10

Mas hallazgos arqueológicos en Uruguay

Publicado por Sole el 20 Oct 2008 en Diario, Uruguay

Hace unos días, en la presentación del libro de Xurxo Ayan,el segundo sobre Neixón, puse por fin cara a Camila Gianotti. Me contó algunas cosas de su importante trabajo de investigación en Los Cerritos y sus próximos pasos por Uruguay en el verano del 2009.
Asi que grande fue mi alegría cuando me encontré en prensa, esta otra noticia. El suelo del paisito sigue “hablando” y por suerte ahora hay quien le sabe escuchar. Lejos quedan aquellos libros de historia, que nos hablaban de unos indígenas, sin rastro, sin huella, casi tontos, que no dejaron vestigios de su paso ya que nada habían hecho.

Un estudio arqueológico solicitado por la empresa Ence hizo resurgir el recuerdo del desaparecido pueblo Punta Pereira. Estos trabajos de “afectación patrimonial” son comunes, pero no tanto en obras del Estado, dijo el arqueólogo Antonio Lezama.

Un equipo de la Facultad de Humanidades y Ciencias realizó un estudio para determinar el patrimonio de la zona de Punta Pereira y Conchillas donde se instalará la empresa papelera Ence, de origen español.

——-
HALLAZGOS. Las 69 personas que trabajaron en el estudio encontraron 35.161 vestigios arqueológicos, piezas que pueden ser expuestas, y fragmentos, que sólo sirven para la investigación arqueológica.

A través de estos vestigios descubrieron ocupaciones de poblaciones prehistóricas, de 7.000 años de antigüedad en la zona de estudio (Punta Pereira, Puerto Inglés, Conchillas, Pueblo Gil y la ruta 21).

Es posible afirmar que existió esta ocupación prehistórica por objetos de piedra tallada que aparecieron, indicó Lezama. Hubo una segunda ocupación prehistórica de hace 4.000 años, que corresponde a otra línea de costa, que está un kilómetro más adentro que la margen actual, informó. Contó que de esta época encontraron fogones, boleadoras, objetos de piedras tallada, cuchillos y otros. Algunos de estos vestigios están expuestos en la Casa de la Cultura de Conchillas, desde el sábado pasado.

“En una etapa más reciente, unos 2.000 años, quizá aún después de la conquista europea, encontramos la fabricación de cerámica indígena”, dijo.

A esa cerámica no pudieron hacerle análisis como objetos en sí mismo porque los sitios donde estaba depositada fueron destruidos por el retroceso de la costa, “encontramos toda la cerámica adentro del agua, en los primeros 20 metros de costa”, afirmó Lezama.

La extracción de arena en esta zona desde hace 100 años puede explicar el hundimiento de la margen costera.

 
0

La canción de “No, al canon”

Publicado por Sole el 19 Oct 2008 en Diario

Con ustedes, la canción del ‘No al canon’:

“Una obra colectiva que hemos grabado, editado y autoproducido en el Patio Maravillas, en directo y en un día, una noche y una resaca. Hemos utilizado software libre para todo el proceso de producción y queremos que se difunda por el medio que más temen, Internet”.
Patio Maravillas

También la tienes en formato mp3, politono para móviles y hasta partituras. Ni que decir tiene, todo es copyleft. He aqui la letra:

Lee más…

 
0

Botas de lluvia divertidas

Publicado por Sole el 18 Oct 2008 en Uncategorized

Para quienes pasamos gran parte del año bajo lluvia ( Santiago es asi!) acabo de encontrar una solución divertida, original y ecológica.
La propuesta llega desde la otra Santiago (la de Chile) de la mano de una diseñadora jóven Camila Labra, que reutiliza las bolsas de supermercado para crear, botas impermeables y modernas.
Ella está dispuesta a enviarlas a donde sea y seguro que si nos juntamos varias (eh Alinita, Bolboreta?) seguro que sale mas barato el envio.

 
0

Código Lela

Publicado por Sole el 17 Oct 2008 en Diario

A mediados del año 2006 la Eva, la Alex y la Núria se propusieron realizar una investigación sobre el acceso y usos de las tecnologías por las mujeres en Catalunya y luego en el estado español.
Así nació el colectivo informal DonesTech y su proyecto de investigación Código lela.

Acciones y actividades:
• La creación de esta página web: www.donestech.net;

• Un análisis del acceso y usos de las tecnologías por las mujeres en Catalunya, y en el estado español; (No dejeis de ver el estupendo vídeo)

• Varias cartografías y visualizaciones acerca de las primeras memorias, los aprendizajes, los resultados de la investigación, el cuestionario, así como los grupos de discusión realizados;

Base de datos de fuentes bibliograficas sobre mujeres y tecnologías;

• Varias entrevistas audiovisuales con mujeres tecnológas;

• Documental “descifrando el código lela” sobre les relaciones entre las mujeres y las tecnologías;
Este documental ha sido subtitulado al castellano, francés e inglés usando una herramienta libre llamada subvideo.

• Documentos acerca de encuentros y presentaciones

Proyectos en desarrollo actualmente:
• Investigación: memoria histórica de las mujeres y las tecnologías de la información y la comunicación;
• Guia didáctica para la inclusión a las TIC con perspectiva de genero y de interculturalidad;
• Un cómic Lela;
• Documental sobre tecnológas en el mundo del arte;
• Visualizaciones de femenicidios;
• Investigación: Alfabeta: para la inclusión digital de las mujeres inmigrantes en catalunya;
• Investigación: tecnológas en el mundo del arte en Catalunya;

Enlaces
Por lo tanto si todo estos proyectos os parecen interesante podéis visitar:

• la sección de los proyectos acabados, y/o

• visitar los nuevos proyectos en curso

Todo ello ha sido posible gracias:

• todas las personas y colectivos participantes

• las instituciones sponsors

Para cualquier consulta a: donestech @ gmail.com

Vía Todas

 
0

El nacimiento de un poeta

Publicado por Sole el 15 Oct 2008 en Diario, Mis libros

Una vez un hombre se tumbó en el suelo. La arena le sirvió de almohada. Durmió toda la mañana y cuando se intentó levantar no lo consiguió. Quería mover la cabeza pero no era capaz. Llamó a su mujer y le pidió ayuda:
- Niña, mira qué es lo que me sujeta la cabeza.
La mujer miró bajo la nuca del marido, y le pasó su mano suavemente. En vano. El hombre no se despegaba del suelo.
- ¿Entonces mujer? ¿estoy atado?
- No marido, echaste… raíces.
- ¿Raíces?
Ya se empezaba a arrimar la vecindad. Cada uno daba su idea. Murmuraban a su alrededor. El hombre aborrecido ordenó a su esposa: – ¡Corta!
- ¿Cortar el qué?
- Corta esa mierda de raíces o lo que sean… La esposa cogió el cuchillo e hizo el primer corte. Pero luego paró y asustada preguntó:
- ¿Te duele?
- Casi nada. ¿Por qué? – Bonito, porque te está saliendo sangre…
Ella desistió guardando el machete. Él, agotado, pidió que alguién lo sacará de allí. Ayudenme suplicó. Se reunieron unos cuantos, gentes de la zona. Aquello era asunto de campesinos. Comenzaron a escarbar el suelo a su alrededor. Pero las raíces que salían de su cabeza eran más profundas de lo que podían imaginar. Cavaron hasta la altura de un hombre y las raices continuaban hacia el fondo. Escarbaron más profundo que los cimientos de una montaña y no vislumbraban el fin de las raíces.
- Sacadme de aquí, gemía el hombre ya de noche. Se relevaban los hombres, cada uno sacaba una palada tras otra de tierra. Retiraron toneladas de arena, y vaciaron la profundidad de un agujero jamás visto. Y se trabajaron semanas y meses. Pero las raíces no sólo no tenían final, sino que seguían ramificandose más y más. Hasta que alguién conocedor de planetas dijo:
- Las raíces de esa cabeza dan la vuelta al mundo! Y desistieron. Unos tras otros se retiraron. La mujer al día siguiente llamó a los sabios. ¿Qué haría para desprenderle al hombre la Tierra entera? Se puede tirar toda la tierra, y sacudir la arena que quede, dijo uno. Pero otro argumentó: así tendríamos que tirar el mundo entero y acumular un monte de arena del tamaño de la Tierra. ¿Y las raices? ¿qué haremos con él y con las raices? Hasta que el más viejo de ellos habló y dijo:
- La cabeza de él debe ser trasplantada. ¿Y a dónde, santo Dios? Se miraron unos a otros, esperando la respuesta del más viejo.
- Vamos a plantar su cabeza allá!!! y apuntó arriba, hacia las alturas celestiales. Los otros se miraban con extrañeza. ¿Qué quería aquel viejo decir?

- Allá. Allá en la Luna.

Y fue así la primera vez que un hombre puso su cabeza en la Luna. Ese día nació el primer Poeta

Mia Couto

 
0

Frederick- Leo Leoni

Publicado por Sole el 11 Oct 2008 en Diario, Mis libros

Toda la familia de Frederick se esmera en reunir semillas, frutos, plantas, y cualquier tipo de alimento, para almacenar en su cuevita del campo y así poder hacer frente al largo invierno.
Pero mientras todos se afanan en cargar pesos enormes, Frederick, recoge unas provisiones más ligeras, pero como se comprobará luego, no menos necesarias.
Frederick recoge los colores que brillan en el verano, los sonidos que pululan y por sobre todo, los tibios rayos de sol.
Cuando ya avanzado el invierno la familia ha terminado de comer todo lo que tenía, el pequeño ratón los reúne a todos y les invita a cerrar los ojos y a abrir bien los oídos. Primero les pasea por los rojos, naranjas, azules, verdes y luminosos colores del verano y a todos se les colorea la cueva y el día gris. Luego les canta con el batir de las alas de las mariposas, el piar de los pájaros, el aleteo de los grillos, el burbujear de las aguas. Y cuando la familia entera gira y baila, llena de color y música, Frederick les regala uno a uno todos los rayos de sol que guardó y ese calor les inunda tanto que les ayuda a pasar el invierno, ya que lo que Frederick tenía eran provisiones muy especiales.

Estos días estoy contando éste cuento a los niños y para terminar, cerramos los ojos y nos guardamos en las manos, el recuerdo del sol más bonito del verano y nos lo guardamos en las palmas y las palmas lo llevan a la tripa, a las orejas, al culete, a las rodillas, a los tobillos, a la cabeza y finalmente lo guardamos en el nido más grande que tenemos, el corazón y así marchamos a casa aguardando calentitos el invierno.

Volvía ayer por la carretera, con Philip Glass de fondo y entre las teclas del piano se me coló un rayo del último sol de la tarde. Es curioso como las personas, no aprendemos a aprovisionarnos de “nuestros soles” de esas cosas que nos dan calor y fuerza para los tiempos de frío, sombra y lluvia.
Cuando viene la época gris tendemos mas a reprochar y ofuscarnos por el sol perdido, que en regodearnos en el recuerdo de las sensaciones increíbles que nos transmitió.
Tal vez debamos escuchar más cuentos y darnos cuenta que aún en las palmas nos queda un resto de calor y luego guardarlo con celo y cuidado en el pecho para que se quede allí iluminándonos en los próximos meses.

Frederick- Leo Leoni. Editorial Kalandraka

 
14

Facto de la Fé y las Flores Azules

Publicado por Sole el 9 Oct 2008 en Diario

Hace tiempo, puse un video suyo,una canción que aun hoy me acompaña cuando hago km. A la noche estarán en Santiago presentando su segundo disco y alli estaremos para corear sus melodías.

 
4

Poesía visual

Publicado por Sole el 7 Oct 2008 en Diario, Miradas

Shilo sorprende con un spot elegante y poético para vender cerveza.


 
2

Un cuento

Publicado por Sole el 6 Oct 2008 en Diario

Amanece lentamente…y era como si la luz cantara

Era en Varatim la hora en que los amantes despiertan.Todavía traen los sueños enredados en las piernas, tras los ojos, en la boca, sobre las manos vacías.

De un beso a otro ellos duermen.El mar ruge hacia el sol y los despierta.Pero ellos abren los ojos muy adentro del sueño,donde se aman y se gozan y también a veces padecen.

Era en Varatim la hora en que todas las voces del mar, del puerto, de las calles, de las plazas, de los baños públicos, de los lechos, de los cementerios y del viento, se anudan y cuentan historias.

En la Plaza Mayor,un hombre traza un círculo imaginario con la mano extendida y se coloca en el centro.Mas que un círculo es una espiral que arranca de sus pies. Levanta los brazos al cielo y convoca los vientos. Lanza al aire una mascada púrpura. La comprimió con las manos como una piedra antes de aventarla. Se abrió arriba, de golpe y fue descendiendo lentamente hasta su puño inmóvil, como un halcón que regresa: señal favorable. Lo invisible está de su parte.
Es el contador ritual de historias, el halaiquí. Su voz se desteje esta mañana como una serpiente cauta saliendo de su cesta. Y se convierte en un llamado hipnótico en el aire. Un ave de presa que atrapa la atención de los que pasan.

Muy pronto lo rodean viejos y jóvenes,mujeres y hombres. En cada uno despierta curiosidades inmediatas y antiguas.
Y el contador se presenta ante todos. Viene de muy lejos
- Vengo movido por mi sangre. Por su música. Vengo orientado por mi lengua. Por su sed. Todos los días me visto de vientos, de mareas, de lunas.
Y aqui cuando me escuchan, de todo eso me desvisto.
Soy tan solo el aire de lo que cuento.
Una voz sonámbula.
Una voz que busca trastornada la intimidad de la tierra.
El halaiquí hace ademanes que la gente sigue tanto con la mirada como con la respiración. Mira a cada uno a los ojos. Cambia de tono y dice
-Hoy vengo a contarles la historia de un hombre que se transformó en…
Y se detiene, como si otra idea cruzara por su mente interrumpiéndolo. Se dirige a un anciano sentado al frente, que lo mira asombrado como un niño.
-¿Sabes en que se convirtió ese hombre?
Luego a otro, mas atrás, que baja los ojos; a una mujer que casi se le escapa; a un niño atemorizado.
-¿Alguien puede decirmelo? Haré algo especial para el que adivine. Un premio, una sorpresa.

Un grupo de jóvenes decide probar suerte. Consultan entre ellos. Uno convence a los demas de que ya ha oído esa historia y con ademanes de seguridad se aventura al frente para decir:
-Se convirtió en un perro.
El halaiquí lo niega con la cabeza. Todos ríen y se animan de golpe a gritar lo que habían pensado. Cada quien tiene una idea y brotan cien al mismo tiempo:
“Se convirtió en un pez. No, en pájaro. En viento. En mujer. En mar.En mosquito. En dragón. En lluvia. En un sueño. En dátil. En granada. En gato…”

El halaiquí deja que casi todos digan algo. Finalmente hace un gesto brusco con la mano que exige silencio. Recorre con la mirada los ojos de todos en el círculo. Gira de prisa desde el centro y al detenerse dice lentamente:

Se convirtió en una voz.
Una voz que busca ser escuchada con especial atención por la persona que ama. Que desea ser recibida en esa intimidad como semilla en la tierra. Una voz que necesita ser fértil: sensible a la tierra que la recibe, si la recibe.Ésta es la historia de un hombre que se convirtió en una voz para habitar el cuerpo de su amada. Para buscar en ella su paraíso, su jardín único y secreto. Ese hombre tuvo que enfrentar varios retos para transformarse en esa voz de tierra. Y ninguno de sus avances resultaba definitivo.
“Esta es mi historia…y nueve veces nueve comienza”

Por una mujer se convirtió en voz. En la voz de tierra del deseo. Óyela. Ya comienza de nuevo. Porque era en Varatim, la hora en que los amantes despiertan.
¿Dónde terminan las historias que se cuentan en las plazas? Tal vez en nosotros que las escuchamos y las hacemos nuestras.

 
0

Mujeres con rolada

Publicado por Sole el 5 Oct 2008 en Diario

Estamos dando un paseo por Sobrado dos Monxes. Hay una ruta que transcurre entre castaños, robles, matas de moras y ruinas de casas.
El poeta del pueblo ha ido desgranando frases y reflexiones por los muros y árboles. Y a falta de indicadores oficiales, él se ha tomado la libertad de señalizar y dar pistas del camino que recorremos.
Como la sorprendente columna de sol que se filtra por las ramas, su mano fue un rayo de luz en éste camino, preguntando y ¿preguntándose? “Donde van tus penas…y tus alegrías…”


No hay mejor photoshop que unas ramas dejando pasar el sol a capricho.

Una casa grande que vemos desde lejos atrae como siempre a Gago (aunque ésta no tiene el incentivo primordial de estar abandonada y desbordante de maleza y espinas) Dirigimos nuestros pasos a una suerte de varias construcciones que rodean un amplio portón de madera histórica, mientras ladran los perros y una mujer desaparece tras un breve saludo, por un amplio corral de vacas.
La puerta se abre y emerge sonriente y diminuta otra mujer, que saluda y que ríe ante nuestra pregunta de si estamos en un pazo.
-Ésta es una casa de las de toda la vida.
No necesitamos tirarle mucho de la lengua. En un minuto estamos en su patio, mirando sus herramientas, sus gallinas que encierra en un viejo arcón para que no se vayan al bosque a poner los huevos bajo los castaños, sus enormes cerdos que alimenta ella con su maíz que muele y las berzas que siembra. Su risa emerge detrás de unas gafas más grandes que su cara. Sus ojos amplificados cuentan de viajes a los baños de La Toja, de idas en tren a Coruña para que el oculista le arregle la vista, al colegio en tiempos en que solo se aprendían las cuatro reglas y las mujeres mejor en casa. Habla de su padre que era mayordomo de la “Señora”, la dueña viuda que se refugió en la casa para criar sus hijos. Uno de ellos “o mais novo” de 94 años está en la casa.
Cuando menciona algo que desconocemos, recobra la voz del antiguo maestro de escuela, pausa larga, sonrisa-suspiro y explicación se suceden en un :-”¿Cómo que no sabes que es terciar? Cuando la gente sembraba en tierras de un señor, se dividía en tres, una para aquí (allí va una mano) otro para allá (allá va otra mano) y el otro para aquí (y la mano va al bolsillo)
75 años y soltera, ante las bromas de que aun puede solucionar el trámite, ríe con picardía y un resto de natural coquetería. Pero menea la cabeza ya que ella “tiene rolada”. Asombro artístico, risa que se va a la palma de la mano y explicación. Una rolada se dice de una mujer que tiene muchos hijos que la rodean. Que siempre está rodeada de niños. Y yo tengo sobrinos, muchos que me rodean. Son mi rolada.
Mientras explica y miro las herramientas colgadas, distintos nombres, mismas utilidades, me viene el galpón de mis abuelos, allá en Orgoroso, cuando mi abuela desgranaba y nos sentaba a los demás a desgranar maíz, mazorca contra mazorca. Los granos pequeños o rotos para los pollos, los grandes y medio picados para las gallinas o los cerdos y el bueno para moler. Los cuentos se desgranaban a la par y algún que otro chisme, que según el tenor se susurraba o hablaba abiertamente y me acordé de la Telma. Un día de llantera en el pueblo, mi abuela lamentaba:- Y con toda la rulada que tiene! es que te es así, las de Piedras Coloradas, son de tener ruladas grandes y ahora sola para criar.
Teresa se pierde en los recuerdos también, su abuela le contaba lo que le contaba su bisabuela. Eran de casa de poner frases en latín en la puerta y vieron como, cuando los carlistas, los curas huyeron por los montes.
La puerta se cierra lentamente con la indicación de que paseemos hasta la laguna que los monjes del Monasterio construyeron hace años. Sonríe con la mano en alto mirando como marchamos y avisando, después de la foto (por si acaso) que en esa casa se duerme con escopeta bajo la cama.

Mi abuela, igual que Teresa tenía una rolada que le venía además de los hijos, de sobrinos y de nietos y por si acaso, por si andaba algún “andante” dejaba siempre cerca de la puerta una horquilla y bajo la cama un machete. Porque sonreír sonreía siempre, pero las mujeres que viven solas en el campo tienen una desconfianza que no conoce fronteras ni lenguas.

Seguimos el paseo viendo como brotan las setas de entre las hojas doradas que ya cubren el bosque. Otra vez de fondo la conocida música de nuestras botas, el cris-cras del otoño, y de telón brilla el sol bajo de la tarde.

Camino Viejo del Bosque de la Casa dos Gado Sobrado dos Monxes

Copyright © 2019 La Caja de los Hilos All rights reserved. Theme by Laptop Geek.