estoy buscando otro de sus libros,”Cómete la crisis-Un mes de recetas apañadas para bolsillos en crisis” y “Fungi, el placer de cocinar con setas” para el otoño, seguro.

Lasaña de calabacin con cebolletas estofadas,piquillos,patata y foie

I Love verdura.2009- Edita EGN Comunicación.

 
0

El Escorial en time-lapse

Publicado por Sole el 24 May 2009 en Diario

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial TIMELAPSE from Antonio Casado on Vimeo.

Llevamos meses diciendo que vamos a preparar un time-lapse de algun edificio de Santiago o de los monasterios que vemos por Galicia. Éste precioso trabajo de Antonio Casado, me da otro empujoncito. A ver si éste verano :)
Vía Fotografía Microsiervos

 
0

Otra historia de metro

Publicado por Sole el 23 May 2009 en Diario

Llego a Madrid. Atravieso en metro desde Chamartin a Avenida de América.
Hay mucha gente, pero sin agobiar. El número exacto para ver sin ser visto. O para creer que no te ven.
Frente a mi, distingo una mujer de mediana edad, por sus razgos, boliviana. El cabello le brilla recién peinado. Los infaltables vaqueros ajustados y la camiseta de colores contundentes que le ajustan la tripa y el pecho. Hay quien dice que es falta de prejuicio esa manera de vestir las latinas, se bien lo dificil que es vestir con glamour cuando la mitad o mas de tu salario no te pertenece y tu armario se nutre de chinos y mercadillos.
El aire está lleno de perfumes, cremas, lociones y bostezos que se disimulan con unos cascos o un libro.
Ella abre el bolso. Una imitación que en los extremos tiene rastros de ser muy usado desde hace tiempo.
Sus dedos regordetes y cortos, no buscan demasiado. Un vistazo a un móvil rosa y luego abrir lentamente una carta.
No hay sobre, solo un pliego grande, de renglones azules muy marcados.
Una línea roja a la izquierda deja un margen. En la cabecera y en el lateral una frase, la misma.
Una T con dos palitos superiores, subrayada, remarcada. Una mezcla de letras de mano e imprenta. Por debajo otra doble línea.
Entre el margen y el renglón ancho del comienzo, estrellitas y corazones.
Debajo, apretadas líneas que llenan toda la página.
Le miro los párpados, siempre me ha gustado deducir la velocidad de lectura a través de la leve oscilación que se produce en la “sombrillita” de los ojos.
Lee lento, se detiene en palabras. Regresa.
Por la mitad, suspira mirando hacia el techo y la hoja cuelga laxa de su mano.
Alcanzo a leer “manda”, “no alcanza”, “tu puedes”, “si nos…”
Continúa leyendo, endereza la hoja con un golpe seco, sus ojos estan empañados. La mano derecha sostiene la carta, la izquierda el bolso. Debe poner el codo encima de éste para poder secar una lágrima que se le escabulle mejilla abajo.
Imagino reproches, pedidos. Distancias, silencios.
Termina y dobla la carta de cualquier manera. Hacia mi queda el margen y leo un “Te extraño”.
Me descubre.
Sonrie avergonzada.
-Hermana, siempre dicen que extrañan, que si esto aquello o lo otro. Pero en ésta carta ni una sola vez, preguntan como estoy.
Ay mijita, una no es mas que una ubre que les queda lejos, pero igual llegan. Hay hombres que van de machos, pero aun son crías.
Se puso la cazadora vaquera y levantó con fuerza el pestillo de la puerta.
Se perdió entre la multitud que iba a buscar otro bus. Se perdió, no porque se fuera lejos, sino porque de repente su figura se multiplicó por mil y tantas mujeres, de razgos lejanos, cabellos brillantes, colonias frescas y baratas, bolsos de imitación, vaqueros ajustados, camisetas de colores y zapatos de tacón torcido de tanto trajín.
Con mi maleta busqué el autobus amarillo que me llevaría a Logroño.
Una planta mas arriba y alli, ya se escribían otras historias.

 
0

Yo tampoco

Publicado por Sole el 21 May 2009 en Diario, Epicúrea

Roban caviar en el Congreso de Navarra. Mi maleta solo tiene quesos, vinos, libros, un germinador y las cremas de Koldo!
Como dice Colineta, que me registren!
Bonito souvenir de 1800 euros. Hay gente que no se conforma con una cata de cerveza y alcachofas.

 
0

A la primavera se le ha roto una esquina

Publicado por Sole el 18 May 2009 en Diario


Desayuno en Logroño.El día me da un respiro y las nubecitas de los plátanos no me cierran la garganta.
Desde el viernes los parques y las calles de la ciudad se cubren de pelusa. Los ojos lloran, los míos y los de todas las personas que me cruzo.
Después de saludar, Jose me da la noticia, Benedetti ha muerto. Y de repente se me ha ido el sol de la mañana.
Intento reacomodar la noticia, pero mayo se me ha vuelto gris.
Hace unos días Idea, ahora Don Mario, el maestro que marcaba el camino de la alegría, de la lucha, de la solidaridad, de la luz, hoy nos deja una lágrima enorme en el alma.
La trinchera, ya no tendrá su sombra, pero tiene miles y miles de versos defensa que la mantendrán alerta.
Tendría unos once años cuando llegó a mi vida. Y desde entonces hice un pacto con él. Me entinté los dedos, hice míos sus versos.Y asi sin saberlo, como a tantos otros, cada momento importante de mi vida, tuvo y tiene su melodía. Mis primeros amores, mis primeros compromisos, mis resistencias diminutas, mis sueños sin fronteras.Mis dolores y risas. Mi pasado, mi presente y mi futuro.Ha estado y palabra, que seguirá estando.
Y aunque hoy por la calle campea la tristeza hay que seguir cantando

Usted preguntará por qué cantamos.

Cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la vida
y porque no podemos ni queremos
dejar que la cancion se haga ceniza.
Cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto ni la bronca.
Cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota.

Cantamos porque el sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta.

 
0

Otro cine

Publicado por Sole el 15 May 2009 en Diario, Miradas

Desde Logroño ésta joya de poesía visual.
Vía Ferdinand Von Galitzien

 
0

Oda al arroz con leche en Casa Gerardo

Publicado por Sole el 13 May 2009 en Diario, Epicúrea

Hay cosas que no hay que explicarlas, porque si se hace, se pierde la magia. Se que en catalán se dice explicar a la hora de contar, pero en éste caso me refiero a la exposición de cualquier materia o doctrina con palabras que la hagan más comprensible.
Desde pequeña he pedido explicaciones de muchas cosas y de muchas otras he pedido silencio, para disfrutar y regodearme en la búsqueda.
Asi he ido formando mi olfato, mi vista, mi tacto, mi gusto, mi sentir.
Lo que si me gusta es que me cuenten la historia que hay detrás, o la del costado, que son las mejores.
Un buen cuento, suele empezar por una imagen, que nos llena la cabeza de preguntas y si es buena la historia, al final tendras muchas respuestas, no todas, porque el cuento que responde todo, no se quiere volver a oír.
Pedro Morán estaba a la entrada del restaurante, junto a él, los amigos con los que compartíamos mesa.
Al llegar apenas si pude leer el cartel “Casa Gerardo 1882″, Roberto y Rita (tan pequeñita), Eugenio y Merce, Alejandro e Isabel (que pendientes mas chulos!)Oscar y Salomé (que exagerada, está guapísima-con esa luz de las embarazadas) Jorge,Manuel y ya estábamos todos.
Entramos a la cocina, un poco de historia, la distribución del espacio, un comedor especial y muy bonito.
Y entonces, llegó la imágen, la de las preguntas. ¿Donde aparece la primera medida emocional y gustativa que percibe un ser humano?. En el pecho de su madre, la leche materna. El nivel de dulzura que ya queda para siempre registrado en tu memoria. La línea del ecuador que traspasarás de norte a sur, mil veces, pero que tendrás como referencia para navegar por los sabores. Con esa imágen subimos a comer.

Ya en el comedor, las primeras risas, sobre lo largo del menú, los que hemos sobrevivido al Bohío y Arzak, nos preparamos, de la única manera posible, con ilusión y esmero. (Cómo diría el de Arousa, “cuanto caviar hay que comer para ganarse los garbanzos”)
Llegan unas croquetas estupendas, un crujiente de quesos y un cóctel de manzanas (tal vez de las que como un manto blanco florecen por la ventana) Una anchoa de las de premio, hecha en casa, una ostra embarrada, navajas en grasa de almendra, argán blanco,un bogavante de enmarcar,unas sorprendentes quisquillas con pistachos y pétalos de rosa, un célebre centollo, xarda, salmonete, un delicioso hígado de salmonete, puro mar, un impresionante golondru en su jugo, bacalao con papada y fresas y como se diría por mi tierra “para reforzar” fabada en plato hondo servida de cuenco con cucharón.
Un elaborado estudio de la manzana, sopló aire fresco y nos preparó para unas peras al vino. Pero nada nos hacía preveer la traca final.

En los ojos de todos aparecieron chispitas, frente a mi, tardes de colegio. Calles atravesadas a prisa para llegar a casa con el boletín de calificaciones. Antes de correr contar los sobresalientes y saber que el número me hacía merecedora del premio.
Ya en la puerta aminorar el paso, respirar hondo, revisar el uniforme y entrar con falsa calma.
El olor a caramelo inundaba todo, en la cocina, calma, mi madre se veía venir por el caminito del gallinero. Pero a la vista, no había nada. En el instante que me entraba el desánimo, veía el mango de hierro de las tenazas de hierro y el alma me volvía al cuerpo.
Mi madre miraba seria, sin sonreír, decía que aun había algun muy bueno que debía ser un sobresaliente. Manos limpias, túnica colgada y a la mesa, daba igual si había sopa, buseca, o guiso de mondongo. El momento de ver entrar a mi madre con la bandeja blanca, oval, de arroz con leche, transformaba el mediodía en noche de reyes.
Con un cuenco lleno me iba a leer Tom Sawyer.
Años han pasado, pero de repente desde Prendes a Paysandú había un túnel del tiempo, un pasillo de imágenes y sabores, mientras me servían una sublime ración.

Dicen que en Casa Gerardo hubo una gallega que leía Corin Tellado mientras revolvía el arroz con leche. No hay secreto, dice Pedro, 13 litros de leche (de las vacas de mi hermano) por kilo de arroz, azúcar, un poco de sal para balancear sabores y a revolver y revolver. Ahora hay una máquina que mezcla, pero la gallega que revolvía, tenía el tiempo medido en capítulos de romances rosas.
Luego a quemar con planchas, no como la crema catalana, sino como el arroz con leche de los Morán, que tiene el blanco de una nube y el dorado del sol que hace reverdecer los campos

Lentamente en espiral desde el borde exterior al centro, paso la cuchara y me como hasta el último grano y aunque parezca increíble, repito.
Neruda escribió odas al vino, al aceite, a la cebolla, en Casa Gerardo hay una oda al arroz con leche.
Si quieren oírla, como colofón a una larga e innovadora sinfonía acérquense a Prendes en Asturias y la recitarán larga y y bellamente.

Copyright © 2017 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.